[EXTRACTO]

Afganistán, 10 años de guerra

El error político fue devolver el gobierno a los antiguos muyahidines, a los señores de la guerra, personajes corruptos a los que la sociedad afgana detesta.

El círculo se ha cerrado: 10 años después del inicio de la guerra, de la operación Libertad Duradera, Afganistán regresa al punto de partida. Nada se ha movido; el tiempo es vertical, como en Srebrenica. Después 10 años de guerra, de miles de civiles y de soldados extranjeros muertos y heridos, los talibanes están cerca de regresar al poder. Miles de militares extranjeros se disponen a regresar a sus casas luego de una misión que nunca tuvo los objetivos claros.

Lejos queda la euforia desatada en Kabul a finales de 2001, tras la derrota de los talibanes. Las televisoras de EU, y las otras, filmaron a decenas de hombres rasurándose la barba y a algunas mujeres levantándose el burka. Parecía un estallido de libertad, pero fue solo una ilusión, un golpe teatral, propaganda. Operación Libertad Duradera era la respuesta de EU a los atentados de Nueva York, Washington y Pennsylvania el 11 de septiembre de 2001. La administración de George W. Bush lanzó una guerra para detener o matar a Osama bin Laden y otros jefes de Al Qaeda.

Bush respondió con la invasión de dos países a un acto terrorista. El vicepresidente actual de EU, Joe Biden, cree que fue una equivocación, y que la muerte en mayo de bin Laden en su refugio de Pakistán prueba que el camino era otro.

En la campaña de preparación de la opinión pública antes de lanzar el ataque sobre los talibanes, tuvo más impacto el bombardeo de los budas de Bamiyán que el maltrato de la mujer, condenada a no estudiar, a no trabajar, a no salir de casa sin escolta y sin permiso del marido. Diez años después no hemos salido de ese esquema, de confundir lo importante de lo accesorio. La misión tuvo algunos éxitos hasta 2007: se construyeron carreteras, hospitales y escuelas, se llegó hasta las personas que se pretendía ayudar, sobre todo en las zonas rurales. Había un proyecto de construir un país, de sentar las bases de una futura paz. Afganistán era un país destruido por 20 años de guerras: la que libraron los soviéticos contra los muyahidines para imponer un régimen comunista. Esos muyahidines causaron más destrucción que soviéticos y talibanes juntos.

El error original fue militar y político. El error militar fue invadir Irak en marzo de 2003. El general Tommy Franks, encargado de dirigir ambas operaciones, blasfemó cuando recibió la orden de derrocar a Sadam Hussein. Dos guerras simultáneas condujeron a la catástrofe en ambas, ahora parcialmente enmendada en Irak, y a un déficit trillonario en EU. Irak distrajo de Afganistán los recursos militares, el dinero y la atención necesarias para asentar la paz, terminar de derrotar a los talibanes y construir un Estado. El error político fue devolver el gobierno a los antiguos muyahidines, a los señores de la guerra, muchos con las manos manchadas de sangre, personajes corruptos, narcotraficantes a los que la sociedad afgana detesta.

En 2007, los talibanes se aprovecharon de la situación de vacío político, de la idea de que todo estaba ganado y fluía sin ayuda, y tomaron la iniciativa militar. Desde entonces no han dejado de ganar terreno. Los últimos ataques dentro de la llamada Zona Verde de Kabul, y sobre todo el asesinato del expresidente Burhanddin Rabbabi, demuestran que los talibanes y sus aliados de la red Haqqani están dentro de Kabul con sus quintacolumnistas, y que el gobierno de Hamid Karzai no resistirá ni un día sin el paraguas de las tropas extranjeras.

Aquellas barbas rasuradas, aquellos burkas levantados de 2001 eran una ficción, pero con el tiempo fueron algo mucho más importante: la escenificación de una línea política, dedicada a crear la ilusión de la democratización de un país en el que el 84% de las mujeres son analfabetas. Esas mujeres maltratadas por los talibanes y maltratadas por el gobierno financiado por EU y sus aliados son el símbolo de un fracaso y las principales víctimas si todo se desmorona, como en Hanoi. La historia nunca se repite, pero a veces se parece demasiado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código