ABUSOS. EL DRAMA DE LOS NIÑOS QUE VIVEN EN CÁRCELES BOLIVIANAS.

Los prisioneros del horror

El caso de una niña de 12 años violada en un penal causó indignación y prendió las alarmas en torno a la crisis carcelaria en el país andino.
HACINAMIENTO. Reclusos de la cárcel de El Abra, en el departamento boliviano de Cochabamba, hacen una protesta. Los centros penitenciarios de Bolivia son los segundos más hacinados del continente, después de El Salvador. EFE/Archivo HACINAMIENTO. Reclusos de la cárcel de El Abra, en el departamento boliviano de Cochabamba, hacen una protesta. Los centros penitenciarios de Bolivia son los segundos más hacinados del continente, después de El Salvador. EFE/Archivo
HACINAMIENTO. Reclusos de la cárcel de El Abra, en el departamento boliviano de Cochabamba, hacen una protesta. Los centros penitenciarios de Bolivia son los segundos más hacinados del continente, después de El Salvador. EFE/Archivo

No han cometido delito alguno ni tienen edad para purgar una condena, pero les tocó vivir en las mismas condiciones que lo harían los infractores de la ley: encerrados en un penal.

Son los niños que conviven junto con violadores, asesinos, narcotraficantes y ladrones en las cárceles de Bolivia, y que acompañan a su padre (o madre) durante el tiempo de su reclusión, destaca la revista Datos en su edición digital.

Estos denominados “niños-presos” en los centros penitenciarios viven constantemente expuestos al abuso sexual.

Una realidad que ya ha quedado evidenciada después de que una niña de 12 años denunciara haber sido violada en repetidas ocasiones por su padre, un tío y el padrino durante cinco años en la cárcel de San Pedro de La Paz.

La noticia publicada el pasado 20 de junio en La Razón Digital y de la que se hicieron eco otros medios de comunicación, causó indignación dentro y fuera de su país.

Ramiro Llanos, director general de Régimen Penitenciario, dijo al citado diario que la muchachita, víctima de violación, tiene dos meses de embarazo y recibe ayuda psicológica.

El mismo mes, en el penal de Palmasola, en Santa Cruz, también se registró otra violación a una menor de edad, por lo que se prohibió la entrada de chicos, hijos de presos, a ese centro carcelario.

reacciones

Ambos casos prendieron las alarmas entre las autoridades.

El representante de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Bolivia, Denis Racicot, expresó que una de las características de las cárceles de ese país “es la presencia de niños, que es un hecho único en el mundo”.

“En la región, ninguna cárcel tiene niños en el interior. No deberíamos tenerlos en la cárcel, no es el medio idóneo y eso también en este momento es una reflexión que la sociedad tiene que hacer”, afirmó Racicot a EFE.

En tanto, el comandante general de la Policía, general Alberto Aracena, solicitó al director de Seguridad de la cárcel de San Pedro un informe detallado sobre el caso de la niña sexualmente ultrajada, para adoptar acciones inmediatas ante el peligro en el que viven los niños.

PRIMEROS DESALOJOS

El pasado miércoles, el 95% de los niños menores de 11 años que vivían en el penal, junto con sus padres encarcelados, abandonó el centro penitenciario –uno de los más hacinados del país–, mientras que el 5% restante no tiene familiares fuera de la cárcel en La Paz, por lo que el Servicio Departamental de Gestión Social de la gobernación local evalúa su traslado a un albergue estatal.

Aunque fuera de la cárcel, a estos niños les tomará tiempo recuperarse del horror que vivieron como “prisioneros”, sin ser culpables de las faltas cometidas por sus padres.

´Quiero tener mi propia celda´

En Bolivia, los niños suelen quedarse en los penales porque no tienen familiares o porque ambos padres están detenidos. Esta práctica ya ha dejado ver sus efectos. En una entrevista con autoridades que investigan su posible traslado a otros lugares, los chicos han dicho que cuando sean mayores quieren “tener su propia celda”, reseña EFE. “He visto que muchos niños, cuando se les pregunta qué quieren ser o qué quieres tener cuando seas grande, (responden) quiero tener mi propia celda. Entonces, ya se están generando aspectos negativos en la formación del niño”, manifestó el director de Régimen Penitenciario de la ciudad boliviana de Cochabamba, Dennis Mejía. Datos extraoficiales señalan que en todos los centros penitenciarios de Bolivia viven entre mil 500 y 2 mil menores de edad, de los cuales la mitad tiene menos de 11 años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código