Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

PROCESO POR CORRUPCIÓN INTERNACIONAL

Panamá es parte del juicio a Finmeccanica

La juez en el caso de corrupción en Panamá de Finmeccanica aceptó ayer que el país fuera parte ofendida en el delito en el que está imputado Lavítola.

Temas:

Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio (abajo) mantuvo una cercana relación con Valter Lavítola, como lo evidencia el correo electrónico, y este, a su vez, con Ricardo Martinelli.Fotos tomadas de internet. Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio (abajo) mantuvo una cercana relación con Valter Lavítola, como lo evidencia el correo electrónico, y este, a su vez, con Ricardo Martinelli.Fotos tomadas de internet.
Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio (abajo) mantuvo una cercana relación con Valter Lavítola, como lo evidencia el correo electrónico, y este, a su vez, con Ricardo Martinelli.Fotos tomadas de internet.

La presidenta del Colegio de Jueces de la Segunda Sección del Tribunal de Roma, Adele Rando, ha admitido a la República de Panamá como parte ofendida en el proceso por corrupción internacional de Finmeccanica que juzga a Valter Lavítola y a Paolo Pozzessere como presuntos artífices del desvío de 25 millones de dólares en coimas, entre cuyos destinatarios se encontraría el expresidente Ricardo Martinelli y otros funcionarios de su Gobierno.

Así, Panamá logra constituirse como parte perjudicada del delito, pero ello no le confiere el derecho en este juicio a reclamar un resarcimiento económico por el daño sufrido. 

La modalidad judicial de la víctima es, por definición, distinta en forma y fondo, a una acción civil que habría permitido al nuevo Gobierno de Panamá dirigirse contra Pozzessere y Lavítola y, en caso de condena, exigirles una indemnización.

Según el Código de Procedimiento Penal italiano, que recoge en los artículos 90, 91 y 92 sobre los derechos y facultades reconocidos en la figura de la parte ofendida, Panamá tendrá un papel semiactivo en el juicio penal, que le permitirá examinar el sumario, asistir a las audiencias, dirigir preguntas a testigos e imputados –siempre a través de la figura del fiscal, Paolo Ielo– y presentar elementos de prueba.

Su capacidad de actuación legal está limitada, ya que no podrá recurrir una sentencia absolutoria en el Tribunal de Casación, la más alta corte italiana. Panamá está representado en el juicio por abogados de la firma penalista Giulia Bongiorno.

El nuevo escenario ha irritado sobremanera a los abogados de Lavítola y Pozzessere, que han manifestado su malestar ante la rápida decisión de la juez.

Intentaron dar marcha atrás –sin éxito– al poner en duda la consistencia de la proclamación de Panamá como parte ofendida en el juicio y alegar que no se les había informado de esta iniciativa. La magistrada ha desoído sus quejas y el juicio ha seguido su curso con Panamá como nuevo jugador en el campo judicial.

Agafia iba a destinar las coimas a Martinelli

En el juicio celebrado en la ciudad judicial de Roma, –que ha durado dos horas, y en la que estaban presentes los imputados Lavítola y su presunto cómplice, el exdirector de Finmeccanica Paolo Pozzessere– han declarado tres agentes de la División de Investigación y Operaciones Especiales del Cuerpo de Carabineros.

El primero fue el capitán Giusseppe Schiattarella, que interceptó telefonemas entre los dos imputados que evidencian “la necesidad de corromper a los funcionarios del anterior gobierno para conseguir licitaciones”.

El testigo detalló la trama delictiva a través de la sociedad Agafia Corp., creada por Lavítola “inexplicablemente” 14 días antes de que Italia y Panamá firmaran en 2010 los contratos. Recordó la llamada telefónica en la que Lavítola explicó a Pozzessere que, obteniendo el 35% de Agafia lograba más de 8 millones de dólares de comisión.

También corroboró la tesis de la fiscalía: Agafia fue constituida con “fines de asistencia y consultoría, pero que estas tareas jamás se desarrollaron siendo reconducible a [el expresidente] Ricardo Martinelli [...], beneficiario económico y último destinatario de las sumas de dinero que debía recibir Agafia”.

Según las conclusiones de los investigadores, esta sociedad debía “constituir el vehículo predispuesto, de forma enmascarada, para el desvío de las coimas prometidas y acordadas con el Gobierno de Panamá para concluir los importantes contratos con las tres sociedades del grupo Finmeccanica”.

Además, Agafia debía recibir parte o todas las coimas derivadas de la adjudicación de las cárceles modulares de Svemark (no construidas), con la mediación de Enzo Valori, directivo de Agafia Corp. Este caso –el de Svemark– sigue bajo secreto sumarial en el Tribunal de Nápoles.

Adolfo 'Chichi' De Obarrio, un íntimo de lavítola

Tanto la agente investigativa, Carmela De Simone, como su compañero Antimo Petito han confirmado –por separado– la estrecha relación entre Lavítola y el ex secretario privado de Martinelli, Adolfo Chichi De Obarrio.

El exfuncionario mantuvo una relación cercana con Lavítola, al punto de que este último le sugirió pensar en un candidato para el cargo de Administrador del Canal de Panamá del agrado de Martinelli. ( Ver facsímil).

Justamente, un testigo del Ministerio Público vinculó esta semana en Panamá a Chichi De Obarrio a una una red de corrupción en el Programa de Ayuda Nacional (PAN).

Según el testigo, De Obarrio recibía en su oficina de la Presidencia las coimas que se exigían en el PAN para repartirlas, y en las que recibían una tajada el antiguo director del PAN Rafael Guardia Jaén y el propio De Obarrio.

De Simone reveló que en las conversaciones interceptadas es evidente “el papel indispensable de intermediario de Lavítola en la actividad llevada a cabo por corruptos”.

También se evocaron las lujosas vacaciones de Martinelli en Cerdeña del 18 al 21 de agosto de 2011 –en las que tomó parte De Obarrio– y en las que Lavítola alquiló un yate por dos días por el que pagó, a través de una trasferencia bancaria, unos 9 mil 200 dólares.

El programa de la fase de instrucción del juicio por corrupción internacional de Finmeccanica en Panamá continuará el próximo 16 de diciembre, cuando el fiscal Paolo Ielo ha llamado a testificar a Giovanni Meliado, el abogado que ayudó a Lavítola a constituir la empresa Agafia Corp. en Bulgaria, y a Elena Napolitano, exresponsable de la Unidad Operativa de Procesos Comerciales de Finmeccanica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código