[CRISIS EN ESPAÑA]

´Escrache´

El estado de derecho no lo han roto los que protestan, sino un gobierno que no ha cumplido sus promesas electorales y que ha destrozado los derechos de los trabajadores.

Los diputados del Partido Popular (PP), víctimas de esta nueva moda de protesta llamada “escrache”, claman al cielo escandalizados y asustados. Eso de que un grupo de personas unidas bajo unas siglas –de momento es la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), pero adoptarán el sistema otros colectivos, sin duda– escoja su vivienda o los aborde en plena calle para expresar su malestar, los ha pillado con el pie cambiado y no saben cómo responder. Solo aciertan a preguntarse quién está detrás de barbaridad semejante (señalan a la oposición, a la extrema izquierda y hasta a ETA) e incluso hacen un paralelismo con el método nazi de señalar las casas de los judíos.

Yo, la verdad, no sé quién está detrás ni si hay alguien detrás. Supongo que recibirán ayuda y apoyo de quienes simpaticen con su causa e incluso de políticos que, por las razones que sean, les conviene este acoso a los parlamentarios del partido del gobierno. Hace rato que perdimos la inocencia, y no está el panorama para creer ni en pajaritos preñados ni en movimientos inmaculadamente puros, porque igual que siempre supimos que los abucheos a Zapatero en el día de la fiesta nacional no eran espontáneos sino organizados por el PP, es justo suponer ahora que la plataforma en contra de los desahucios tenga sus contrafuertes. Lo que es indudable, sin embargo, es que el motivo de la protesta, el origen, es genuino y cargado de razón. Se puede resumir en pocas líneas, tal como lo entendemos los ciudadanos comunes, sin necesidad de echar mano de términos financieros o jurídicos: hipotecas con cláusulas abusivas o engañosas; familias que confiaron en los bancos y no estudiaron la letra pequeña; una tasa de desempleo que sobrepasa los cinco millones de parados (en muchos núcleos familiares no trabaja ninguno de los miembros adultos); su consiguiente retraso en el pago de la hipoteca; orden de desahucio y lentitud del gobierno (con mayoría absoluta en el Parlamento) para legislar sobre la materia con leyes más flexibles y acordes con la crisis que se vive. La dación en pago, objetivo importante de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas está descartada por el momento. A la última el gobierno se conduce de acuerdo con lo que a los bancos les conviene y no con lo que conviene a los morosos, que lo son en su mayoría por causas mayores y no porque sean malapagas.

Que resulte aceptable o recomendable el escrache como método de protesta es otro cantar. Da miedo pensar que la presión de la calle se traslade a particulares con nombre y apellido. Aunque de momento son acciones pacíficas, el acoso puede irse de las manos y ocurrir alguna desgracia. Los diputados claman al cielo, escandalizados y asustados, porque ven en peligro la paz y tranquilidad de sus hijos y la seguridad de sus propiedades. Es chocante, sin embargo, que no hayan tenido en cuenta la paz, la tranquilidad y la seguridad de tantas familias que han visto mermar sus ingresos con recortes en el salario y en las ayudas sociales y con los despidos que ha traído la nueva ley laboral. Lo suyo ha sido otro tipo de acoso, un llamado violento a la puerta de los españoles para decirles que no les importa su situación y que los problemas de cualquier institución bancaria son más importantes que los suyos.

Fiel creyente de un utópico estado de derecho, releo el párrafo anterior e incluso a mí, que lo he escrito, me suena demagógico. Ocurre, sin embargo, que el estado de derecho no lo han roto los que protestan, sino un gobierno que no ha cumplido sus promesas electorales y que ha destrozado los derechos de los trabajadores. Como bien señalaba un entrevistado, miembro de la PAH, no podemos esperar a otras elecciones (faltan aún tres años para las próximas) para mostrar nuestro descontento en las urnas. Hay asuntos urgentes que resolver. Mal, muy mal estamos, cuando las actividades demagógicas nos parecen comprensibles ante tanto atropello.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código