AMBIENTE. LA MISIÓN ´SÉPTIMO CONTINENTE´.

Viaje a la ´isla de plástico´

Los desechos producto de la actividad humana han creado un gran ´vertedero´ en una zona olvidada del Pacífico que está siendo explorada.

Dicen que es más grande que India y que pesa millones de toneladas. No aparece en ningún mapa y no puede ser captado por los radares ni satélites. Pero allí está, en algún punto del pedazo de mar entre Japón y Estados Unidos (EU).

Es el gigantesco molote de desperdicios flotante que ha ido cobrando vida, en silencio, en aquel punto olvidado del Pacífico.

Hay registros de mediados del siglo pasado que advertían de la paulatina formación de un basural de residuos en el océano, pero el “monstruo” de inmundicia que se conoce hoy fue visto por primera vez en 1997 por el oceanógrafo estadounidense Charles Moore, y desde entonces se tienen pocos datos precisos.

Por ello, hace unos días una expedición liderada por el explorador francés Patrick Deixonne partió con destino a la llamada “isla de plástico”. La misión fue bautizada como “Séptimo continente”, otro de los nombres que ha adoptado el basurero acuático. También le han llamado el “gran parche de basura del Pacífico” o “la gran sopa de plástico”.

El norte que persigue Deixonne es ventilar esta “catástrofe ecológica” tomando muestras e imágenes del vertedero formado por cuanta porquería se pueda imaginar, principalmente plástico desintegrado en diminutas partículas. Por eso la mancha de contaminación resulta tan esquiva para los sistemas de radar y para las tomas desde el espacio.

En 2006 y 2009 otras expediciones fueron al continente de basura y volvieron sin muchos datos concretos que ofrecer.

LO QUE SE CONOCE

Reportes de la BBC y los diarios ABC y The Independent indican que el núcleo del basurero puede ser de unos 3.4 millones de kilómetros cuadrados, pero su espectro abarca desde la costa de California, EU, rodeando Hawai, hasta cerca de los dominios japoneses y puede tener unos 30 metros de profundidad.

La formación de esta montaña de desechos obedece, según los científicos, al efecto de un enorme remolino que nace de la potente corriente espiral del Pacífico norte, que forma una “trampa natural” que ha ido atrapando y acumulado suciedad desde un tiempo indefinido.

Por su ubicación, en un vórtice de mucha presión y poco viento, nunca coincidía con las rutas de las naves pesqueras o de transporte de mercancía. Por eso no se supo nada de este caso hasta que se cruzó en el camino de Moore en 1997.

¿Por qué nadie ha hecho nada al respecto? Doug Woodring, líder del proyecto que visitó en 2009 la hojarasca plástica en mar abierto, lo sustentó en una entrevista con la BBC: “El problema principal es que [la isla de basura] está en aguas internacionales. Nadie pasa por allí, no es parte de las principales rutas comerciales, no está bajo ninguna jurisdicción y el público no sabe de su existencia (...) No hay presión sobre ningún gobierno o institución para que trate de solucionarlo. Es un poco similar a lo que ocurre con la basura espacial”.

Y por si fuera poco, se han reportado otras “islas plásticas” de proporciones no tan apocalípticas en cuatro puntos del océano, también por causa de las corrientes oceánicas.

Resta esperar al explorador Deixonne y las noticias que traiga. Buenas o malas.

El ciclo de la contaminación

¿Qué consecuencias puede traer la creciente contaminación del océano? Muchas, han advertido hasta la saciedad científicos y ambientalistas. La principal amenaza es que las toneladas de plástico y desperdicios desintegrados pueden llegar en mayor medida a la cadena alimenticia: los peces pequeños comen la materia plástica confundiéndola con plancton, luego los peces más grandes, atractivos para la industria pesquera, se comen a los que están contaminados y es así como fragmentos de desechos no biodegradables llegan a la mesa de las personas, han expuesto los estudiosos del problema ambiental.

Además, informes difundidos por Naciones Unidas indican que la contaminación que afecta los océanos es el detonante de la muerte de, por lo menos, un millón de aves marinas y de 100 mil mamíferos acuáticos cada año.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código