Peligros latentes

De lejos, la ciudad se ve apacible, sólida. Sus altas torres parecen querer remarcar la presunta existencia de un bajo riesgo sísmico en el país.

En la cabeza de sus ajetreados habitantes suele haber más preocupación por el tranque de cada tarde que por el de algún desastre fortuito. Muchos ya no recuerdan la última inundación, que sucedió lejos de casa y no los afectó.

Sin embargo, bajo esa apariencia de serenidad se ocultan riesgos que el crecimiento urbano desordenado no hace sino agravar. Los hechos recientes en Colón y Panamá oeste parecen alertar de esta realidad.

Este año, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja produjo un documento titulado Sin tiempo para dudar, entendiendo el riesgo urbano, en el que analizan los potenciales riesgos de las ciudades ante eventos naturales o catástrofes.

En un apartado de este documento hay un informe que salta a la vista. Se titula: “Bajo un barniz de resilencia: el creciente riesgo de desastre en la ciudad de Panamá”.

El informe tiene la autoría de Haris E. Sanahuja, consultor en reducción de riesgo de desastres, y cuenta con la colaboración de Alexander Coles, profesor asociado de geografía y ciencias ambientales de la Universidad Estatal de la Florida, sede Panamá, y de Paulo Froes, consultor senior en epidemiología.

Es una mirada a todos los peligros que bajo la aparente calma y solidez de la ciudad, se agazapan. Y de cómo los habitantes de la urbe parecen no sentirse vulnerables a ellos.

CIUDAD DENSA

De acuerdo con el documento, la ciudad de Panamá es la capital más densamente poblada de América Latina.

Entre los años 2000 y 2010, la población del área metropolitana, incluyendo sus cuatro distritos, creció un 23.59%, mientras que el número de viviendas se incrementó en 35.07%.

Los distritos de Arraiján y La Chorrera, al otro lado del puente de las Américas, constituyen nuevas áreas de expansión urbana, donde el crecimiento poblacional ha sido calculado en un 50% entre el año 2000 y 2010.

Según el informe, tanto Arraiján como San Miguelito, que figuran entre los distritos urbanos más densamente poblados del país, se encuentran dentro de un entorno físico propenso a deslizamientos de tierra e inundaciones.

VULNERABLE

Un informe anterior de otro organismo internacional, Natural Disaster Hotspot (Lugares altamente vulnerables a sufrir desastres naturales), realizado por el Banco Mundial en 2005, y citado también en el estudio, había ubicado a Panamá en el lugar número 14 entre los países más expuestos a múltiples amenazas de acuerdo con su superficie.

Y en el número 35 entre los países con el mayor porcentaje de su población en riesgo relativamente alto de mortalidad por múltiples amenazas.

Sumado a este escenario, se indica que el cambio climático amenaza con incrementar esa vulnerabilidad.

Se espera que cada vez más frecuentes e intensas tormentas, inundaciones, sequías y brotes de enfermedades transmitidas por vectores afecten los medios de sustento “de los miembros más pobres y más marginados de la sociedad”.

MALAS COSTUMBRES

La acumulación de basura y de escombros o de materiales depositados sin cuidado por empresas constructoras y residentes a su vez está agravando considerablemente las inundaciones.

El problema, observa el documento, también se asocia con sistemas de alcantarillado defectuosos, con más de 50 años de antigüedad y más de 490 kilómetros de extensión.

Además “el proceso de urbanización rápida y no planificada altera la climática normal de la ciudad”.

Para los investigadores, este tipo de vulnerabilidad, asociado a factores culturales o a la falta de conciencia sobre el riesgo, “se encuentra en el centro de las causas subyacentes del riesgo de desastres”.

Los peligros del entorno de la ciudad de Panamá “se están incrementando rápidamente con una vulnerabilidad que crece cada día y estos pequeños pero constantes desastres urbanos son vistos simplemente como aspectos normales inherentes a una ciudad en crecimiento”, advierten los expertos.

¿Preparados para los desastres?

Según el informe Bajo un barniz de resilencia, Panamá ha avanzado hacia la construcción de “una agenda más fuerte para la reducción de riesgo de desastres”. Entre estos logros destaca la constitución de la Plataforma nacional de reducción de riesgo de desastres y la promulgación, en 2010, de la Política nacional de gestión integral de riesgos de desastres. Sin embargo, cuestiona que estos esfuerzos “no nacen de un verdadero sentimiento de urgencia dentro de la sociedad panameña para adoptar la reducción del riesgo de desastres, ni tampoco las bases institucionales y legislativas se han convertido en acciones concretas para reducir los actuales y futuros riesgos”. Alida Spadafora, de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, ha dicho que, pese a los esfuerzos de entidades como el Sistema Nacional de Protección Civil, “no se debe esperar a que las cosas ocurran para entonces actuar”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código