INFORME. TORRIJOS PROMETE DEVOLVER CONFIANZA EN LA JUSTICIA.

‘Escuchen el clamor popular’

‘Escuchen el clamor popular’
‘Escuchen el clamor popular’

"Como presidente de la República, no puedo dar la orden de meter preso a nadie". De esta manera, el mandatario Martín Torrijos aludió –durante su mensaje a la Nación en la Asamblea Nacional– a las constantes críticas ciudadanas por la impunidad existente en el país y la corrupción en el Órgano Judicial.

Además, la explicación del mandatario incluyó un nada velado ataque: "si entre mis funciones estuviera esa [prerrogativa], ya estarían siendo investigados más de cuatro que han sido señalados y andan por ahí hablando y exhibiendo su impunidad".

A pesar de ello, Torrijos se comprometió a impulsar una "reforma judicial profunda e integral que le devuelva al pueblo panameño la confianza en los tribunales de justicia". Y para ello, aseguró que espera proyectos específicos como parte del trabajo que realiza la Comisión del Pacto de Estado por la Justicia.

El tema también le permitió al mandatario hacerle un llamado de atención a los miembros de los otros dos órganos del Estado. "Aprovecho para solicitarles respetuosamente a los otros órganos del Estado que escuchen el clamor popular. Todavía estamos a tiempo de producir los cambios que garanticen eficiencia, prontitud y transparencia en el ejercicio del gobierno y le devuelva a los ciudadanos la fe en las instituciones democráticas", agregó.

Por su parte, el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, el veterano político torrijista, Elías Castillo, enfatizó como parte de su futura gestión, la adopción del Código de Ética y Honor Parlamentario, proyecto promovido sin éxito en el pasado, por el hoy presidente del Órgano Legislativo.

"La corrupción es el principal problema que enfrenta la sociedad democrática", afirmó Castillo, al tiempo que se comprometía a impulsar el proceso de modificación del Reglamento Interno de la Asamblea, para eliminar los criticados privilegios de los diputados, especialmente el relativo al derecho de importar al paísvehículos exonerados de impuestos.

Edición Impresa