[CENSURA]

Desafío democrático en China

Las protestas prodemocráticas en Hong Kong han ido acompañadas de una nueva oleada de censura en las redes sociales en China con el objetivo de que las imágenes de las multitudinarias manifestaciones no lleguen a los cientos de millones de internautas chinos.

Desde el domingo por la noche, coincidiendo con el uso de gas lacrimógeno y gas pimienta contra los manifestantes, la red social Instagram –plataforma para compartir fotos y videos– ha dejado de funcionar dentro del territorio chino, como ya pasó con otras redes sociales occidentales como Twitter, Facebook o YouTube en momentos de conflicto. Desde entonces, ninguna de estas tres ha sido nuevamente accesible desde China si no se usan los sistemas que permiten sortear la llamada “gran muralla cibernética”.

En la principal red social china, Weibo –equivalente a Twitter y con más de 500 millones de usuarios registrados– también se han silenciado artículos y comentarios que hacían referencia a las protestas. Al buscar la etiqueta Hong Kong, que fue uno de los temas más hablados hasta que lo retiraron el lunes, o bien se encuentran artículos contra el movimiento o resultados irrelevantes. Para las etiquetas #OccupyCentral o #UmbrellaRevolution la plataforma no ofrece ningún resultado, aunque esta última sí había estado disponible hasta la tarde del martes. Después apareció un mensaje que empieza a ser habitual: “De acuerdo con las leyes, regulaciones y políticas, no se muestran los resultados de la búsqueda”.

Curiosamente, la censura sí sigue permitiendo las quejas de cientos de usuarios por el bloqueo de Instagram.

Un estudio de la Universidad de Hong Kong que sigue el volumen de mensajes borrados en Weibo muestra que la censura china ha llegado a niveles récord en los últimos días. Si durante la semana pasada se eliminaron 32 mensajes por cada 10 mil publicados, la cifra se quintuplicó a partir del domingo hasta los 152.

La censura y la saturación de las redes han llevado a los manifestantes a buscar una alternativa. Y la han encontrado: se trata de FireChat, una aplicación que permite comunicarse sin necesidad de conexión a internet, ya que utiliza la radio y el sistema Bluetooth del teléfono para conectar con otros cercanos.

Según France Presse, en un día la plataforma ha registrado más de 100 mil descargas en Hong Kong.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código