[SOCIEDADES EN CRISIS]

El alza del precio de los alimentos, como multiplicador del hambre

El incremento en el costo de la canasta alimentaria es un fenómeno de severas consecuencias. Los gobiernos y la comunidad internacional deben atenderlo prioritariamente.

La comunidad internacional ha visto con preocupación el alza escalada en el precio de los alimentos y mayor volatilidad de precios en esos mercados a partir de 2007. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) mide los cambios en dicho costo a través de su índice de los precios de los alimentos. Este índice es una medida de la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos básicos.

Entre 2007 y 2012, el índice de precios de alimentos de la FAO aumentó más de 75 puntos lo que representa un aumento de más del 50% en comparación con los niveles de 2007. Esto significa que para millones de familias poner comida sobre la mesa todos los días se ha convertido en una lucha cuesta arriba. En la inmensa mayoría de los casos, el ingreso personal no ha crecido de manera correspondiente, lo que implica un golpe significativo a la economía y el bienestar familiar.

Aunque en el segundo semestre de 2011, los precios mundiales registraron un descenso y en enero de 2012 el índice era 4.5% menor que un año antes, existe la posibilidad de que la tendencia alcista se mantenga. “La crisis de los alimentos no está superada”, sostuvo en la más reciente cumbre del G-20 (noviembre de 2011) el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, instando a los países miembros a dar prioridad al tema. “Los precios continúan inestables”, agregó “y millones de personas siguen sufriendo alrededor del mundo”.

Los efectos del alza sobre las personas de escasos recursos son devastadores. El informe sobre el Estado de la Inseguridad Alimentaria de 2011 demuestra cómo los consumidores pobres, especialmente los agricultores de subsistencia y muchas personas en países pequeños, dependientes de las importaciones, han sufrido las principales consecuencias del aumento.

En circunstancias normales, un hogar pobre puede destinar a la adquisición de alimentos entre el 60% y el 80% de su ingreso. Un alza pronunciada en el precio de los alimentos, como la que hemos experimentado en años recientes, desarticula la ya precaria economía de estos hogares.

Los pobres suelen enfrentar el incremento absteniéndose de realizar inversiones en salud, vivienda, educación u otros renglones básicos, reduciendo el número de sus comidas diarias o adquiriendo alimentos más baratos, pero con menor contenido de nutrientes, lo cual afecta su estado nutricional. El resultado entre estos grupos vulnerables es mayor pobreza y desnutrición.

El impacto en las niñas y niños, cuyo desarrollo físico y cognitivo depende primordialmente de la cantidad y calidad de los alimentos que ingieren desde la gestación, es especialmente preocupante, y en respuesta a este problema El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) esta ayudando a los países a enfrentar el alza y asegurar un suministro estable de alimentos a las poblaciones vulnerables mediante cinco acciones principales. En primera instancia, promueve la creación de sistemas de reservas alimentarias de emergencia, blindadas contra el aumento en los costos de los productos esenciales.

Apoyar el robustecimiento de las redes de protección social –tales como los programas de nutrición materno-infantil, alimentación escolar y empleos por efectivo o alimentos– es un segundo objetivo. En vista de que cerca del 80% de la población mundial carece de protecciones efectivas contra las fluctuaciones de precios que merman sus condiciones básicas de vida, fortalecer los sistemas de protección social es una meta fundamental.

El apoyo a la pequeña agricultura y a las mujeres agricultoras, la eliminación de restricciones a la exportación de alimentos con fines humanitarios y el establecimiento de un mecanismo multilateral para mejorar el análisis de los precios, la producción y los inventarios de alimentos, son otros elementos de la respuesta del PMA a los aumentos señalados.

El incremento en el costo de la canasta alimentaria es un fenómeno de severas consecuencias. Los gobiernos y la comunidad internacional deben atenderlo prioritariamente, a fin de prevenir situaciones críticas con efectos fulminantes para los sectores marginados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código