ELECCIONES GENERALES 2014

La cultura, la cenicienta de la campaña política

Los candidatos presidenciales han enfilado sus promesas hacia el mejoramiento de la infraestructura y los problemas sociales.

Temas:

Elección tras elección, la cultura panameña hace su peregrinaje para pedir algo del generoso presupuesto en manos del Estado. La oferta se ciñe a conciertos, festivales y muestras escénicas. Falta una propuesta integral. LA PRENSA/ Luis García. Elección tras elección, la cultura panameña hace su peregrinaje para pedir algo del generoso presupuesto en manos del Estado. La oferta se ciñe a conciertos, festivales y muestras escénicas. Falta una propuesta integral. LA PRENSA/ Luis García.
Elección tras elección, la cultura panameña hace su peregrinaje para pedir algo del generoso presupuesto en manos del Estado. La oferta se ciñe a conciertos, festivales y muestras escénicas. Falta una propuesta integral. LA PRENSA/ Luis García.

La noche de la inauguración de la cinta costera tres por parte del presidente, Ricardo Martinelli, coincidió con la reunión de cuatro quijotes en la Biblioteca Nacional del Parque Omar.

Al estreno asistieron todos los medios de comunicación y lo más granado del Gobierno Nacional. En la cita “Memoria histórica e identidad nacional”, de la Biblioteca Nacional, el filósofo Ricardo Ríos Torres se lamentó de que los “medios de comunicación no transmitieran un debate de altura como el de esta noche”.

En el panel de expositores estuvieron Juan Jované, candidato independiente a la Presidencia de la República, y los aspirantes a la vicepresidencia Maribel Gordón, por el Frente Amplio por la Democracia (FAD); Gerardo Solís, por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), e Isabel Saint Malo, por la alianza El pueblo Primero, integrada por los partidos Panameñista y Popular.

Nadie participó por la alianza progubernamental conformada por Cambio Democrático (CD) y el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena).

En la celebración de la cinta costera tres el oficialismo hizo un despliegue espectacular y el mandatario se dio el gusto de comer pescado frito al son de una murga y el baile de reinas empolleradas.

En la biblioteca apenas si estaban 80 personas calificadas por Solís como “intelectuales de muy alto poder de pensamiento”; faltaron los refrigerios y las bebidas, pero en cambio se “comió soberanía y se defendió la soberanía”, según Ríos Torres.

El viaducto se construyó a un costo total de 776 millones de dólares. En el foro de la Biblioteca Nacional la mayor promesa presupuestaria formulada consiste en el aporte de un millardo de dólares dirigidos a reforzar la cultura.

El encuentro debía iniciarse a las 6:00 p.m. pero solo comenzó pasadas las 6:30 p.m., porque en el público se guardaba la esperanza de tener en el panel de expositores a algún representante del oficialismo. Fue una espera estéril.

“El único que no atendió a nuestra invitación, hecha en varias ocasiones, fue el candidato de Cambio Democrático”, se excusó Ana Elena Porras, directora del Movimiento ciudadano por la identidad Panameña.

El eje del foro buscaba “escuchar los planteamientos en patrimonio histórico y cultural, soberanía e identidad nacional, educación humanística, y la cátedra de Historia de las relaciones entre Panamá y Estados Unidos”, enumeró Porras.

Acerca del encuentro, recordó Solís que “nunca se había convocado en una campaña electoral a un foro sobre estos temas medulares para el Panamá del siglo XXI”.

LA CULTURA PARA QUÉ

Jované empezó recordando que un “pueblo que pierde su identidad es un pueblo que desaparece”. Mostró su descontento porque el país se halla “inmerso en un modelo de represión montado por los diferentes gobiernos desde hace 20 años”.

El modelo o se encarga de “despojar a la población de todo; pero una mención especial merece la tendencia a la desposesión cultural”. No es una casualidad -advierte- de los últimos cuatro años de gobierno que el gasto corriente del Estado con mayor aumento sea el segmento de “la represión”, porque “para poder desposeer tienen que reprimir”.

Gordón amplió el radio de responsabilidades a “todos los partidos nacionales” afincados en una estrategia que “plantea la discriminación social”.

Recordó la represión de un “pueblo indígena por luchar por sus derechos de identidad cultural”, y los actos contra “los colonenses que no querían un enclave en su territorio”.

