Tesoros y olvido

Temas:

San Lorenzo sigue viendo pasar los siglos a orillas del río Chagres. Su conservación es un legado para las futuras generaciones. San Lorenzo sigue viendo pasar los siglos a orillas del río Chagres. Su conservación es un legado para las futuras generaciones.
San Lorenzo sigue viendo pasar los siglos a orillas del río Chagres. Su conservación es un legado para las futuras generaciones. Archivo

El fuerte colonial de San Lorenzo el Real de Chagre y el sitio de Portobelo (compuesto por los fuertes Santiago de la Gloria, San Jerónimo y San Fernando), ambos en la provincia de Colón, languidecían en 2004 entre la desidia y el olvido.

Tal dictamen fue corroborado con preocupación y disgusto, en esas fechas, por el Consejo Mundial de Monumentos Históricos (Icomos, por sus siglas en inglés), organismo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que vela por la conservación de los patrimonios mundiales, que hizo serios cuestionamientos a Panamá.

Criticaba entonces que los recursos económicos asignados por el Estado para tal fin eran “mínimos y ridículos”, entre otros señalamientos.

En 2005, el Instituto Nacional de Cultura (Inac) anunció la formación de un patronato para enfrentar la situación de los dos sitios históricos deteriorados, declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1980.

En 2006, el Gobierno firmó una carta de entendimiento con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), para coordinar una ayuda con el Inac y el apoyo de la Zona Libre de Colón –cuyo capital inicial era de $300 mil–, a fin de rescatar el fuerte San Lorenzo.

Dos años más tarde, en febrero de 2009, se divulgó que la Unesco había cuestionado un informe oficial del Gobierno panameño sobre el estado del conjunto monumental San Lorenzo-Portobelo.

La Unesco enumeró nueve irregularidades en el estado de conservación de Portobelo, y ocho sobre San Lorenzo. Y advertía de la falta de conservación y mantenimiento, carencia de infraestructuras para visitantes y la presencia de asentamientos humanos cerca de las estructuras.

A mediados de aquel año, el Inac informó que trabajaba en un “plan de acción inmediata” para atacar los problemas de Portobelo-San Lorenzo. Y achacaba parte de los problemas a la falta de presupuesto.

En octubre de 2010, una comisión de la Unesco visitó el país y señaló la necesidad de empezar a trabajar “de inmediato” en la recuperación de los sitios.

A mediados de 2011, la Unesco volvió a lanzar advertencias sobre el estado de los sitios históricos: podían entrar a la lista de patrimonios en peligro.

El Inac anunció entonces la inversión de $2 millones y la “pronta” restauración de Portobelo-San Lorenzo. Pese a ello, en julio de 2012, ambos sitios quedaron incluidos, como se temía, en el listado de sitios en peligro de la Unesco.

El organismo notificó que en 2015, Panamá debía tener un plan de emergencia completo, y la estimación financiera de los costos de las medidas correctivas para poder conservar la condición de Patrimonio de la Humanidad.

El Inac anunció a comienzos de 2013 que ya había entregado los documentos y estudios solicitados por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco. Y anunció que se adelantaban estudios y trabajos de recuperación y mantenimiento. Pero en junio, el organismo internacional recomendó mantener el sitio en la lista de patrimonios en peligro.

En 2014, una misión de monitoreo del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco visitó Portobelo y San Lorenzo y recomendó definir los límites del sitio, así como los de su zona de amortiguamiento, actualizar el marco legal con un manual de normas que garantice su protección, mudar las viviendas que se hallan ahí, entre otros puntos. El Inac respondió que el plan de gestión de emergencia avanzaba según lo acordado y que tuvo buenos comentarios por parte de los técnicos de Unesco.

En julio de 2015, no obstante, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, en su reunión de Bonn, Alemania, concluyó que Panamá había logrado “pocos avances” en la recuperación de Portobelo y San Lorenzo, por lo que el sitio conjunto se mantendría en la lista de patrimonios en peligro.

El Inac respondió que se habían incluido partidas para Portobelo y San Lorenzo por $2 millones en el presupuesto de 2016.

El 6 de este mes, la Autoridad de Turismo de Panamá y el patronato de Portobelo y San Lorenzo firmaron un convenio para mejorar las condiciones físicas de San Lorenzo. El convenio, por $400 mil, permitirá crear instalaciones para la atención al visitante y el desarrollo de un plan de estudios previos para su conservación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código