Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

MAESTRO DE ASTOR PIAZZOLLA Y AMIGO DE ÍGOR STRAVINSKY

Los ecos de Alberto Ginastera

El legado del compositor argentino estuvo presente en el Concurso de Piano Nelly y Jaime Ingram. Su hija, Georgina, lucha por rescatar su memoria.
Compuso tres óperas, dos obras para ‘ballet’, 10 para orquesta y 6 conciertos para orquesta y solista, entre otras. En 2011, Michel Hazanavicius utilizó ‘La danza del trigo’, extracto de su ‘ballet’ ‘La Estancia’, para su película ‘El Artista’. CORTESÍA/Georgina Ginastera. Compuso tres óperas, dos obras para ‘ballet’, 10 para orquesta y 6 conciertos para orquesta y solista, entre otras. En 2011, Michel Hazanavicius utilizó ‘La danza del trigo’, extracto de su ‘ballet’ ‘La Estancia’, para su película ‘El Artista’. CORTESÍA/Georgina Ginastera.
Compuso tres óperas, dos obras para ‘ballet’, 10 para orquesta y 6 conciertos para orquesta y solista, entre otras. En 2011, Michel Hazanavicius utilizó ‘La danza del trigo’, extracto de su ‘ballet’ ‘La Estancia’, para su película ‘El Artista’. CORTESÍA/Georgina Ginastera.

Una dama, de notable apariencia extranjera, pelo rojo, ojos claros y verdosos, aguardaba en uno de los sillones del lobby del hotel Miramar, de espaldas al ventanal.

La pelirroja, vestida de chaqueta celeste, era Georgina Ginastera, hija del compositor argentino de música contemporánea Alberto Ginastera, “el mejor compositor de la historia”, como puntualizó Astor Piazzolla, bandoneonista, genio del tango y discípulo de Ginastera, en sus memorias.

Georgina Ginastera no es música como su padre, pero sí impulsora de concursos de piano y violín, por lo que le pareció “una buena idea asistir a este certamen”, dice, refiriéndose a la sexta edición del Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram, realizado del 14 al 21 de octubre pasado, al que asistió para entregar un premio especial de 2 mil 500 dólares a quien mejor ejecutara una sonata de su padre.

“Nos acercamos a 2016, año en que mi padre cumpliría 100 años. Sería interesante acercar su música a distintos lugares del mundo”, cuenta.

Alberto Ginastera podría ser considerado el compositor argentino más renombrado del mundo.

Me da vergüenza decirlo, porque soy su hija, pero creo que así es. Por un lado, está [Astor] Piazzolla, alguien sumamente popular y que, gracias a sus hijos y herederos, dedicados a la música clásica, pasó los límites del tango. Pero en la música académica, mi padre fue el número uno. No ha surgido otro.

Alberto Ginastera nació el 11 de abril de 1916 en Barracas, un barrio de Buenos Aires con sabor a tristeza y tango. “Un barrio obrero o de clase media baja”, describe Georgina Ginastera sobre la zona, que limitaba con la ciudad y la avenida Montes de Oca, una calle larga con salida al campo.

En ese barrio de arrabales, orillero y corralonero, en la casa 844 de la calle Universidad, el propio Piazzolla tomó durante cinco años lecciones de piano y armonía, sin advertir que tanto Ginastera como él compartían un mismo privilegio. El de Alberto Ginastera, que su primer discípulo fuera el tanguero marplatense y el de Piazzolla, de que Ginastera fuera su primer maestro.

Aunque muy pequeña, Georgina Ginastera recuerda al bandoneonista “perfectamente”. “Venía con una especie de caja, donde tenía guardado su bandoneón. Me preguntaba, con su voz ronca, ´¿qué hacés, piba?´. Mi padre decía que era muy talentoso y lo empujó para que fuera a París, a estudiar con la compositora y pianista Nadia Boulanger. Mientras vivió en París, iba mucho a visitar a mi padre a Ginebra, Suiza, donde se mudó en 1971. Cuando era su maestro, y Piazzolla, su alumno, no se llevaban tantos años; tenían una gran amistad”, recuerda.

Si bien Piazzolla es el referente del tango, ¿cómo era la relación de Ginastera con este género de la música argentina?

¡Qué pregunta complicada! A él no le gustaba el tango. No le gustaba ese sufrimiento; ´la mina que se fue´. Esa cosa lunfarda no le gustaba. No sé cómo salió de ese barrio tan tanguero. A lo mejor por eso le tomó una idea, porque en esa época se escuchaba solo el tango. Sin embargo, vivió el triunfo de Piazzolla y lo quiso muchísimo. Creo que Piazzolla fue su gran alumno, porque hizo lo mismo con el tango que lo que mi padre hizo con el folclore argentino.

