Y ¿dónde dejo el carro?

El evento comenzaba a las 8:00. Ya eran las 7:55 y ella no conseguía estacionamiento. Había dado ya dos, tres vueltas a la manzana, a las manzanas circundantes, y recorrido varias calles contiguas. No había un solo espacio en el que acomodar el vehículo. Estaba nerviosa.

De su llegada puntual dependía que todo saliera bien. De esa puntualidad, además, dependía su trabajo. Y el tiempo se le acababa.

Había unos lugares adelante vigilados por guardias de seguridad. “Por favor, ayúdenme, tengo que asistir a este evento y no encuentro dónde estacionarme”.

La mirada de los uniformados era dura, fría.

Dio otra vuelta inútil y regresó.

Volvió a insistirles, pero esta vez su tono de súplica, su rostro demudado y sus ojos por los que ya asomaban perlas transparentes lograron convencer a uno de los guardias, que le encontró un lugar que no había sido ocupado porque la persona que lo “reservó” no llegó.

“Ya había empezado a llorar, en serio. Ya no sabía qué más hacer”, me cuenta.

El caso de esta joven profesional no es diferente del de miles de panameños que a diario, sobre todo en las horas pico y en zonas céntricas de la ciudad, agonizan a la hora de buscar un estacionamiento.

Es la temporada decembrina y las fiestas de fin de año provocan –agravados por las obras del Metro y el reordenamiento vial– descomunales tranques. Y esos vehículos ¿en qué lugar se estacionarán cuando lleguen a su destino? Que probablemente sea un mall o una zona comercial.

El problema de los estacionamientos no es exclusivo de Panamá.

Hasta en los países desarrollados, con todo un abanico de opciones, sistemas privados y públicos para escoger, espacios, leyes y regulaciones muy bien coordinadas, sigue siendo un dolor de cabeza.

PROBLEMA

Dice Mikel Nistal, consultor español experto en transportes terrestres: “En las zonas centrales de las ciudades la convergencia de vehículos de residentes y los dos tipos de demanda (corta y larga duración) tienen lugar en unos sectores caracterizados por su limitación de acogida”.

Según lo que ha explicado el experto, el estacionamiento de larga duración, que se produce por los desplazamientos obligados por cuestiones de trabajo, inutiliza el escaso espacio disponible para estacionar durante la duración de la jornada laboral.

“Este hecho hace que la demanda de corta duración, por motivo de gestiones o compras, se vea imposibilitada de estacionar en estos enclaves con capacidad de atracción”, señala en un estudio sobre el tema.

Esto trae, según él, algo que es posible evidenciar todos los días: “ilegalidad en el estacionamiento, tráfico cautivo o de agitación en busca de espacio para estacionar, y congestión”.

SEGURIDAD

Es ya tarde, son pasadas las 11:00 de la noche y camino por la vía España. A ambos lados de la avenida existen aún las playas de estacionamientos concebidas y construidas en aquel tiempo en que se pensaba que lo mejor era que los clientes de los comercios pudieran dejar sus carros frente al local al que se dirigían.

“Jefe, la seguridad ante todo jefe”, me dice el hombre, cabello largo, sucio, un suéter de Cambio Democrático manchado, jeans rotos. Me sigue. “Jefe, usted sabe”. No. Yo no sé. Pero sí. Cree que he dejado mi carro estacionado cerca. No me vio llegar, pero él tira su gancho a ver.

En la esquina hay un puesto de hot dogs. Es un espacio del parqueo, que como muchos es ocupado por vendedores de comidas improvisadas. El “bien cuidao” insiste. Tengo que aclararle que he llegado a pie. Se aleja decepcionado.

Más de 500 vehículos se han reportado como objetos de robo y hurto durante 2011, según la Dirección de Investigación Judicial de la Policía Nacional. Muchos de ellos estaban en estacionamientos que los conductores creían seguros. Otros, no tanto. Hay que estacionar lejos y confiar en tipos que se aparecen de la nada y te llaman “jefe”. Las autoridades no lo recomiendan.

Lo que sí recomienda la policía es no estacionar en lugares oscuros ni dejar dentro del vehículo objetos de valor.

SOLUCIONES

Fue en la ciudad de Oklahoma, Estados Unidos, en 1935, donde aparecieron los primeros parquímetros como solución al entonces novedoso problema del estacionamiento en los centros de las ciudades. El responsable fue el abogado y editor Carl C. Magee.

Los lugares de aparcamiento serían así rentados por tiempo definido para evitar que fueran ocupados todo el día. Aquello también le reportaría ingresos al municipio.

El sistema se popularizó pronto y fue adoptado poco a poco en muchos países.

En Panamá los parquímetros funcionan desde hace años.

El Municipio de Panamá contabiliza en la actualidad 392 parquímetros ubicados en avenida Perú, área bancaria, vía Argentina y vía España. La tarifa empieza en 25 centavos por 45 minutos. Darle la vuelta entera al reloj cuesta cinco dólares.

Pero hoy esta es ya una solución insuficiente.

Huele a humedad. Hacia donde miro hay hileras interminables de automóviles estacionados. Todo muy bien iluminado. Hay cámaras de vigilancia. Elevadores. Grandes señalizaciones pintadas en la pared.

Los números gigantes nos indican el nivel en el que nos encontramos. Hemos llegado al 5. Estamos bajo la tierra, pero no parece. Estamos en París, Francia. Más de mil años de historia y monumentos sobre nosotros, serenos, imperturbables, y calles tan estrechas como las de San Felipe.

Estacionamientos subterráneos o soterrados, torres de estacionamientos elevados, estacionamientos robóticos. En el mundo desarrollado hay para escoger.

Para la ciudad de Panamá, el alcalde Bosco Ricardo Vallarino apuesta por los soterrados.

Según el proyecto que impulsa, se construirán 20 estacionamientos de este tipo a un costo de entre 4 y 5 millones de dólares cada uno, con una capacidad de entre 450 y 500 estacionamientos, distribuidos en varias plantas.

Estarán ubicados bajo parques o plazas que serán remodelados durante los trabajos.

“La Alcaldía ha hecho un estudio que indica que si se elimina el parqueo de vehículos a ambos lados de la calle, se podría aliviar el tráfico entre 33% y 36%. También se logrará reducir el tiempo de circulación en el centro de la ciudad de 60 minutos a 40 minutos o menos”, ha dicho el alcalde.

Por supuesto, el proyecto no podrá hacerse sin el concurso de otras entidades relacionadas con el tema del transporte y la movilidad, como la Secretaría del Metro y el Ministerio de Obras Públicas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código