Resultados de la encuesta de propósitos múltiples de la contraloría

33 mil panameños saltan al vacío

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203cOOg7L.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203cOOg7L.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203cOOg7L.jpg

Desde que en agosto del año pasado Raquel renunció a a su puesto en una empresa publicitaria, aún no ha vuelto a ser contratada.

Ni su licenciatura en relaciones públicas ni el inglés que habla y escribe ni los dos diplomados que cursó le han ayudado a encontrar el empleo que desea.

El salario de mil 500 dólares mensuales al que aspira esta mujer de 35 años, soltera y sin hijos, ninguna compañía quiere pagárselo.

Ella forma parte de un grupo de mil 729 profesionales universitarios que entre agosto de 2012 y marzo de este año quedaron sin empleo.

Estas cifras son parte de la encuesta de propósitos múltiples, elaborada por la Contraloría General de la República y publicada hace dos semanas.

A pesar del sostenido crecimiento económico que experimenta el país, estos universitarios son parte de los 33 mil 104 panameños que dejaron de estar en la población ocupada y saltaron al vacío, quedándose sin ingresos (ver gráfica).

Los resultados de la medición revelan que en agosto de 2012 había un millón 621 personas ocupadas, y ahora la cantidad bajó a un millón 588 mil, o sea 2% en seis meses.

Dentro de los que ya no están ocupados, 10 mil 89 personas trabajaban como asalariadas y 23 mil 15 mil eran independientes.

Durante ese semestre, el Gobierno incorporó a la planilla a 4 mil 568 funcionarios.

Además, aumentó en 3 mil 92 la cantidad de panameños que ahora trabajan en organizaciones sin fines de lucro.

Sobre este último incremento, la catedrática en economía en la Universidad de Panamá Aracelly De León explicó que esta área de trabajo se ha convertido en “el sector informal de los profesionales”.

“Muchas de las personas que laboran en estas organizaciones son las que no tienen trabajo formal o han sido despedidas. En estos lugares no tienen un salario fijo y compiten por fondos para desarrollar proyectos”, señaló De León.

LOS JÓVENES

La población que dejó de estar ocupada en ese período son los jóvenes menores de 30 años, que, según el Tribunal Electoral, componen el 31% de los votantes de los comicios de 2014.

La encuesta también destaca que entre agosto y marzo, 19 mil 737 personas menores de 30 años dejaron de estar dentro de la población ocupada.

Sobre esta disminución, tanto el gobierno como los empresarios tienen sus opiniones.

El viceministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Darío Falcón, señala que en varias ferias de empleo impulsadas por la entidad en San Miguelito, encontraron a cientos de jóvenes que, sin tener competencias, solo quieren trabajar si ganan un salario de mil dólares.

“Parte del problema es cultural. Estamos tratando de cambiar la mentalidad de la mano del Ministerio de Educación y del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh)”, expresó Falcón.

Otra explicación para la caída de empleos en ese período es la reducción de los llamados “trabajos de temporada”.

Juan Antonio Ledezma, miembro de la comisión que trabaja en el nuevo salario mínimo por parte del Consejo Nacional de la Empresa Privada, indica que algunos de estos empleos son contratos temporales para vacaciones de verano, carnavales, Navidad y fiestas patrias.

“Hablamos de personas contratadas para envolver regalos, repartir publicidad y para turnos extras en almacenes”, afirma.

En tanto, el consultor de reinserción y autogestión sostenible René Quevedo manifiesta que este problema en los últimos seis meses equivale al promedio de creación de empleo juvenil de los últimos dos años y ocho meses.

“Jóvenes humildes con deficiencias educativas, hambre, y con familias que alimentar se nos están quedando e incursionando cada vez más en el delito. En los últimos cinco años, de acuerdo con cifras del Ministerio de Seguridad Pública, el pandillerismo se quintuplicó. En ese mismo tiempo creció en 40% la población penitenciaria”, advirtió.

SIN PREPARACIÓN

Cuando le mencionan el tema de la disminución de la población ocupada, Rafael Chavarría, secretario educativo de la Central de Trabajadores de la República de Panamá, culpa al Gobierno.

A su juicio, las instituciones se han olvidado de capacitar a los jóvenes en áreas técnicas.

“Ni el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano ni el Ministerio de Educación están haciendo su trabajo”, denuncia el dirigente obrero.

Otra de las entidades que también conoce de cerca esta situación es el departamento de Recursos Humanos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Fuentes de la institución confirmaron que este año, entre las personas que presentaron las pruebas para empleos técnicos, como soldadores o electricistas, menos del 20% aprobó el examen.

DE VUELTA AL MAR 

Al problema educativo se une la ausencia de programas que funcionen para reinsertar al campo laboral a las personas con antecedentes penales.

“No tenemos experiencias exitosas de reinserción laboral de antiguos delincuentes. Aún cuando pudiéramos rehabilitarlos, no hay dónde insertarlos laboralmente porque todo lo que podemos ofrecerles son “camarones”, expresa Quevedo.

Para intentar insertar a los jóvenes en el campo laboral, Orlando Allard, director de la Cámara Marítima de Panamá, sugiere “mirar de nuevo al mar”.

“Tal vez, como ha sucedido en Filipinas, proveedor de más del 25% de la fuerza laboral marítima mundial (más de 250 mil marineros filipinos trabajan a bordo de los más de 53 mil buques que componen la flota mercante global); los panameños debemos volver nuestra mirada hacia el mar, los puertos y la industria marítima, que es posible gracias a nuestra privilegiada posición geográfica”, sostiene.

Allard manifiesta estar consciente de que los empleos que podría ofrecer esta industria no son para todos los jóvenes.

“Si contemplamos la opción de trabajar a bordo de buques, es necesario saber y estar conscientes de que esta no es vida para todos. En lo que respecta a la industria de transporte marítimo, todavía hoy existe un gran déficit de marinos y oficiales.

Ante esta situación, las condiciones de empleo a bordo de buques cada vez son mejores y bien remuneradas”, señaló.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código