En 1937, un año antes de que Alberto Ginastera culminara sus estudios como compositor en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires, el director Juan José Castro estrenó la Suite sinfónica de Panambí, obra con la que Ginastera marcó el inicio de toda su creación.

Su hija cuenta en su libro De padre a hija; Cartas de Alberto Ginastera a su hija Georgina, que “con ese deslumbrante debut en el Teatro Colón, su nombre saltó a la fama. Explotó también lo mejor de su personalidad. Tenía solo 21 años y a partir de allí, el éxito nunca dejó de acompañarlo”.

Asegura haberle preguntado a distintos musicólogos, pianistas y músicos en general sobre el estilo musical de su padre –de fusionar el género académico con el folclore sureño–, pero “nadie me puede dar una respuesta clara. Muchos afirman que era lo que se le llamó l´espirit de l´epoque (el espíritu de la época), inspirado por Bartók, Shostakóvich y Stravinsky, quienes tomaron el folclor ruso para recrearlo”.

Leí que Stravinsky estuvo en su casa.

Aún lo recuerdo. Todo el mundo empieza escuchando a Bach, Mozart y Beethoven; luego a Debussy. Yo empecé por Stravinsky hasta Bach. Stravinsky se convirtió en algo misterioso para mí. Era ese ruso que yo pensaba que era alto. Cuando hacen una comida en mi casa, vi a un señor pequeño, mucho mayor y se me cayó la idea. Yo tendría unos seis o siete años. Le di la mano, con la conciencia de quién era él. Pero la imagen que me había formado era tan distinta. Veía en él algo de ternura, aunque su obra no es nada tierna.

¿Cómo era la relación entre ambos compositores?

Decía que era el compositor del siglo XX. Pensaba que Picasso, con su ruptura, fue para las artes plásticas lo que Stravinsky fue para la música.

¿Qué lo llevó a la decisión de residir en Suiza?

Aurora vivía en Ginebra y creo que después del episodio de su ópera Bomarzo y la clausura del Instituto Di Tella -el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales que dirigió hasta 1970- por el gobierno de facto de Juan Carlos Onganía, prohibió que se interpretaran sus obras en el Teatro Colón, ya que ese era el lugar que lo había censurado.

¿Hubiera preferido morir en Buenos Aires? ¿Decidió morir en Ginebra?

Tenía ganas de volver a Buenos Aires seis meses al año. Ese era su deseo y creo que también porque había tenido a mi primer hijo, Julián, y esperaba a mi hija. Creo que sentía que se estaba perdiendo algo, pero no tuvo tiempo porque se enfermó y rápidamente murió de cáncer, en 1983.

El año pasado se cumplieron tres décadas de su fallecimiento, ¿cómo se tomó en Argentina?

Argentina es un país que no recuerda a sus artistas. Estoy tratando de que el Teatro Colón haga algo por mi padre en el centenario de su nacimiento, en 2016, pero es más fácil en cualquier otro lugar del mundo.

¿Por qué?

No sé. Existe un desamor, un desarraigo. Quizás porque se fue; porque no fue comprendido. Él amaba Argentina, pero eran dos constantes: la queja y la tristeza de que su país no le devolviera ese afecto.

¿Cómo evalúa la interpretación de la Sonata No. 1 ejecutada por Marcos Madrigal en el Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram?

No se podría haber elegido un mejor intérprete. Tiene una técnica impecable y una fuerza sonora que son extraordinarias. Pero también un gran lirismo al ejecutar las partes más románticas. Sentí una gran emoción al darle el premio, al decir unas sencillas palabras, pero sobre todo, al escucharlo.

¿Qué pensaría su padre de que su legado sea recordado con este concurso?

Creo que estaría muy contento. Si estuviera vivo, él sería quien estaría acá, siendo entrevistado.

El episodio de ´Bomarzo´: una ópera en disputa

En 1967 sucedió lo que Georgina Ginastera describe en el libro De padre a hija: Cartas de Alberto Ginastera a su hija Georgina, el “episodio de la ópera Bomarzo”: la prohibición mediante un decreto de representar la ópera de su padre, Alberto Ginastera, programada en el Teatro Colón, como estreno local durante el gobierno dictatorial de Juan Carlos Onganía.

El decreto se pronunció en “defensa de una indeclinable tutela de los intereses de la moral, frente a la referencia obsesiva al sexo, la violencia y la alucinación”. Un caso que para el compositor entrañó una ruptura irreconciliable.

“Además de ser un hombre religioso, le parecía increíble una censura por hablar de la bisexualidad, la magia y de todos los temas que trata Bomarzo. Creía que el arte y la religión eran dos cosas separadas para expresarse en un ámbito de la libertad”, dice Georgina Ginastera.

La censura se levantó en 1973, a fines del gobierno de Alejandro Lanusse, “donde hubo una apertura y una transición entre la dictadura de Onganía y la democracia. Él tendría más de 50 años y ya vivía en Ginebra”, agrega.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código