[CRISIS]

Verano

Los recortes en el presupuesto de Televisión Española han obligado al ente público a recurrir a programas viejos para llenar la parrilla de verano y a suspender la producción de series.

Había dejado la televisión puesta después de las noticias, pero no estaba ya en la sala, por lo que no había visto el anuncio del programa que daban en ese momento. La sintonía y la voz del narrador, sin embargo, me sumergieron en los años 1970 y en la España que entonces se balanceaba entre una dictadura que agonizaba y un futuro harto incierto. También me sumergí en el recuerdo de una generación que, sin saber lo que nos depararía la vida, estrenaba profesión y familia con los ideales de un mundo nuevo aún intactos y la esperanza abierta de par en par. Me miré por instinto las manos arrugadas y no reconocí las que entonces tenía. Esto bastó para volver a la realidad, a julio de 2012.

¿Qué hacía aquel programa en antena? Se trataba de El hombre y la tierra, que encarriló con eficacia a los españoles por el camino de la ecología y el respeto a los animales. Su presentador, Félix Rodríguez de la Fuente, cuya voz había hecho en mí el mismo efecto que la magdalena en el paladar de Proust, murió hace más de 30 años en Alaska mientras rodaba, y resucitarlo (el programa, como supe más tarde, se emitirá a diario) es una vuelta al pasado por muy didáctico que sea. Ni los tiempos son los mismos ni los niños y jóvenes son tan inocentes como los de entonces. Respecto a los mayores, confieso que no he soportado ningún capítulo entero. Las cosas que nos marcan tienen su fecha y su lugar. La nostalgia no es buena para corazones arrítmicos.

Los recortes en el presupuesto de Televisión Española han obligado al ente público a recurrir a programas viejos para llenar la parrilla de verano y a suspender la producción de series propias y de estreno. La caída de la audiencia va en picado, porque aparte del amigo Félix, nos deleitan con la reposición de Ana y los siete, el mismo concepto pero a la española de la mítica Sonrisas y lágrimas, aunque baste decir que Ana Obregón, la actriz protagonista, no es Julie Andrews. La serie más anacrónica, no obstante, es Curro Jiménez, también de los años 1970, no por su calidad, que es buena y con actores de primera, sino porque los bandoleros que luchaban por los pobres en desmedro de los poderosos, tipo Robin Hood, han sido sustituidos a día de hoy por los banqueros tipo Rodrigo Rato, de Bankia y compañía, que despluman a los incautos que les confiaron sus ahorros a favor propio y de los más ricos.

Para compensar, hay todavía en España actividades culturales de todo tipo que nos hacen olvidar la crisis, una crisis que la mayoría de nosotros no entiende en profundidad ni aunque recurramos a aquello que nos enseñaron en clase de historia de los ciclos económicos.

El septuagésimo quinto aniversario de la muerte de Miguel de Unamuno, por ejemplo, se conmemora en Salamanca, de cuya universidad fue catedrático y rector, con actos que incluyen conferencias, coloquios, exposiciones y, ahora en verano, aprovechando el buen tiempo, con obras de teatro al aire libre y representaciones callejeras.

El sábado pasado, el espíritu de Unamuno, encarnado en su nieto Pablo, de aceptable parecido físico con su abuelo, paseaba por las calles de la ciudad con el espíritu de Beatriz Galindo, conocida como la Latina (interpretada por Elena Román), mientras dialogaban de la vida, de la muerte, de lo humano y de lo divino. Dos épocas distintas, a caballo entre los siglos XV y XVI la humanista, entre el XIX y el XX don Miguel, unidos por el amor irremediable al pensamiento y la cultura y unidos también, y valga la contradicción, por la discrepancia sobre temas tan polémicos como el papel secular de la Iglesia en la universidad española.

Nada de lo que se dijeron los espíritus era nuevo para el público que paseaba con ellos por las calles salmantinas. Por algo habíamos acudido al llamado. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con los rancios programas televisivos, todo tenía la frescura de lo que no muere ni envejece, de lo que se sabe y se quiere oír de nuevo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código