ESPACIO PÚBLICO. ALCALDE PROMETE CONTROLAR PUBLICIDAD CALLEJERA.

Vallas por donde vayas

El Municipio de Panamá y la Cámara de Comercio buscan alternativas para atajar la contaminación visual en la ciudad. El dilema es que parte de los ingresos del municipio dependen de este tipo de anuncios.

Temas:

El exceso de vallas callejeras no solo perturba la vista y genera confusión entre transeúntes y conductores, sino que también es contraproducente para los anunciantes. LA PRENSA/Archivo. El exceso de vallas callejeras no solo perturba la vista y genera confusión entre transeúntes y conductores, sino que también es contraproducente para los anunciantes. LA PRENSA/Archivo.
El exceso de vallas callejeras no solo perturba la vista y genera confusión entre transeúntes y conductores, sino que también es contraproducente para los anunciantes. LA PRENSA/Archivo.

La ciudad de Panamá y sus habitantes han sido víctimas de la desidia de las autoridades locales y nacionales durante muchos años. Los espacios públicos brillan por su ausencia, las calles carecen de aceras, y las avenidas de señalización que indiquen a locales y extranjeros dónde se encuentran y cómo hallan sus destinos.

Lo que ve un transeúnte o un conductor al alzar la mirada es una coreografía de no muy buen gusto formada por cables, postes y vallas. Muchas vallas.

Anuncian todo tipo de productos que los comerciantes ansían vender, incluyendo los de tinte político; las hay pequeñas, grandes, gigantes; ocupan paradas de autobús, carreteras, montes, aceras, postes; rodean construcciones y aeropuertos; se encaraman en fachadas y techos de edificios.

Hay incluso en escuelas, lo que, por cierto, contraviene la ley. Están en todas partes. Haga el ejercicio: dedique uno de sus viajes diarios por la ciudad a observar la cantidad de vallas que hay. Es abrumador. Añada a la escena las marañas de cables eléctricos y de telecomunicaciones que cuelgan entre los postes de la luz. Esa es, en parte, la imagen que la ciudad proyecta a sus visitantes.

La buena noticia es que autoridades locales y líderes empresariales comparten que hay un exceso de vallas en la ciudad. Este fue uno de los temas que se abordó en una reunión celebrada el pasado martes entre el alcalde José Isabel Blandón y la directiva de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura.

El alcalde dijo que entre sus objetivos está reducir la contaminación visual que “agobia a esta ciudad”.

José Luis Ford compartió que “la contaminación visual hay que eliminarla. Hay que restringir que haya exceso de contaminación. Las compañías tienen que estar legalmente establecidas, cumpliendo con las normas alcaldicias para las vallas”.

Lo no tan bueno es que parte de los ingresos del municipio dependen de esta actividad a través de un tributo, y que los actores no se han puesto de acuerdo en cómo atajar el problema.

Ford explicó que la pasada administración hizo una propuesta en la que “lo que se quería cobrar era disparatado”. En ese aspecto, el del cobro, giran las conversaciones actualmente. “Queremos llegar a un número que sea razonable para los empresarios y justo para ellos (el municipio)”, dijo Ford.

Para el arquitecto Rodrigo Mejía-Andrión la solución pasa por adoptar legislaciones de otros países en los que se haya afrontado de manera exitosa este problema y encarecer el costo de la colocación de vallas en la ciudad.

La lógica dice que si uno quiere desincentivar una actividad, debe ponerle impuestos altos. Lo que pasa es que quien se va a ver afectado es el poder económico y la recaudación de la alcaldía.

¿Primarán estos intereses o el derecho de los habitantes de tener una ciudad limpia y agradable? ¿Habrá llegado la hora?

Un negocio dominado por pocos

El alcalde José Isabel Blandón señaló que alrededor de 40 empresas se dedican a la publicidad exterior en Panamá, pero que, de acuerdo con los pagos que recibe el municipio, son pocas las que realmente se reparten el mercado.

 En los últimos años, compañías del mismo grupo se han hecho con concesiones estatales para tener exclusividad en negocio en el aeropuerto de Tocumen, los corredores o el Metro Bus. Blandón dijo que busca reducir la contaminación visual sin crear un monopolio u oligopolio. “Que no sean dos o tres empresas que controlen el negocio”. Otro de los retos de la alcaldía será reducir la cantidad de vallas y publicidad ilegal en la ciudad.

En un inventario elaborado por la alcaldía en 2011, se detectaron más de 18 mil vallas ilegales en la ciudad. Además de no pagar impuestos y generar más contaminación visual, estas provocan una saturación extra que hacen que pierda impacto el mensaje publicitario que se quiere transmitir.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código