[ASOCIACIÓN REGIONAL]

No se habla inglés

Como si no existieran ya suficientes organizaciones hemisféricas, los latinoamericanos se inventan una nueva, Celac, en la que no caben ni Estados Unidos ni Canadá.

Perdida en un bosque de acrónimos, OEA, Mercosur, Unasur, Alba, Caricom; y de organizaciones regionales como el Grupo de Río o la Cumbre Iberoamericana, el pasado fin de semana, en Caracas, Venezuela, se creó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

A diferencia de la OEA, Celac excluye a Estados Unidos (EU) y Canadá y a diferencia de la Cumbre Iberoamericana, Celac excluye a España y Portugal, y se constituye con 33 naciones con gobiernos de izquierda desbocada: Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua; de izquierda: Brasil, Argentina, Uruguay, El Salvador, y de derecha, tirando al centro: Colombia, Panamá, Chile y México.

El propósito declarado, y evidentemente consensuado, de la nueva organización es primordialmente económico. De lo que se trata, dice el comunicado oficial, es de construir una nueva “arquitectura financiera propia” que le permita a la región blindarse de la crisis económica que sacude a EU y a Europa. No obstante, es claro que su constitución obedece también a consideraciones geopolíticas y tiene poderosas motivaciones políticas.

“En rigor”, me dice Peter Hakim del Diálogo Interamericano, “la idea de crear un nuevo organismo que incluyera a los miembros de Unasur y a los del Grupo de Río, fue formulada por Luiz Inacio Lula da Silva para mostrar el alcance, la influencia y el liderazgo de Brasil en el continente, durante la Cumbre de Bahía hace tres años”.

Después de la reunión en Bahía y respondiendo al reto lanzado por Brasil, México se ofreció como anfitrión para la reunión preliminar en 2010, aprovechando de esta manera la oportunidad para mostrar su indiscutible pertenencia en el bloque latinoamericano. Colombia, primero con Álvaro Uribe y luego con Juan Manuel Santos, se incorporó “en parte” me dice Hakim, “para reparar relaciones con los países de Unasur y mostrar su independencia respecto a EU, al tiempo que continúa participando activamente en la OEA”.

Y aunque para Hugo Chávez uno de los objetivos de la Celac es reemplazar a la OEA que “es lo viejo, (es) un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos (...) mientras que la Celac nace con un espíritu nuevo, como un arma de integración política, económica y social”. Otra es la visión de Lowenthal quien piensa que “la Celac y la OEA cumplen funciones distintas con diferentes propósitos y diferentes membresías, y por lo tanto no habría que esperar a que la una sustituya a la otra”. Para Hakim, sin embargo, lo evidente es que “la OEA está pasando por un momento de crisis. Y que a pesar de su retórica sobre su supuesto compromiso con el multilateralismo, la administración de Obama ha ignorado, casi abandonado a la OEA, disminuyendo así la importancia de la organización y por ende de EU en la región”.

Para Jorge Heine, investigador del Centro para la Innovación en la Gobernanza Global, “la Celac refleja el auge de la cooperación política y la diplomacia colectiva latinoamericana. Va mucho más allá de vaivenes ideológicos y proclividades partidistas y refleja el gran fracaso de la política de la administración del presidente Obama hacia América Latina por no haber dimensionado la magnitud de este nuevo regionalismo y sus implicancias”.

Dada la proliferación de entidades y organismos regionales en América Latina, yo no veo nada claro el futuro de la Celac y coincido con Lowenthal cuando señala que “falta ver con qué recursos contará, quiénes serán los responsables de manejar la nueva institución y qué tanta fuerza tendrá en las decisiones importantes del hemisferio”. Tampoco creo que su creación presente un problema serio a EU. El verdadero problema es su aislamiento de la región en un momento en el que se avecinan importantes cambios políticos en Cuba y Venezuela. Por lo pronto, lo habría que celebrar, como apuntan mis colegas en Tal Cual, es que por un fin de semana los habitantes de Caracas sintieron un inmenso alivio al ver las calles limpias, un tráfico de vehículos ligero, y una sensación de seguridad personal que no habían sentido en años en esa urbe, hoy considerada la segunda ciudad más peligrosa del mundo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código