[DILEMA]

Maquiavelo y el uso de la fuerza

Con el baile diplomático en torno a Siria, el maquiavelismo vuelve a la primera fila porque no hay ninguna decisión tan importante para un príncipe como el uso de la fuerza armada.

Hace ahora exactamente 500 años, un diplomático florentino que se había visto obligado a exiliarse en su hacienda toscana de San Casciano in Val di Pesa apartó unos cuantos proyectos que tenía entre manos para tratar de ganarse el favor de Lorenzo el Magnífico con un pequeño tratado con consejos para mantener el poder. Tuvo escaso éxito con los Médicis –dicen que Lorenzo, cuando recibió la obra, apenas le dedicó unos segundos antes de centrarse en unos perros de caza que le ofrecieron en la misma audiencia–, pero su libro se convirtió en el más influyente, leído y analizado tratado de ciencia política. Uno de los temas centrales de El Príncipe de Maquiavelo es la relación de los gobernantes con el uso de la fuerza, sus ventajas e inconvenientes. Ahora, con el baile diplomático en torno a Siria, el maquiavelismo vuelve a la primera fila porque no hay ninguna decisión tan importante para un príncipe como el uso de la fuerza armada.

Otro libro, también influyente (aunque mucho menos, claro), galardonado con el Pulitzer en 2002, cuando el mundo debatía la invasión de Irak, también resulta muy útil para tratar de entender lo que ha ocurrido estos días. Se trata de A problem from hell. America and the age of the genocide (Un problema infernal: América en la era del genocidio) y su autora es Samantha Power, que entonces era una profesora de Harvard y ahora es la embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, uno de los cargos más importantes de la diplomacia estadounidense. La conclusión de este muy documentado ensayo, que repasa la relación de la superpotencia con los horrores del siglo XX incluso antes de que Raphael Lemkin acuñase el concepto de genocidio (una mezcla de la palabra griega genos, raza, y la latina cide, asesinato), es que Estados Unidos nunca ha actuado en política exterior por problemas humanitarios sino por intereses propios (puro Maquiavelo, vamos). Power recuerda una frase del expresidente George H. Bush cuando empezó la guerra de Bosnia: “Estados Unidos no tiene ningún perro en esa pelea”.

Tras años de horrores sin nombre en la ex Yugoslavia –como ha ocurrido en Siria–, una salvajada excepcional –Srebrenica, el mayor crimen de guerra cometido en Europa desde el estalinismo– desencadenó una acción militar de Occidente, con la oposición de Rusia, que desembocó al final en un proceso de paz patrocinado por Washington (¿cómo en Siria?). Cuatro años después, Milosevic desencadenó una oleada de limpieza étnica en Kosovo, en un claro desafío a Occidente. Un gran debate estalló en el seno de la Administración Clinton: ¿Qué hacer? “Más allá del sufrimiento de los albaneses, la amenaza a la credibilidad estadounidense era un factor crucial para convencer a Clinton para actuar”, escribe Power, quien recuerda una declaración del propio Presidente: “Le he dado muchas vueltas a este asunto. Estoy convencido de que los peligros de no actuar son inferiores a los de actuar, peligros para personas indefensas pero también para nuestros intereses nacionales”. Son frases que se podían haber pronunciado en esta crisis (de hecho, Kerry dijo el viernes algo muy parecido), como también una famosa cita de El Príncipe: “Nada causa tanto la estima de un príncipe como las grandes empresas y dar particular ejemplo de sí mismo”. Una vez trazada la línea roja, Obama no tenía otra opción.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código