[RETO MUNDIAL]

La disputa por la igualdad

La desigualdad es antidemocrática porque resalta la diferencia de clase social y económica, porque divide en vez de unificar y porque aísla a los ricos a sus propios enclaves privados.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204srlPpl.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204srlPpl.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204srlPpl.jpg

Mucho antes de que Barack Obama, el presidente de Estados Unidos, declarara que la desigualdad es el mayor desafío de nuestro tiempo, un grupo enorme de economistas, sociólogos, políticos, celebridades, comentaristas, periodistas y organizaciones nacionales, regionales y mundiales habían planteado un debate sobre el tema en libros, artículos e informes.

En 2011, un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso estadounidense encontró que entre 1979 y 2007, el 1% de los hogares de mayores ingresos en el país aumentó sus ingresos netos en aproximadamente 275%, mientras que el 60% de los contribuyentes de clase media y media alta ganó poco menos de 40% en ese mismo período.

El año pasado, el 1% de los más ricos ganó en promedio 27 millones de dólares al año, es decir, casi el 20% del ingreso nacional, mientras que el 90% ganó en promedio 31 mil dólares anuales. Y si en vez de medir la desigualdad en términos de ingreso la medimos en función de riqueza acumulada, el 1% posee el 40% de la riqueza de la nación. En 2012, la brecha entre el 1% y el 99% fue la más amplia que ha habido desde la década de 1920. En 1915, cuando los Rockefeller, los Mellon, los Vanderbilt y los Carnegie dominaban las industrias americanas y el 1% ganaba casi el 18% de todo el ingreso.

La desigualdad se mitigó dramáticamente en el período que va de 1937 a 1947, la economía de guerra y la labor de la Junta Nacional de Trabajo de Guerra que tuvo la facultad de elevar el salario de los pobres y rebajar el de los más ricos. Otros factores fundamentales fueron la política de impuestos a los más ricos impuesta por Franklin Delano Roosevelt, la fortaleza de los sindicatos, la relativa ausencia de competencia a los productos estadounidenses y la baja migración de mano de obra barata. En 1947 un tercio de la fuerza laboral en la agricultura estaba sindicalizada.

El regreso a tasas elevadas de desigualdad comenzó en la década de 1970 y se disparó a partir de la década de 1990, cuando los 400 más ricos del país aumentaron en 392% sus ingresos mientras se reducía su tasa promedio de impuestos.

Fuera de Estados Unidos también hay desigualdad, 10 de los 15 países más desiguales del mundo son latinoamericanos, según un informe del PNUD. Haití y Ecuador tienen niveles de desigualdad comparables a Camerún o Madagascar, y Uruguay, el país con menor desigualdad, tiene más que el país más desigual de Europa. En algunos países como Brasil, Chile y México se ha reducido un poco la pobreza, pero no la desigualdad. Colombia es el séptimo país con mayor desigualdad social en el mundo y segundo en América Latina, después de Bolivia, según el Banco Mundial en 2012. A pesar del crecimiento económico sostenido en los últimos años, Panamá se encuentra entre los 20 países con peor distribución de la riqueza a nivel mundial, según el Banco Mundial.

Los países latinoamericanos que registran el mayor número de conflictos son los de más desigualdades sociales y gobiernos con una capacidad limitada para gestionar la agitación. De 2009 a 2010, Bolivia, Perú y Argentina fueron los países con más conflictos sociales, más de 200 cada uno, mientras que los de menores situaciones de tensión fueron Costa Rica, Chile y El Salvador, con 58 cada uno. Entre esos conflictos no se incluyen los asociados con el crimen organizado, el narcotráfico, los movimientos guerrilleros o las guerras, aclaró el PNUD.

Pero, ¿importa la desigualdad? Sí, según Robert J. Shiller, ganador del Premio Nobel en Economía en 2013, que ha escrito que la creciente desigualdad económica es el mayor problema que enfrenta el mundo. Sí también para el papa Francisco, quien ha dicho que “mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema”.

La desigualdad es antidemocrática porque resalta la diferencia de clase, divide en vez de unificar y aísla a los ricos a sus propios enclaves privados: escuelas, clubes, sanatorios, parques y guardias para protegerlos del resto. ¿Qué hacer? Aumentar el gasto público y expandir el estado de bienestar aumentando los impuestos a los más ricos y el salario mínimo a los más pobres.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código