POLICÍA TÉCNICA JUDICIAL.INVESTIGADORES CIFRAN ESPERANZAS EN RESULTADOS DE LOS ANÁLISIS TÉCNICOS REALIZADOS EN EU.

INTRIGA SENSITIVA Caso Brewster, ¿un callejón sin salida?

El 3 de agosto se cumplió un mes desde que el jefe de la Unidad Sensitiva de la PTJ fue intoxicado con un compuesto químico, y a pesar de los muchos esfuerzos de las autoridades, todavía no está claro lo sucedido.

EN ACCIÓN. El jefe de la Unidad Sensitiva de la Policía Técnica Judicial, en segundo plano, durante una operación contra el narcotráfico, en diciembre de 2005. EN ACCIÓN. El jefe de la Unidad Sensitiva de la Policía Técnica Judicial, en segundo plano, durante una operación contra el narcotráfico, en diciembre de 2005.
EN ACCIÓN. El jefe de la Unidad Sensitiva de la Policía Técnica Judicial, en segundo plano, durante una operación contra el narcotráfico, en diciembre de 2005.

Además de tropezarse con la muerte de manera inesperada, uno de los principales temores de quienes se dedican a las pesquisas criminales es encontrarse en un sitio desde el que no puedan ver con claridad las posibles soluciones de un caso, es decir, en un callejón sin salida ni opciones.

En esos momentos, los investigadores dependen de la intuición y de su pericia para reconstruir una y otra vez el rompecabezas, así como de nuevos elementos, indicios, testimonios o pruebas que les permitan ver la luz.

En ese punto ciego, como se le llama, parecieran encontrarse actualmente quienes se ocupan de la investigación relacionada con la muerte del jefe de la Unidad Sensitiva de la Policía Técnica Judicial (PTJ), Franklin Brewster, según admitieron algunas fuentes ligadas al caso.

El jueves pasado, 3 de agosto, se cumplió un mes desde que el inspector ingirió los alimentos que a la postre, 16 días después, le ocasionaron la muerte.

Y aunque los investigadores cuentan con el apoyo del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), han interrogado a todos los que pudieran haber tenido algún grado de vinculación con el hecho (más de 20 personas, entre funcionarios, familiares, allegados y médicos), han analizado muestras de tejidos y fluidos extraídos del cadáver, y además inspeccionado su sitio de trabajo y cotejado un sinfín de indicios –hoy contenidos en un expediente de cuatro tomos– todavía no ven la luz.

Como dice uno de los funcionarios encargados del caso –quien prefirió el anonimato– se han barrido todos los rincones posibles, y a estas alturas todavía no tienen del todo claro qué fue lo que ocurrió y cuáles fueron las motivaciones del hecho.

Obstáculos en el camino

Entre las cosas que los peritos sí saben con certeza están los últimos movimientos que hizo el inspector antes de caer enfermo.

Aquel día, 3 de julio, Brewster salió de su residencia en San Antonio y se dirigió a la oficina que tiene la Unidad Sensitiva de la PTJ en el edificio Avesa, en Vía España. Llevaba consigo la comida que ingeriría en el almuerzo: arroz con coco y pescado.

En la mañana hizo diligencias de trabajo y al mediodía se sentó a almorzar con varios de sus compañeros. Ese lunes estaban de guardia cinco funcionarios.

Después de la comida, Brewster salió a cambiar varios cheques en el Banco Nacional, y de regreso le dijo a sus subalternos que se sentía mal: le faltaba la respiración y estaba agitado.

De inmediato fue conducido en una patrulla al Hospital Nacional y allí fue atendido como si se tratase de un cuadro de intoxicación alimentaria. Estaba sudoroso, tenía náuseas, vómito y diarrea, y los muslos le temblaban. Luego lo llevaron al Hospital Santo Tomás, donde prosiguieron con el tratamiento según el primer diagnóstico.

Parece mentira, pero ese tratamiento, que incluyó un lavado de estómago, se erige hoy como uno de los principales obstáculos que tienen los investigadores del caso, ya que sin saberlo los médicos tiraron al caño valiosas evidencias, entre estas la sustancia con que el inspector fue intoxicado.

Pero afortunadamente no botaron todo. En la camisa, el saco y la corbata que llevaba puestos ese día, quedaron restos de vómito.

Es curioso. Se ha especulado que el inspector era investigado por asuntos internos de la Policía Técnica Judicial, pues varios de los funcionarios del despacho lo buscaban ese lunes 3 de julio. Pero lo que ocurrió es que previo al desenlace de los hechos, los detectives de asuntos internos recibieron información de que uno de los autos de la Unidad Sensitiva había sido chocado y precisamente por esa razón querían entrevistarse con Brewster.

Químicos en el panorama

Transcurridas las primeras horas de la intoxicación, es decir, el 4 de julio, el inspector fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos del complejo hospitalario, donde los médicos continuaron con los tratamientos.

En este punto de la historia, las autoridades no han revelado a la prensa detalles de la cronología de los acontecimientos subsiguientes.

