[ESTRATEGIA EQUIVOCADA]

¿Por qué perdió Romney?

Mientras que el país seguía tratando de recobrarse del colapso financiero, Romney y su equipo organizaron una campaña que se centraría en un tema: la economía.

Era la tercera semana de julio y el candidato presidencial republicano volaba sobre el Atlántico para realizar una gira internacional que tenía como objetivo hacerlo parecer un jefe supremo. Los Juegos Olímpicos de verano de 2012, en Londres, estaban a punto de comenzar; un evento deportivo global que, en opinión de los colaboradores de la campaña, minimizaría la atención de los medios en la campaña presidencial.

En el país, los demócratas hicieron un cálculo distinto. Esa semana emitieron una andanada de avisos que socavaban la narrativa de la campaña de Romney transformando su credencial más sólida –su experiencia empresarial– en un estorbo. Mientras Romney viajaba al exterior, se desplegó un ataque publicitario por valor de $1.2 millón, repetido mil 947 veces en emisoras de Ohio solamente, acusándolo de enviar empresas a China, empleos a India, y su riqueza personal a paraísos fiscales en Bermudas y las islas Cayman. “Mitt Romney no es la solución. Es el problema”, decía un narrador en uno de los spots.

El viaje al exterior de Romney fue solo una semana en los seis años de su tentativa de capturar la Casa Blanca. Sin embargo, el episodio puso en evidencia una diferencia decisiva en la contienda electoral: en tanto la campaña del presidente Barack Obama adoptó una estrategia agresiva y negativa destinada a explotar las debilidades de su rival, el equipo de Romney se esforzó por equilibrar la actividad de ser candidato –recaudar dinero y prepararse para los debates– con el trabajo cotidiano pesado de la política. Esto los hizo perder oportunidades para crear un impulso inicial y permitió que fueran los demócratas quienes definieran su mensaje.

La campaña de Romney estuvo dominada por un equipo aislado que rara vez trató de contradecir al candidato. Los capitanes de su programa, el director Matt Rhoades y el excéntrico hombre de los mensajes, Stuart Stevens, eran sobrevivientes de la postulación en las primarias de 2008. Otros, como los viejos colaboradores Beth Myers, Eric Fehrnstrom, Peter Flaherty y Spencer Zwick, habían estado con Romney buena parte de sus carreras.

Sin embargo, fue Romney, máximo responsable ejecutivo de los Juegos Olímpicos de invierno de 2002, en Salt Lake City, quien insistió en ir a Londres. En vez de disuadirlo de la propuesta, los colaboradores agregaron Polonia al itinerario, con el fin de que el recorrido se pareciera más a una gira al exterior. Fue Romney quien se negó a publicar sus declaraciones juradas o hablar de sus experiencias como obispo mormón, y quien invitó al actor Clint Eastwood a pronunciar un discurso, sin chequear en la convención transmitida en horario central que rápidamente se convirtió en un chiste nacional.

Y fue el candidato presidencial quien se puso el sombrero de experto en un evento privado para recaudar fondos en mayo, diciendo que el 47% de los estadounidenses se consideraban “víctimas” dependientes del Estado y votarían por Obama. “Estoy muy orgulloso de la campaña que hicimos”, dijo a los periodistas en su avión de campaña, el martes. “No dejamos nada en el vestuario”.

En tanto el país seguía tratando de recobrarse del colapso financiero, Romney y su equipo organizaron una campaña que se centraría en un tema: la economía. Romney ganaría arrastre en la contienda electoral destacando sus antecedentes como ejecutivo de empresas privadas, presentándose como un empresario cabal con el conocimiento necesario para volver a encauzar al país. Tal como recordó la noche del martes, en Boston, en el discurso en el que admitió su derrota: “Fui candidato para llevar al país en un rumbo distinto, pero el país eligió otra dirección”, dijo mientras que a sus colaboradores y simpatizantes se les llenaban los ojos de lágrimas. Docenas de colaboradores tenían los bolsos preparados y estaban listos para desplegarse a varios estados indecisos hasta las 23:00 horas inclusive, pese a que muchos se habían dado cuenta de que la contienda estaba perdida horas antes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código