EXPLOTACIÓN SEXUAL DE MUJERES

En las entrañas de la red de trata

En algunas ocasiones, las víctimas tenían que trabajar desde las 10:00 de la mañana hasta las 10:00 de la noche, y en ocasiones hasta las 3:00 de la madrugada.

Desarman 15 bandas en el país

Temas:

La red explotaba a las chicas sexualmente. La red explotaba a las chicas sexualmente.
La red explotaba a las chicas sexualmente.

La oferta era atractiva. Salir de Venezuela, un país en crisis, donde el trabajo es cada vez más escaso. Por eso, cuando a A. G.* le ofrecieron viajar a Panamá para trabajar, no lo dudó un instante. Su amiga Kimara Consolación Chirinos le puso frente a sus ojos la oportunidad de su vida: le ayudaba a conseguir un trabajo en Panamá y se ofreció a hacerle un préstamo de $3 mil 800 para el boleto aéreo y sobrevivir por un tiempo.

El 23 de julio de 2015, A. G. llegó al aeropuerto Internacional de Tocumen con otras dos chicas de Venezuela, que también habían sido contactadas por Kimara.

Las recibió un brasileño de nombre Anderson Correa Do Santos, quien las llevó a una residencia con cuatro habitaciones ubicadas en la urbanización Dos Mares, en Betania. Una vez en la que sería su casa, advirtieron que las habitaciones estaban ocupadas por otras mujeres.

Al día siguiente, según lo contó A. G. ante la Fiscalía Especializada contra la Delincuencia Organizada, se enfrentaron al que sería su destino en Panamá. El brasileño las fue a buscar y las llevó a La Bocatoreña, un prostíbulo ubicado en el antiguo Terraplén, a pocos pasos del Casco Antiguo de la ciudad. Les dijo que para pagarle los $3 mil 800 que les había prestado tenían que tener sexo con hombres para así generar al menos $300 por día. Si no lo hacían sus familias en Venezuela pagarían las consecuencias.

Ese mismo día, su hasta entonces amiga Kimara Chirinos les quitó toda la ganancia que hicieron prestando servicios sexuales. Les arrebató los pasaportes y les dijo que si se portaban bien, nada les sucedería.

En esa situación se encontraba el resto de sus cuatro compañeras L. C., Y. V., D. I.* y J. S., quienes también habían llegado de la mano de Kimara y Anderson a ese lugar con el mismo ofrecimiento.

Habían caído en manos de una red de trata de personas que usaba a las chicas para la explotación sexual, donde se les hacía difícil escapar por los niveles de vigilancia que les tenían.

Los explotadores les informaron que una vez pagada la deuda de los $3 mil 800 podrían irse, pero esto no sería tan fácil, ya que, de acuerdo con el testimonio de una de las explotadas, por cliente atendido ellas solo recibían $10 dólares, por lo que se les hacía difícil pagar el monto. La deuda era casi infinita.

Según contó A. G. a los fiscales, la mayoría entró en un estado de depresión, lloraban todo el tiempo y maldecían el momento en que aceptaron la propuesta de Kimara de viajar a Panamá.

La casa de Dos Mares no era la única. La red de explotación sexual tenía otra vivienda en El Dorado, donde mantenía a otro grupo de mujeres para prostituirlas. Según el testimonio de A.G., algunas eran obligadas a acostarse con decenas de hombres todos los días, pero otras lo hacían por voluntad propia.

En una ocasión, después de varios días de haber sido obligada a prostituirse, A. G. y otras de las chicas simularon estar enfermas y se quedaron en la casa. Lograron evadir la vigilancia y se fugaron. De inmediato alertaron a la Policía, que les tomó declaración y, en conjunto con el Ministerio Público, comenzó las investigaciones.

El 1 de agosto de 2015, la Policía y la Fiscalía Especializada contra la Delincuencia Organizada inician labores de seguimiento y vigilancia de los sospechosos. Días después realizaron un allanamiento en las casas de Dos Mares y El Dorado. Fue así como capturaron a tres de los miembros de la red.

En las entrañas de la red de trata Expandir Imagen
En las entrañas de la red de trata

En la investigación hecha por la fiscalía, se detectó que la organización criminal también contactaba jóvenes en Colombia, a las que ofrecían el mismo paquete: dinero, pasajes y estadía por un mes.

Las declaraciones tomadas a varias de las víctimas dan cuenta de que en algunas ocasiones las mujeres tenían que trabajar desde las 10:00 de la mañana hasta las 10:00 de la noche. Algunas veces la jornada se extendía hasta las 3:00 de la madrugada.

La fiscalía también constató que las mujeres vivían en una situación de permanente tensión y que recibían amenazas a diario por parte de sus vigilantes.

Tras el proceso, el 10 de marzo de 2017 el Juzgado Noveno Penal aplicó penas de 15 años de prisión para la venezolana Kimara Chirinos y los brasileños Anderson Correa Do Santos y su cuñado Henrique Rodríguez Da Silva por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

Correa Do Santos, en su indagatoria ante la fiscalía, reconoció que él ofrecía un “paquete” de hospedaje, transporte (boleto aéreo) y alimentación a las jóvenes por $3 mil 800, pero desconocía qué trabajo venían a realizar, ya que ellas estaban bajo responsabilidad de Kimara, quien era la que tenía que devolverle a él el dinero que prestaba a las mujeres.

Negó ser jefe de la red de trata y dijo que él se dedicaba a un negocio de hostal en Panamá.

Kimara Chirinos también negó los cargos y dijo desconocer a las jóvenes que la acusaban.

Un reportero de este medio se desplazó hasta La Bocatoreña para que los administradores dieran su versión, pero dijeron que la persona que podía hablar hace varios días no va al local.

SE REQUIEREN ALBERGUES

Lola Barcala, de la Asociación X-Ella's, que lucha contra el tráfico y trata de personas en Panamá, recuerda que aunque Panamá cuenta con leyes y políticas públicas, estas no se están usando a favor de las víctimas. A la vez destacó que Panamá no cuenta con un centro o institución que brinde seguimiento de atención integral a las víctimas.

Detalló que esta asociación, entre 2016 y 2017, ha atendido a 62 personas que han caído en redes que trafican con humanos, y de estas solo tres víctimas regresaron a su país. Explicó que cuentan con un albergue con capacidad para 42 víctimas, a las que se les da seguimiento y atención sicológica.

*Iniciales del nombre de las víctimas.

Desarman 15 bandas en el país

Hoy, 30 de julio, se celebra el Día mundial contra la trata de personas, un delito tipificado en Panamá a través de la Ley 79 de 2011.

En su artículo 456A, esta norma establece que quien promueva, dirija, organice, financie, publicite, invite o gestione la trata de personas será sancionado con prisión de 15 a 20 años.

Durante los últimos cuatro años, las autoridades han desarticulado 15 bandas dedicadas a esta práctica ilegal en el país. Así lo informó a este diario el secretario general de la Comisión Nacional contra la Trata de Personas, Rodrigo García, quien indicó que en ese mismo periodo se ha rescatado a 150 víctimas de este delito.

Según García, la modalidad más recurrente en Panamá de trata de personas es la explotación sexual, seguida de la explotación laboral.
Cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) señalan que 12 millones de personas de todo el mundo son víctimas de trata cada año.

Según la Unodc, en América Central y el Caribe las modalidades de trata de personas más comunes son la explotación sexual (57%) y trabajo forzado (16%). Mientras que las otras modalidades ocupan el 27%.

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código