RELLENO SANITARIO

Los ´hijos´ de Patacón: de pepenadores a recicladores

Más de mil personas vivían de desechos que llegaban a cerro Patacón; en la actualidad, 300 de ellas se dedican al reciclaje en este lugar.

Sus vidas siempre han estado ligadas, de una forma u otra al relleno sanitario de cerro Patacón. Antes eran pepenadores; ahora son recicladores.

Es un grupo de 300 personas. Hace dos años, algunas de ellas, incluso, vivían dentro del sitio, sobreviviendo de la basura. En el año 2009, cuando se dio en concesión el vertedero, tuvieron que abandonarlo con la opción de quedarse en una galera a casi un kilómetro de allí.

La estructura fue habilitada por la empresa que administra Cerro Patacón, Urbalía S.A., con el fin de que esas personas continuaran ganándose la vida a través de la recolección de desperdicios, pero de una manera más ordenada. La opción que les dieron fue reciclar.

Muchos de ellos alcanzaron la madurez en el relleno sanitario y se autodenominan los “hijos del cerro”.

Uno de esos es José Mosquera, quien dice que creció en el cerro y siempre le ha ido bien. Es más, sustenta que sus hijos comen y estudian de lo que obtiene allí.

“Yo era uno de los fanáticos de estar en el cerro. Llegué al lugar antes de cumplir 20 años y ahora tengo 42. Tuvimos que salir del vertedero en 2009, pero la condición de hoy es mejor”, agregó Mosquera. Él se encarga de reciclar el papel que llevan los camiones recolectores desde la capital.

Este hombre, junto a otras 10 personas, aprovecharon que el papel es uno de los que más se recicla en el país y conformaron una cooperativa para venderlo a empresas que lo requiere.

La mayoría de estos personajes reside en el área de Guna Nega. Dicen vivir felices. Aunque lamentan haber presenciado la muerte de varios de sus amigos en el relleno sanitario.

Leonel Gómez es otro de los que ahora recicla, pero reconoce que lo que atravesaron antes de 2009 fueron momentos difíciles. “Allá arriba había droga, muerte y mucha perdición”, detalló Gómez, quien una vez vio cómo uno de sus compañeros fue arrollado por un camión que depositaba desechos en el área del vertedero.

“Algunos se dormían entre la basura. Otros levantaban casas de cartón e, incluso, familias completas pasaban en ese sitio”, contó Gómez, quien debe usar un carné para ingresar a la galera de segregación.

En la galera no solo trabajan hombres; también hay unas 40 mujeres. Todos los días, Bety de Asprilla recicla plásticos y latas, para obtener ingresos de entre $6 y $8 diarios. “Este es un trabajo que no me avergüenza, pero hay que hacer más en materia de reciclaje. Esperamos no nos saquen de aquí”, dijo la mujer, mientras esperaba uno de los camiones que ingresan a la galera.

Diariamente, estas personas son supervisadas por trabajadores sociales de la empresa Urbalia y de la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario.

Vielka de Pérez, trabajadora social de la empresa Urbalia, contó que antes de 2009 había mil 50 pepenadores –entre ellos 184 niños– en el relleno sanitario, pero solo 300 adultos decidieron acudir a la galera. “El resto tuvo que salir del cerro, ya que no podía seguir allí”, manifestó Pérez.

A la galera de segregación ingresa el 10% de los camiones que llegan al vertedero, unos 50 por día.

Clasificar la basura en casa, tarea por aprender

Desde la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD) admiten que en ningún relleno sanitario debe haber reciclaje, ya que este proceso debe llevarse a cabo en los hogares antes de que los desechos lleguen a los camiones recolectores de basura.

Ariadna Arroyo, de la dirección de Gestión Integral de Residuos y Relleno Sanitario de la AAUD, dijo que, aunque hay recicladores en cerro Patacón, eso no es lo más adecuado. “Lo ideal sería que salieran de allí, pero eso es un proceso largo sobre el cual nosotros no hemos tomado ningún tipo de decisión y la empresa Urbalia tampoco. Por el momento, estamos tratando de mejorar su situación”, agregó.

En cuanto a clasificar la basura, los administrativos del aseo concuerdan en que reciclar debe ser un reto de todos los residentes de la ciudad.

Lorenzo Tejeira, capacitador ambiental de esta institución, argumentó que se están centrando en la parte educativa y, por ello, están acudiendo a las escuelas para que los estudiantes sean los primeros en sensibilizarse. “A pesar de que en el país no hay cultura de reciclaje, pretendemos que todo ciudadano forme parte de este proceso. Ahora mismo hay un mercado cautivo, producto de la actividad del reciclaje, y esperamos que el ciudadano común, desde su propio hogar, entienda que debe separar algunos elementos que tienen cierta utilidad”, manifestó Tejeira. En esta autoridad consideran que el reciclaje, en algún momento, será incorporado en la ley con el fin de que todos los panameños reduzcan la cantidad de residuos.

Ohigginis Arcia Jaramillo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código