El abrazo que pone fin a 962 años de cisma

‘Conscientes de muchos obstáculos que hay que superar, esperamos que nuestro encuentro permita lograr la unidad mandada por Dios’, declararon.

Temas:

El patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia (Izq.) y el papa Francisco se saludan al encontrarse.AP El patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia (Izq.) y el papa Francisco se saludan al encontrarse.AP

El patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia (Izq.) y el papa Francisco se saludan al encontrarse.AP

El papa Francisco (Izq.) y el patriarca Kirill intercambian la declaración firmada ayer en La Habana, que marca el deshielo entre los cristianos católicos y ortodoxos rusos.AP El papa Francisco (Izq.) y el patriarca Kirill intercambian la declaración firmada ayer en La Habana, que marca el deshielo entre los cristianos católicos y ortodoxos rusos.AP

El papa Francisco (Izq.) y el patriarca Kirill intercambian la declaración firmada ayer en La Habana, que marca el deshielo entre los cristianos católicos y ortodoxos rusos.AP

Los líderes de las Iglesias católica y ortodoxa rusa derribaron ayer el muro que separó a los cristianos de Oriente y Occidente desde el año 1054.

El papa Francisco y el patriarca Kirill se reunieron en Cuba, donde firmaron una declaración en la que expresan la preocupación de ambas Iglesias por la persecución de los cristianos en Medio Oriente y el norte de África, y llaman a la comunidad internacional a frenarla.

“Hemos sostenido una discusión abierta con pleno entendimiento de la responsabilidad por nuestras iglesias, por el futuro del cristianismo y de la civilización”, dijo el patriarca. “Hablamos sin medias palabras y les confieso que he sentido la consolación del espíritu en este diálogo”, agregó Francisco.

Histórica cita de líderes cristianos

Un abrazo selló la firma de la declaración conjunta, 962 años después del cisma que separó a los cristianos de oriente y occidente. El papa Francisco y el patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia, líderes de las Iglesias católica y ortodoxa rusa, respectivamente, mandaron un mensaje a sus “rebaños” sobre la unidad que deben tener, sobre las tradiciones compartidas y sobre los desafíos que afrontan y que requieren una “respuesta conjunta” y sin “proselitismo”.

El documento expresa la preocupación de católicos y ortodoxos por la persecución de cristianos en Medio Oriente y el norte de África, y específicamente porque están siendo exterminados y obligados a huir, ya que sus familias, villas y ciudades están siendo destruidas. También dedica líneas a la defensa de la familia, el matrimonio y contra el aborto.

El primero en hablar fue el patriarca Kirill. “Hemos sostenido una discusión abierta con pleno entendimiento de la responsabilidad por nuestras iglesias, por el futuro del cristianismo y por el futuro de la civilización humana. Fue una conversación con mucho contenido que nos dio la oportunidad de entender y sentir las posiciones del otro y los resultados de la conversación me permiten asegurar que actualmente las dos Iglesias pueden cooperar conjuntamente protegiendo a los cristianos de todo el mundo”, se escuchó decir al líder ortodoxo ruso en una transmisión del Vaticano.

Seguidamente, el papa Francisco destacó la humildad y los buenos deseos de su par. “Hablamos como hermanos, tenemos el mismo bautismo, somos obispos... coincidimos en que la unidad se hace caminando. Hemos salido con una serie de iniciativas que creo que son viables y se podrán realizar”, remarcó.

“Los ortodoxos y los católicos están unidos no solo por la tradición común de la Iglesia del primer milenio, sino también por la misión de predicar el Evangelio de Cristo en el mundo contemporáneo. Esta misión requiere respeto mutuo entre los miembros de las comunidades cristianas, excluye cualquier forma del proselitismo. No somos competidores, sino hermanos: debemos arrancar de este concepto ejecutando todas las actividades relacionadas con nuestros lazos y contactos con el mundo exterior... Es inaceptable el uso de medios incorrectos para obligar a los fieles a pasar de una Iglesia a otra, dejando de lado su libertad religiosa y sus propias tradiciones...”, se lee en la declaración divulgada por el sitio del Vaticano y cuya firma tuvo como testigos a obispos de ambas Iglesias, al presidente Raúl Castro y a su ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, entre otros.

El escenario, como lo destacó la declaración –de 30 puntos– fue la isla de Cuba, “en la encrucijada entre el Norte y el Sur, el Este y el Oeste. Desde esta isla, un símbolo de esperanza del nuevo mundo y de los dramáticos acontecimientos de la historia del siglo XX, dirigimos nuestras palabras a todas las naciones de América Latina y de otros continentes”, señala el texto.

Dirigiéndose al presidente Castro, el papa Francisco agradeció su disponibilidad activa. “Si sigue así, Cuba será la capital de la unidad”, dijo.

“Nuestra atención está dirigida principalmente hacia aquellas regiones del mundo donde los cristianos están sometidos a persecución... se exterminan familias completas de nuestros hermanos y hermanas en Cristo, pueblos y ciudades enteros habitados por ellos. Sus templos están sometidos a la destrucción bárbara y a los saqueos, los santuarios –a la profanación, los monumentos– a la demolición. En Siria, Irak y otros países de Oriente Medio observamos con dolor el éxodo masivo de cristianos de la tierra donde nuestra fe comenzó a extenderse, y donde ellos vivían a partir de los tiempos apostólicos, junto con otras comunidades religiosas... Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas para evitar un mayor desplazamiento de los cristianos de Oriente Medio. Levantando nuestras voces en defensa de los cristianos perseguidos, también solidarizarnos con sufrimientos de seguidores de otras tradiciones religiosas, que se han convertido en víctimas de la guerra civil, el caos y la violencia terrorista”, señala la declaración, en la que hubo pedidos para frenar la violencia en Irak y Siria y en la que también pidieron a la comunidad internacional que “haga todos los esfuerzos posibles para poner fin al terrorismo mediante acciones comunes, conjuntas y sincronizadas” pero con “acciones responsables y prudentes”.

Desde 1054, año de la división de la Iglesia, ningún pontífice había podido tener un acercamiento hacia el patriarcado de Moscú y de toda Rusia, por lo que la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú, al anunciar el encuentro –el 5 de febrero– lo calificaron como una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código