Entendida como una herramienta para solucionar problemas de seguridad ciudadana, desarrollo social, emprendimiento y políticas municipales, Alexandra Schjelderup, directora ejecutiva de la institución Enredarte Panamá, acusa al Instituto Nacional de Cultura (Inac) de dedicarse a “organizar eventos artísticos y descuidar el patrimonio con soluciones estéticas sin trascendencia”.

En Panamá ocurre lo contrario a la tendencia de países como Corea del Sur, donde la cultura es un “mecanismo” para generar ingresos y posicionar la marca de ese país.

Schjelderup aprecia del país asiático su política de protección y fomento de las artes, el patrimonio histórico y las expresiones típicas populares. “Así lograron una cohesión social en momentos de crisis y promovieron una economía creativa que realmente distribuye la riqueza”.

En este sentido, se trata de fortalecer la democracia, porque reconoce y promueve la inclusión, la diversidad cultural y las identidades que constituyen la riqueza de un país, señala el programa de gobierno de Juan Carlos Navarro, titulado “Plan de todos”.

Entre tanto, Saint Malo aseguró que un país que no “se sustenta en su identidad, en su memoria y en su cultura no puede construir su futuro”.

LOS PLANES

Los expositores basaron sus propuestas en programas de gobierno y en severas críticas en gestión cultural por parte de la actual administración y las precedentes.

Solís prometió la creación de un Ministerio de la Cultura y el aporte del 1% del PIB (producto interno bruto) durante el próximo periodo presidencial.

O sea mil millones de dólares, si se tiene en cuenta el cálculo hecho por el perredista de que “el próximo gobierno debe manejar un presupuesto de 100 mil millones de dólares”.

Sobre la medición de indicadores que estimen el impacto del Inac, el plan de Navarro–Solís considera que la entidad sirve “como un mal garante del patrimonio monumental del país, con el conjunto de los fuertes de San Lorenzo y Portobelo, ahora en listas de patrimonio en peligro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y de San Felipe y Panamá Viejo a punto de entrar en ella”.

Saint Malo enunció la creación de la Secretaría Nacional de Cultura, una idea que contará con recursos necesarios para desarrollar un proyecto estatal enfocado en la protección y promoción del patrimonio histórico, artístico y folclórico, y las expresiones tradicionales de las provincias.

Habló del plan maestro nacional para que “ la cultura tenga la capacidad de fortalecer la democracia y se logre un desarrollo sostenible”.

Entre las acciones contempladas por el plan panameñista se encuentran la introducción del programa de incentivo a la lectura desde la primera infancia y la realización de convocatorias para la creación, investigación y emprendimientos de las industrias culturales.

Resalta la transformación del Servicio Estatal de Radio y Televisión (Sertv) –el medio de comunicación del Estado– en un sistema de radio y televisión cultural de servicio público.

La representante del FAD dijo que en su partido consideran necesario hacer “una reorientación institucional, y de los mecanismos populares de gestión cultural”.

El giro propuesto propugna la defensa del patrimonio histórico cultural ecológico, para garantizar la “unidad pluriétnica y pluricultural, y proteger las manifestaciones populares y universales”.

En una clara alusión al candidato ausente y su propuesta educativa superior, Jované expresó que “alguien ha dicho que voy a traerles el hub de las universidades”, cuando en Panamá “lo que se necesita es hacer nuestra propia investigación y cultura. Quieren venir a dar unas becas, traer a sus socios y hacer el gran negocio”.

Los panelistas se mostraron preocupados por la supresión de la cátedra escolar “Historia de las relaciones de Panamá cono los Estados Unidos”, materia eliminada del pensum académico por la actual Asamblea Nacional.

Esa iniciativa obedece a un proceso pensado para “borrar de nuestra memoria la lucha por la soberanía y la lucha social”, según Juan Jované.

“Se quiere enviar el mensaje a la población de que se trata de una etapa ya superada de nuestra historia nacional”, sin embargo “detrás de esa decisión se intenta decir que nuestras políticas están subordinadas a la falta de una soberanía nacional”, alegó Maribel Gordón.

De “aberración” calificó Gerardo Solís al acto de “cerrar la cátedra”. Isabel Saint Malo afirmó que la relación de Panamá con Estados Unidos es “un elemento fundamental de nuestra historia”.

Ricardo Ríos Torres cerró el foro con una síntesis propia de una Semana Santa: “El acto de esta noche es un acto de fe”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código