[DIFERENCIAS Y RETROCESOS]

Los Estados desunidos

Es innegable que en un país federalista no puede haber unidad de criterios, lo que funciona en un estado no siempre funciona en otro. Unos ven al futuro y otros se aferran al pasado.

Nadie sabe con certeza quién acuñó el nombre de Estados Unidos pero un riguroso examen de la realidad muestra que la unidad que pregona el nombre no siempre se materializa. La desunión no aflora únicamente en el Congreso, donde demócratas y republicanos rara vez logran ponerse de acuerdo, ni en la ríspida relación entre el poder Ejecutivo y la Cámara de Representantes. La ruptura es más notable en las leyes que rigen en los distintos estados que forman la unión de un país en el que el federalismo es casi sagrado. Pero las leyes estatales son reflejo fiel de las actitudes predominantes en la mayoría de los votantes. Los votantes que eligen autoridades estatales conservadoras son mayoritariamente conservadores y viceversa, los estados donde los liberales predominan tienen representantes mayoritariamente liberales.

“California”, me recordaba el politólogo David Ayón el otro día mientras preparaba un programa de radio con mi hijo Sergio C. Muñoz, “va muy por delante del resto de los estados en temas que tienen que ver con políticas migratorias, control de armas, regulaciones ambientales, investigación con células madre y el matrimonio entre personas del mismo sexo”. Según Ayón, “nada de esto podría haber sucedido sin el surgimiento del poder político latino como parte de una coalición progresista y modernista, que ahora tiene un control prácticamente indiscutible de la política estatal y de la ciudad de Los Ángeles”.

Yo no sé si concuerdo con Ayón, en la última parte de su argumento, pero la primera parte de su explicación es indiscutible. Mientras que la legislatura estatal en Arizona aprueba leyes xenofóbicas que promueven la discriminación de “quienes parecen indocumentados y en Alabama los indocumentados no pueden solicitar trabajo ni alquilar un cuarto ni ir a la escuela, en California, dos terceras partes de la fuerza laboral en la industria agrícola son indocumentados; los estudiantes indocumentados pueden ir a las universidades estatales pagando las mismas cuotas que los nacidos en el estado, y a partir de 2015, los conductores de autos podrán solicitar la licencia para conducir independientemente de su estatus migratorio.

En lo referente al control de la venta de armas, California tiene las leyes más estrictas en todo el país. Curiosamente, 8 de los 10 estados con las leyes de control de armas más débiles, entre ellos Louisiana, Arizona, Mississippi, Montana y Oklahoma, se encuentran entre los 25 estados con los índices de violencia más altos. Y en Alaska, en 2010 murieron por arma de fuego 20 de cada 100 mil personas, es decir el doble del promedio nacional.

Lo mismo sucede respecto a las leyes de protección al medio ambiente donde California aventaja por mucho al resto de los estados o a las que respetan el derecho de las personas a escoger a sus parejas sean heterosexuales, homosexuales o lesbianas. No es una exageración decir que en California la tolerancia se ha vuelto una virtud porque es un estado que mira al futuro, mientras que en muchos estados del país se intenta volver a un pasado donde reinaba el rencor, el resentimiento, la discriminación, el racismo y la intolerancia.

En el campus de la Universidad de Mississippi, a solo unos metros de un monumento en honor a los soldados confederados está la estatua del primer estudiante negro de la universidad. James Meredith se inscribió en la Universidad en 1962 en medio de disturbios que dejaron un saldo de dos personas muertas. Hace unos días, la estatua amaneció con una soga alrededor del cuello y con una bandera confederada del estado de Georgia. Un contratista declaró a la policía que esa noche había escuchado a unos hombres proferir insultos racistas cerca del monumento. Este tipo de sucesos se repiten constantemente, decía el editorial del periódico estudiantil de la Universidad y citaba ejemplos de cómo afloró el racismo afloró después de la reelección del presidente Barack Obama en 2012 y de cómo explotó el sentimiento homofóbico durante una función de teatro sobre la muerte de un estudiante gay de Wyoming. Platicando sobre estos temas con mi hija Lorenza, me decía que si bien la desunión es un hecho, ella siempre ha entendido que la unión es una aspiración y, como todo proceso, tiene sus altibajos aquí y en el resto del mundo. Coincido con ella pero cómo me gustaría que el resto del país se pareciera más a California.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código