EDUCACIÓN SUPERIOR.UNESCO ADVIERTE SOBRE OFERTAS ACADÉMICAS INADECUADAS.

ACREDITACIÓN: RETO DEL NUEVO SIGLO Un examen a las universidades

Panamá y Centroamérica asumen el compromiso de certificar a sus universidades y sus programas.

Entre los cuestionamientosal sistema figura el ejercicio demasiado teórico del profesorado.

UNIVERSIDAD DE PANAMÁ. La población estudiantil del segundo semestre de 2005 es de 70 mil 372. UNIVERSIDAD DE PANAMÁ. La población estudiantil del segundo semestre de 2005 es de 70 mil 372.
UNIVERSIDAD DE PANAMÁ. La población estudiantil del segundo semestre de 2005 es de 70 mil 372.

La falta de vinculación con los sectores productivos, el Estado y la sociedad en general, así como una oferta de carreras que no responde a las necesidades y prioridades del desarrollo del país son, entre otras, las principales fallas de la educación universitaria en Panamá.

Tales conclusiones están recogidas en el informe Educación Superior en Panamá, realizado en noviembre de 2003 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), fecha en la que se constituyó el Consejo Centroamericano de la Educación Superior (CCA), cuya misión esencial es certificar la calidad de la educación universitaria en la región.

A fin de evaluar el desarrollo de esa tarea, del 21 al 24 de septiembre pasado el CCA realizó en la ciudad de Guatemala su V Foro por la Acreditación de la Educación Superior.

La tarea no es fácil. Con la excepción de Costa Rica, después de cinco foros, el resto de los países de la región, incluyendo Panamá y Belice, no tienen una agencia de acreditación. Cada uno de estos paísesdebe crear un organismo local que realice la labor y, a su vez, responder al CCA.

La misión es elevar la educación superior a través del mecanismo denominado "acreditación", que consiste en certificar que una institución o programa reúne estándares de calidad.

Esta certificación no puede ser otorgado por la misma institución o universidad. Debe ser emitida por una agencia externa, que realizará un examen detallado de las condiciones pedagógicas de los programas y la entidad para verificar si cumple con los estándares, explicó Carlos Tünnermann, presidente del CCA.

Tünnermann advirtió que el mecanismo no es la panacea de la educación superior, pero sí una herramienta eficaz de las tantas que se pueden utilizar para medir la calidad de la enseñanza universitaria.

Para los estudiosos de la educación algo sí es seguro: el sistema de enseñanza superior centroamericano no pasa por su mejor momento, por lo que es hora de empezar a medir la calidad y buscar los caminos de la competitividad.

Profesores en la mira

Francisco Alarcón, secretario general del Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA), consideró que uno de los problemas que enfrenta la educación superior está relacionado con el nivel de preparación académica de los docentes y la pedagogía que se utiliza.

"Todavía sigue siendo muy bajo el nivel de los profesores, que cuentan con maestrías y algunos con doctorados", dijo.

En cuanto a los problemas pedagógicos, acotó, se sigue utilizando métodos sumamente anticuados, que hacen énfasis en lo que se enseña y no en lo que se aprende, dejan en segundo plano la capacidad crítica del estudiante, y sólo se limitan a la capacidad del docente.

El problema de la docencia está estrechamente vinculado con su mala retribución económica, "factor incidente en la calidad de la educación", explicó Alarcón.

Según el guatemalteco, con la excepción de Panamá, el docente en Centroamérica no devenga salarios aceptables, lo que provoca una constante "fuga de cerebros" hacia la actividad privada, donde hay mejores ingresos.

"La fuga de los brillantes a la actividad privada no está mal desde el punto de un país, pero sí está mal desde el punto de vista de la educación, porque el sistema pierde calidad en la docencia", recalcó.

Lejos de la práctica

En lo que a Panamá se refiere, el informe de la Unesco señala que "la educación universitaria ha sido predominantemente teórica, desvinculada de los grandes, graves y complejos problemas de la sociedad actual. Un sistema que vive más preocupado por sus problemas de funcionamiento interno y no por su responsabilidad social en la construcción de una sociedad más equitativa, justa, próspera y democrática".

Para Tünnermann, el tema es apasionante. "Es por eso que la acreditación implica un proceso de construcción de consensos sobre criterios, indicadores y estándares de calidad comunes en la región, lo cual contribuye a la búsqueda de una visión compartida y de horizontes comunes para el mejoramiento y desarrollo de la educación superior centroamericana".

Alarcón, por su parte, consideró que la educación superior tiene un efecto multiplicador y un impacto directo. En consecuencia, si la educación es mala la sociedad será igual.

A su criterio, se debe mejorar la oportunidad de los estudiantes, por lo que se requiere aumentar las horas de las pasantías.

El informe de la Unesco describe, además, que el servicio social de los universitarios en Panamá es todavía incipiente y muchas de las actividades estudiantiles encaminadas a exaltar la nacionalidad y el fortalecimiento de la identidad cultural -como grupos corales, folclóricos, de teatro y arte-, aún se realizan dentro de los predios universitarios. No logran llegar a las regiones y comunidades más necesitadas de orientación y respuesta.

El informe resalta el hecho de que en las universidades de Panamá se han graduado poco más de 170 mil profesionales en los niveles de pregrado y postgrado. Es decir, una proporción importante de los 3 millones de habitantes está en posición de incidir en la transferencia del conocimiento, la innovación y la creatividad en los diversos ámbitos del quehacer nacional.

Alarcón consideró que en la región hace falta más inversión gubernamental en la educación superior pública y no traspasar tanto la función al sector privado.

En Centroamérica hay 19 universidades públicas para una población de 33 millones de personas, y esto es insuficiente, concluyó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Juegos Bolivarianos 'Esta medalla significa mucho sacrificio', Carolena Carstens

La panameña Carstens muestra su presea.
Cortesía/Pandeportes

POTABILIZADORA FEDERICO GUARDIA CONTE Un millón de personas, sin agua

La planta potabilizadora genera 250 millones de galones diarios.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Carolena Carstens, oro en bolivarianos

Carolena Carstens, oro en bolivarianos Carolena Carstens, oro en bolivarianos Vídeo
Carolena Carstens, oro en bolivarianos

Carolena Carstens es la primera panameña que gana oro en los Juegos Bolivarianos 2017, que se realizan en Colombia.

2017 'La Prensa' gana premio como mejor sitio web informativo en Premios Excelencia

Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio
Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio LA PRENSA

La Prensa ganó la noche de este jueves 23 de noviembre la categoría de mejor sitio web informativo en los Premios Excelencia ...