Gerardo Solís: Rebelde en cordura

Temas:

Micrófonos y cámaras apuntaron siempre en dirección de Solís en los centros formativos que visitó sin pausa entre la ciudad capital, La Chorrera y Arraiján.LA PRENSA/Gabriel Rodríguez Micrófonos y cámaras apuntaron siempre en dirección de Solís en los centros formativos que visitó sin pausa entre la ciudad capital, La Chorrera y Arraiján.LA PRENSA/Gabriel Rodríguez
Micrófonos y cámaras apuntaron siempre en dirección de Solís en los centros formativos que visitó sin pausa entre la ciudad capital, La Chorrera y Arraiján.LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Surf aficionado, motocross, paracaidismo, buceo, esquí acuático y en nieve, cabello rizado despeinado, spikes, chaquetas de cuero y Harley-Davidson.

Gerardo Solís no se corresponde con la postura y saco y corbata que le han impuesto su carrera y cargos como el de magistrado del Tribunal Electoral (TE).

Ayer, en el desenlace de la contienda electoral, una vez más debía seguir las normas. Como mancuerna del candidato Juan Carlos Navarro, dejó su casco, lentes oscuros y moto en casa y salió con el mejor de los semblantes a estrechar manos, repartir abrazos cálidos y pedir el apoyo a todo el que se cruzara por el frente: amigos, conocidos y perfectos desconocidos. “Cada voto cuenta”, era el mensaje que se repetía en su entorno, cual letanía.

Y así fue desde poco antes de las 6:00 a.m. en la plaza de Francia en San Felipe, punto de encuentro convocado por la campaña del Partido Revolucionario Democrático (PRD) para las dianas y recibir la bendición religiosa con la brisa que llega del Pacífico, el celaje matutino y un bufé de frituras para empezar el periplo.

Las primeras paradas fueron las escuelas Simón Bolívar y República de México, en el Casco Antiguo, para secundar a Navarro y a su esposa Cuqui mientras depositaban sus respectivos votos en las urnas y salir cerca de ellos en las tomas, incluyendo las que hacía un drone desde las alturas.

La mañana empezaba, pero los olores de los cuerpos comprimidos y sudorosos empezaban a sentirse en las cercanías de los candidatos que se abrían paso risueños entre la masa humana que copaba los colegios.

LA RUTA PROPIA

En adelante, Solís y su séquito tomaron su propia hoja de ruta que empezó con la parada de rigor en el colegio San Agustín en Costa del Este para votar. Su esposa le acompañaba y también sus hijos, que muestran dotes para la política. Votó rápido, saludó a vecinos y adversarios y atendió a los medios de comunicación.

Todo sereno y todo tranquilo, hasta que llegaron los siguientes centros de estudio, donde había más emociones a flor de piel. Como el taxista de blancos cabellos que, lleno de ira, gritaba improperios al escuadrón de Solís y a “¡todos los políticos ladrones!”.

El señor taxista, como de siete décadas, era uno de los conductores de mal humor atascado en las filas de vehículos en la estrecha avenida que conduce al colegio Puerto Rico en Carrasquilla.

Un poco más adelante, en el abarrotado colegio Belisario Porras en San Francisco, Solís tuvo tiempo para más estrechones (siempre con su mano izquierda) y para cruzar un saludo fortuito y expedito con la candidata a alcalde por Cambio Democrático Roxana Méndez. “Hola, ¿cómo estás?”, dijo ella. “Contento”, respondió él, cruzando miradas las fracciones de segundo necesarias y sin voltear siguieron por su lado repartiendo mimos a sus simpatizantes.

En ese instante en el lugar estaba el presidente Ricardo Martinelli, pero no coincidieron.

Un raspado de uva con leche para mitigar los estragos del consecuente sol de las 10:40 a.m. y de la compresión humana en el colegio, y el exmagistrado partió veloz a La Chorrera (escuela República de Costa Rica) y Arraiján (centro educativo Vista Alegre). En cada punto el discurso de Solís era conciliador e instructivo sobre la labor del TE, haciendo gala de su mejor faceta diplomática.

Por estos lados tampoco faltaron las sonrisas, besos y selfies para Instagram, Twitter, Facebook y los perfiles de Whatsapp.

Solís no daba señales de fatiga tras sentir de cerca el abrazo del pueblo.

El colegio La Salle y la parrilla Jimmy para recargar energías completaron el itinerario. Una visita a Juan Díaz fue la única que no se pudo cumplir.

Cambio de ropa y directo a la sede del PRD, donde estrechó más manos, esta vez como señal de misión cumplida. Y sin usar su chaleco, casco y moto, aunque reconoció que tuvo “muchas ganas” de hacerlo.

Pronto las ánimos se disiparon en el recinto del PRD y antes de que el TE hiciera anuncio alguno, Solís veía los porcentajes y reconocía el veredicto del pueblo en favor de Juan Carlos Varela, pero viendo el vaso medio lleno: “Dejamos el pellejo en el camino en una pelea desigual contra el oficialismo y ganó alguien de oposición”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código