[EL HURACÁN MARÍA]

El destino de Puerto Rico

La devastación causada por los huracanes ha sido extremadamente perjudicial para Puerto Rico, y ha llegado el momento de decidir el futuro de la isla.

Temas:

El destino de Puerto Rico El destino de Puerto Rico
El destino de Puerto Rico

La devastación es absoluta. El gobierno federal declaró a Puerto Rico zona de desastre total. Lo es con creces. Antes del ciclón la deuda puertorriqueña bordeaba los 120,000 millones de dólares. Tras el paso de este monstruo, la destrucción causada tal vez triplique esos costos. Solamente rehacer las infraestructuras eléctricas y viarias está mucho más allá de las fuerzas económicas isleñas.

El presidente Donald Trump prestará todo su apoyo. Ese es un buen síntoma. El Congreso, bajo cuya responsabilidad recaen los asuntos de la Isla del Encanto, seguramente responderá con largueza a los pedidos de ese territorio.

Esa es la clave. En 1917, cuando mandaba Woodrow Wilson y en la isla vivían más o menos 1,250,000 personas, el Congreso aprobó lo que se conoce como Ley Jones o Acta de Puerto Rico. Si no se hubiera promulgado, Washington hoy hubiera podido otorgarles la independencia unilateralmente a los puertorriqueños, como hicieron con los filipinos en 1946. La Ley Jones le concede a los puertorriqueños toda la protección legal con que la Constitución norteamericana ampara a los suyos, y, naturalmente, las limitaciones que impone a los estados de la Unión.

EU no declaró a Puerto Rico un estado, como luego hiciera con Hawái en 1959, porque –sospecho- tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico prevalecía cierta indefinición con relación a la identidad de los habitantes de la isla.

Probablemente, esta enorme catástrofe que le ha traído el huracán María a Puerto Rico contribuya a corregir ese desencuentro identitario que es, fundamentalmente, una cuestión de percepciones subjetivas. Los casi cinco millones de puertorriqueños avecindados en EU continúan clasificándose así en el censo americano, pese a que la mayoría ha nacido en EU, algo que no sucede con otras etnias como los italianos, los irlandeses o los polacos.

Puerto Rico necesita la ayuda masiva que Estados Unidos les brinda a los 50 estados regulares que conforman la Unión y no solo la que les ofrecerá a los ciudadanos nacidos en un territorio controlado por el Congreso, por muy generoso que este sea. Con toda probabilidad, dentro de la isla aumentará sustancialmente el número de personas que se decantan por la estadidad, es decir, por convertirse en el estado número 51 de la Unión.

La creación del país como una suma de los 13 territorios originales fue el resultado del miedo al poderío de Gran Bretaña, aunque cada una de las porciones se dedicó a salvaguardar sus prerrogativas soberanas en la Constitución de 1787. Crearon una república de estados confederados en la que Puerto Rico cabe perfectamente.

La posterior adquisición sin grandes dificultades de Lousiana, Alaska y algunos de los estados del oeste fue la consecuencia del interés de sus habitantes en ampararse con los dones de la estadidad, sumado al interés de Washington de ampliar sus márgenes para proteger mejor las fronteras y enriquecer al país. Exactamente como sucedió con la incorporación de la República de Texas, frente a la cual, por cierto, hubo una gran resistencia.

A los puertorriqueños, sin duda, les conviene abandonar la indefinición de ser un Estado Libre Asociado y transformarse en un estado más de la Unión, con sus dos senadores y siete u ocho congresistas que defenderían sus intereses en un Congreso muy dividido en el que ellos pueden inclinar la balanza.

Pero, ¿qué le conviene a Estados Unidos? Sin duda, lo mismo. ¿Por qué? Porque si los puertorriqueños no logran rehacer sus vidas en la isla, emigrarán masivamente a Estados Unidos. De los tres y medio millones que hay en Borinquen, dos comprarán sus boletos y se largarán a Estados Unidos, y serán los dos millones mejor educados y productivos.

De nada vale lamentarse ahora de la guerra hispanoamericana de 1898 o de la Ley Jones de 1917. Los países deben cargar con el peso de su historia. O Estados Unidos y Puerto Rico reconstruyen la isla e inician una nueva etapa sobre bases definitivas y sólidas, o las dos partes sufrirán terriblemente. Los puertorriqueños no emigran frívolamente. Lo hacen porque no consiguen una vida grata en su terruño. Eso es lo que hay que conseguir.

El autor es periodista y escritor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código