[RECUPERAR LA TOLERANCIA]

Reflejos y reflexiones de ausencia

Este domingo, durante la ceremonia de conmemoración del 9/11, además de reflexionar sobre los ausentes, la nación entera debería esforzarse por recuperar la tolerancia.

Este 11 de septiembre, en Estados Unidos se conmemora el décimo aniversario de los atentados terroristas en Nueva York, Washington D.C. y Shanksville, Pennsylvania. La ceremonia principal será en el monumento construido por los arquitectos Michael Arad y Peter Walker, llamado Reflecting Absence o Reflejos de ausencia. Un conjunto monumental que consta de un pequeño bosque de robles que custodian dos fuentes invertidas localizadas en los vacíos creados por las siniestradas Torres Gemelas y cuyas cascadas descienden nueve metros con un velo de vida sobre los nombres de las 2 mil 982 personas que perecieron ese día.

La serena sobriedad del monumento invita a la introspección pero, al mismo tiempo, nos recuerda que quienes perpetraron el horrendo crimen eran fanáticos intolerantes convencidos de la justeza de una misión “teocráticamente santificada para el asesinato masivo”, como magistralmente la ha descrito Simon Schama.

El 11 de septiembre no cambió el mundo como en un principio se pronosticó, pero sí tuvo repercusiones en Estados Unidos y en el resto del mundo. Las invasiones a Irak y Afganistán derribaron el mito de la supremacía militar estadounidense y hoy continúan evidenciando su incapacidad para restablecer el orden político, económico y social en ambos países.

Tampoco se materializó la descabellada idea de los neoconservadores que proclamaron que la democratización de los países se logra a cañonazo limpio. Irónicamente, el ímpetu de cambio en Túnez, Egipto, Siria y Yemen que hoy estamos viendo ha venido desde dentro y, salvo en el caso de Libia, con escasa o nula intervención de los países de Occidente.

El concepto de la guerra preventiva promulgado por George W. Bush, con o sin la participación de otros países, se enfangó en Irak y su desprestigio manchó la imagen del país. Al igual que el “derecho” que Bush se asignó de arrestar a cualquier persona en cualquier lugar del mundo bajo la sospecha, fundada o infundada, de que se trataba de un enemigo combatiente; de torturar a los prisioneros y de mantenerlos bajo custodia militar sin derecho a un juicio en un tribunal de justicia.

Tras 10 años de los terribles atentados, los norteamericanos se niegan a emprender nuevas guerras para salvar al mundo. Por el contrario, hoy la inmensa mayoría de los estadounidenses lo que quiere es que se apresure la retirada de las tropas de Irak y de Afganistán.

Pero donde la huella de la tragedia del 11 de septiembre se ha sentido con mayor fuerza es en Estados Unidos. Los atentados han puesto en crisis el principio de tolerancia que tanto celebraran los autores de la Constitución, sobre todo en lo referente a la imagen del islam y de los musulmanes.

También se ha avivado el nacionalismo, el “excepcionalismo” y el sentimiento xenofóbico que propician políticos, académicos y activistas que acusan a los musulmanes y a los inmigrantes latinoamericanos de ser una amenaza a la cultura y el estilo de vida americano, y promueven así la persecución de quienes, por el color de su piel, “parecen” ser radicales islamistas o indocumentados. Este domingo, mientras respetuosamente observamos la ceremonia de la conmemoración, no olvidemos que los Reflejos de Ausencia son también “Reflexiones sobre la Ausencia”. Y que las atrocidades del 11 de septiembre cometidas en nombre del islam ya empiezan a tener consecuencias en el mundo musulmán. Desde Londres, por ejemplo, Ziauddin Sardar ha escrito que dentro de la comunidad musulmana ya empiezan a cuestionarse qué sentido tiene la Sharia en el siglo XXI y se discute sobre la deseabilidad del Estado teocrático islámico. Además, según Europol, el número de ataques terroristas bajó de 498 en 2006 a 249 en 2010 y solo tres fueron obra de radicales islamistas. El 80% los cometieron rebeldes separatistas.

A los estadounidenses les corresponde hacer una reflexión rigurosa, no solo sobre aquellos a quienes la intolerancia sacrificó, sino sobre los excesos que se cometieron en nombre de la justicia, y hacer todo su esfuerzo por recuperar la tolerancia y el respeto a las leyes que engrandecieron a esta nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código