[LATINOAMÉRICA]

Vientos electorales

Las elecciones cumplen esa función extra de distracción y de generar expectativas y esperanzas, pero que se acaba cuando asume el gobierno elegido.

Comenzó octubre, un mes agitado por vientos electorales. En estos días en Brasil (5), Bolivia (12) y Uruguay (26) serán juzgados sus respectivos gobiernos. En los dos primeros, los actuales presidentes Dilma Rousseff y Evo Morales van por la reelección, y en Uruguay la gobernante coalición de izquierdas Frente Amplio recurre y confía en que el expresidente Tabaré Vázquez nuevamente vencerá a los partidos históricos, Blanco y Colorado, como lo hizo hace 10 años.

Las campañas son virulentas y las acusaciones van y vienen. El tema corrupción es central entre los brasileños; en Bolivia los abusos de poder y utilización de la maquinaria y recursos del Estado a favor del oficialismo es, sin duda, lo que más empaña un debate en el que el “machismo” también reclama un espacio; y en Uruguay, en una confrontación salpicada por denuncias e investigaciones de actos de corrupción, el tema principal de divergencia ha pasado a ser la acogida de “seis islamitas presos de Guantánamo”, resuelta, pero aún no concretada por el presidente José Mujica, quien ha agudizado su peculiar lenguaje y al tiempo de acusar a la oposición de “alma podrida”, exige que “no le rompan más las pelotas” con ese asunto.

Los mercados tiemblan porque, como es sabido, el capital es cuidadoso, cobarde e huidizo y le gusta que le adulen y lo contemplen, conducta a la que los gobiernos, sean del signo que sean y necesitados de inversiones, son muy propensos.

Pero si bien las campañas son virulentas, lo son solo verbalmente. Y eso es destacable y positivo.

En alguna forma las elecciones –tan contaminadas en la región por los ataques de los mandamases a la libertad de expresión y a los opositores– operan como un elemento de desahogo, de alivio o de esperanza, que frena manifestaciones más violentas de protesta, rechazo, inconformismo y reclamo de cambios que en casos dan pie a utopías alimentadas por oportunistas demagogos.

Las elecciones constituyen una especie de tregua, pero que se acaba cuando asume el gobierno elegido

El caso de Brasil es el más elocuente y parecería que los mercados tienen sus razones para estar agitados. Dilma ganó, pero irá a una segunda vuelta –tal como pronosticaron las encuestas– y tendrá que encarar un fuerte ajuste económico que afectará, entre otras cosas, a subsidios y regalías a la población con las que el Partido de los Trabajadores (PT) ha logrado una buena base electoral y parar en algo la protesta. Si lo hace, recrudecerá la movilización y el reclamo social que las elecciones han sofrenado un poco. Si no lo hace, la economía brasileña seguirá en baja y a muy corto plazo la agitación será en los mercados y en el campo social, a la vez. En concreto, la interrogante principal no es sobre quién ganará, sino sobre lo que viene después.

Mientras tanto, las elecciones cumplen esa función extra de distracción y de generar expectativas y esperanzas. ¿Cuánto desearían los argentinos tener elecciones en estos días, en que los mercados están tan agitados y el dólar se dispara sin riendas ni frenos? Y no es que quieran un golpe de Estado –que así siempre es peor el remedio que la enfermedad– ni que haya una conspiración de la derecha, la burguesía y el imperialismo yanqui, como dice la presidenta Cristina Kirchner recurriendo al clásico recetario progresista, populista y bolivariano. Lo que pasa es que a la gente le asusta todo lo que todavía pueda hacer este gobierno, que cree que la economía se arregla con voluntarismo y a las patadas, y que a la oposición y las ideas disidentes se le responde con insultos y persecución.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código