vida cotidiana. CUANDO CAE EL TELÓN.

El ´show´ debe continuar

Al son del cepillo de abrillantar zapatos y de gritar los números de la lotería, dos famosos timbaleros se ganan la vida lejos de las luces que alumbraban el escenario.

Ser músico no es tarea fácil. Cuando se está arriba de una tarima y las penas se asoman a las ventanas de los ojos, hay que saber arrastrarlas, esconderlas, meterlas en un baúl para que no se lleven la alegría.

El sufrimiento debe ir por dentro, mientras que por fuera la sonrisa y la felicidad deben estar colgadas del rostro, como un antifaz permanente, pues el show debe continuar.

Guillermo Juárez y Camilo Hernández dan fe de esto. Ambos brillaron en diferentes conjuntos de música típica en la década de 1960 como timbaleros, y hoy día la vida los coloca en otros escenarios.

El primero limpia zapatos fuera de un local de diversión ubicado en Las Tablas, mientras que el segundo vende billetes de la Lotería Nacional en el parque de esa ciudad, capital de la provincia de Los Santos. Sin ocultar la nostalgia, como una cometa tirada al viento, desatan los recuerdos de aquellos días en que interpretar la música típica panameña era una pasión y no solo el modo de llevar el sustento a sus hogares.

Eran noches alegres, mágicas, en las que una buena saloma y el sonido del acordeón inundaban el jardín de baile en donde amenizaban, mientras que de vez en cuando una fanática les hacía un guiño de ojo y les regalaba una coqueta sonrisa.

Ellos, ajenos a la pasión que despertaban en algunos corazones femeninos, seguían aporreando el timbal, llevando el compás y tratando de no distraerse de su alegre trabajo.

VOCACIÓN Y DESTREZA

La destreza de Juárez quedó patentizada en el famoso repique que se escucha en el tema Mosaico de Carnaval que grabó con el músico Roberto Fito Espino, en la década de 1960.

Ahora, 40 años más tarde, cada vez que termina de lustrar un par de zapatos le anuncia al cliente que ha terminado, haciendo el famoso repique, aunque en vez de unos bolillos sus manos aprietan un cepillo de limpiar zapatos y su timbal es una caja de madera.

Recuerda que la primera vez que ejecutó un timbal fue con el conjunto del destacado violinista santeño Clímaco Batista, y luego lo haría en el desaparecido Jardín el Callejón, en la ciudad de Las Tablas, cuando a la edad de ocho años vendía chicles y tuvo el privilegio de tocar con Rogelio Gelo Córdoba, uno de los pioneros de la música típica panameña.

Tocar con Gelo Córdoba fue una casualidad, pues según cuenta, el timbalero titular se pasó de tragos y a él le tocó el privilegio de sustituirlo, por lo que esa noche se ganó tres dólares.

Por su parte, a Camilo Hernández, padre del fallecido pelotero Roberto Flaco Bala Hernández, lo llenan de satisfacción los recuerdos que de él mantienen quienes bailaron al son de su timbal.

Su trayectoria la empezó en la década de 1950 con el maestro del violín Clímaco Batista, y luego pasaría a los conjuntos de los acordeonistas Maximino Cedeño, Juan Antonio Jaén, Victorio Vergara, Roberto Fito Espino, y por 26 años con el conjunto de Ulpiano Vergara.

Y aunque hoy el escenario es distinto para Guillermo y Camilo, ambos saben que no deben detenerse en sus recuerdos, pues hay que seguir limpiando zapatos y vendiendo billetes.

Héroes anónimos de la música

Por norma, en la música típica panameña los nombres más famosos son los de los dueños de los conjuntos, acordeonistas en su mayoría, aunque detrás de ellos hay un personal que labora afanosamente para satisfacer a los bailadores.

Timbaleros, churuqueros, tumberos, guitarristas, bajistas y cantantes son vitales al momento de animar una festividad, por lo que tienen su puesto en la historia musical del país. Guillermo Juárez y Camilo Hernández son solo dos de las principales figuras que contribuyeron por más de cuatro décadas a marcar el compás de la música típica popular panameña.

Guillermo empezó cobrando tres dólares por noche, mientras que Camilo lo hizo por un dólar y 50 centésimos. Por ironías de la vida, actualmente realizan actividades diferentes a esa que los dio a conocer en los diferentes escenarios de diversión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código