crónica de una tortura

´Me acusaron de ser un hombre peligroso´: Vélez

A finales de 2002, Jesús Vélez Loor llegó a Panamá procedente de Ecuador. Pero fue detenido y golpeado. Esta es su historia.

Cuando se lanzó al piso boca abajo, Jesús Vélez Loor sintió sobre su espalda el arma de uno de los policías que, segundos antes a punta de disparos al aire, le ordenó que se detuviera.

Contra el suelo, Vélez Loor extendió sus brazos para quedar en forma de cruz. A partir de ese momento empezó su calvario, dice: “Se pararon sobre mis manos abiertas [los policías], me pusieron la bota sobre mi cabeza y me despojaron de mis pertenencias”, cuenta.

El hecho ocurrió el 11 de noviembre de 2002, en el remoto pueblo de Nueva Esperanza en Darién.

“Me acusaron de ser un hombre peligroso”, agrega Vélez Loor, quien ahora se encuentra en Bolivia, donde vive. “Dijeron que era de la guerrilla, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia [FARC]”, dice en conversación con este diario vía telefónica.

El pasado 6 de marzo, Vélez Loor levantó una huelga de hambre que emprendió ante la embajada de Panamá en Bolivia para exigir que las autoridades panameñas le pagaran los $27 mil 500 como indemnización de las torturas que sufrió, y como lo ordenó en su sentencia de 2010 la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

´ME TORTURARON´

Vélez Loor decidió migrar de su país y dirigirse, vía terrestre, hacia Estados Unidos. “Iba a buscar mejores días”, añade. Pero solo pudo llegar hasta Panamá. A partir de allí inició su pesadilla.

Cuenta que durante casi un año de estar detenido vivió episodios escalofriantes.

Llegó a Darién desde Colombia, vía tierra. Cuando lo retuvieron lo tiraron al suelo, le pusieron grilletes y lo hicieron caminar descalzo hasta el puesto policial y estuvo ocho horas colgado de su brazo derecho en un poste, y apenas podía tocar el piso con los pies.

Con su brazo adolorido por la tensión a la que estuvo expuesto, lo trasladaron a la cárcel de La Palma, cabecera de Darién. Era un complejo de no más de cuatro celdas. Vélez Loor recuerda que la mayoría de los detenidos eran migrantes: ancianos, mujeres y niños.

“Días después hicimos una huelga pacífica (...) luego llegaron los agentes y nos comenzaron a dar garrotazos. En esa paliza me rompieron el cráneo”, añade.

“Nunca nos escucharon. Insistían en acusarme que era de la guerrilla, lo que era falso”, sostiene.

Casi un mes después, el 18 de diciembre, lo trasladaron a la capital, directo al centro Penitenciario La Joyita. Su travesía hacia ese complejo penal no fue un paseo. “Me llevaron en una lancha boca abajo y esposado, hasta Puerto Quimba. Y de allí a Chepo. Pero antes me hicieron cambiar la ropa, porque la que tenía estaba manchada de sangre”, añade.

En la cárcel las torturas no cesaron. Fue recluido en el pabellón seis, sección destinada para los extranjeros.

Un día del mes junio de 2003 decidió declararse en huelga para exigir que escucharan su verdad: no era miembro de las FARC.

Luego, para presionar a los carceleros, se cosió la boca. “Un policía me preguntó por qué me había cosido la boca. Como no podía hablar me regaron gas lacrimógeno en mi cara”, asegura.

Luego vinieron los golpes con la vara policial: recibió en las piernas, la espalda y las plantas de los pies. Debido a que sangraba mucho, los custodios le quitaron la ropa y lo dejaron desnudo.

Las torturas con gas continuaron, pero en otro lugar, en un pequeño cuarto llamado “la discoteca”. “Era desesperante, era como fuego en la piel”, recuerda. Incluso, hubo abuso sexual, asegura.

Tras su liberación en septiembre de 2003, luego de que lo encontraran inocente, Vélez Loor inició una lucha legal que le tomó varios años. Fue asesorado por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

En 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) falló a favor de Vélez Loor y condenó al Estado panameño a pagarle una indemnización de $27 mil 500. Cuando regresó a Ecuador, ya no tenía familia: su esposa lo había abandonado y su padre acababa de fallecer. En 2006 decidió viajar a Bolivia y establecerse en ese país.

Hoy, Vélez Loor se ha dedicado a dar clases de inglés en sesiones privadas. Se volvió a casar y tiene un hijo de dos años. Ahora vive en la ciudad de Santa Cruz.

“Mi lucha de todos estos años no solo ha sido por el tema monetario, también lo es por el derecho de los migrantes que son torturados”.

CIDH: mejores cárceles

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también ordenó al Estado “asegurar que los centros de detención panameños cumplan con estándares mínimos compatibles con un trato humano y que permitan a las personas privadas de libertad tener una vida digna”.

Además, recomendaron “la creación de un plan a corto, mediano y largo plazo para asegurar que el Sistema Penitenciario contará con los recursos necesarios para su adecuado funcionamiento en un plazo razonable”. Así mismo, solicitaron la creación de un mecanismo interinstitucional destinado al mejoramiento de las condiciones carcelarias en el país “y por ende de la calidad de vida de los privados de libertad. En particular, solicitan que se ordene al Estado garantizar que las personas encargadas de la custodia de los privados de libertad sean civiles con la preparación adecuada y no miembros de la Policía Nacional”.

Aunque en la mayoría de las cárceles hay custodios, en las de mayor población penitenciaria hay policías. Sobre la saturación en las cárceles del país, el problema continúa. Hay 13 mil 733 presos en las 23 cárceles del país, de acuerdo cifras del mes de marzo de este año del Ministerio de Gobierno.

Pero estas cárceles solo tiene capacidad para albergar 7 mil 342 detenidos. En resumen, están so sobre pobladas. De esos 13 mil presos, 4 mil han recibido condena, mientras que 9 mil esperan un juicio. La de mayor población es el Centro Penitenciario La Joyita, con capacidad para mil 850 personas, pero tiene 4 mil 894.

JOSÉ GONZÁLEZ PINILLA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código