Lo único que se sabe es que posterior al análisis de una muestra de sangre, galenos del complejo hospitalario y peritos del Instituto de Medicina Legal determinaron que Brewster estaba intoxicado con un compuesto químico órgano fosforado.

Le habían descendido considerablemente los niveles de la enzima colinesterasa, que precisamente se inhibe ante la presencia de esas mezclas químicas, las cuales se utilizan por lo general en la elaboración de pesticidas. El diagnóstico fue comprobado también por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, en Estados Unidos.

El inspector llegó consciente y según trascendió pudo sostener rápidas conversaciones con su hermano mayor. Pero luego cayó inconsciente y a partir de allí tuvo complicaciones hepáticas, renales y pulmonares, por lo que tuvo que ser conectado a un respirador automático y a otras máquinas.

El 14 de julio y luego de varios días de hermetismo, el director de la Policía Técnica judicial, Jaime Jácome, ofreció una conferencia de prensa en la que, sin más, afirmó que las experticias realizadas por los profesionales del Instituto de Medicina Legal descartaban el envenenamiento.

Jácome, sin embargo, se reservó la opción de la duda y dijo que los análisis serían enviados a laboratorios de Estados Unidos, "para descartar por completo cualquier situación irregular".

Transcurrieron cinco días y a las 3:00 a.m. del 19 de julio Franklin Brewster falleció como consecuencia de una falla respiratoria. El dictamen era corroborado horas más tarde en conferencia de prensa por el director de medicina legal, José Vicente Pachar.

La autopsia

En esa misma conferencia en la que Pachar habló, Jácome informó que desde el mismo momento en que se supo la noticia sobre la intoxicación de Brewster, se inició una investigación interna como si se tratase de un caso doloso.

Fue entonces cuando se practicó la inspección ocular a las oficinas del inspector y se entrevistó por primera vez a los funcionarios que estaban de guardia el 3 de julio.

Luego, ocho días después, las pruebas y testimonios recabados fueron enviados al despacho del fiscal Auxiliar, Luis Martínez, quien coordina las pesquisas desde entonces.

Como Brewster había sido entrenado y mantenía estrechas relaciones con el FBI, peritos de esa institución vinieron a Panamá para colaborar con las averiguaciones. También lo hizo el jefe de la medicatura forense de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Abubark Marzovik, quien participó en la autopsia junto con los forenses locales.

Se ha dicho que durante el proceso de necropsia los expertos extrajeron muestras de tejidos del cerebro, pulmones, riñones, intestinos y grasa, así como de sangre, orina, líquido ocular y bilis, que junto con pruebas iniciales de sangre, y la ropa que llevaba puesta aquel día, fueron enviadas a los laboratorios del FBI.

Aunque originalmente se informó que los resultados de esas experticias estarían listos en 15 días –que se cumplieron el viernes 28 de julio–, todavía no han llegado al país. Y al parecer están bloqueados, puesto que ni los expertos de Panamá ni los de Estados Unidos tienen con qué comparar los resultados de los análisis y por ello realizan el descarte con los más de 3 mil pesticidas que hay.

En esos resultados, los investigadores locales cifran sus esperanzas para tratar de salir del punto ciego en que se encuentran las pesquisas. Y es que a través de esos análisis no solo se podrá determinar el tipo concreto de compuesto órgano fosforado con que Brewster fue intoxicado, sino que además se sabrá qué cantidad tenía en su organismo y durante cuánto tiempo lo estuvo recibiendo.

Si se trató de una intoxicación única registrada el 3 de julio, o si por el contrario el envenenamiento fue progresivo, los encargados de la averiguación podrán volver a dirigir el rumbo hacia alguna hipótesis concreta.

Los estudios locales no han permitido identificar el químico ni las otras variables, primero porque los laboratorios panameños carecen de la tecnología necesaria, según lo admitió en su oportunidad José Vicente Pachar, y segundo porque las muestras obtenidas son de difícil procesamiento. De hecho, en el recipiente de la comida que Brewster llevó a su despacho el 3 de julio no se encontraron restos de alimentos para ser examinados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

DIPLOMACIA Entra en vigencia suspensión de visas restringidas a ciudadanos chinos

El ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Wang Yi, visitó el país el pasado mes de septiembre. El presidente Juan Carlos Varela lo recibió. El ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Wang Yi, visitó el país el pasado mes de septiembre. El presidente Juan Carlos Varela lo recibió.
El ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Wang Yi, visitó el país el pasado mes de septiembre. El presidente Juan Carlos Varela lo recibió. LA PRENSA/Archivo

Desde este martes 17 de octubre entró en vigencia el Decreto Ejecutivo No. 552 con el cual se suspenden las visas restringidas ...

Football Americano Jugadores y NFL sin acuerdo para poner fin a protestas durante himno

Grupos organizados protestaron en las inmediaciones del hotel, en donde se dio la reuninón en Nueva York. Grupos organizados protestaron en las inmediaciones del hotel, en donde se dio la reuninón en Nueva York.
Grupos organizados protestaron en las inmediaciones del hotel, en donde se dio la reuninón en Nueva York. AFP

Los dueños de los equipos de la Liga Nacional de Football Americano (NFL) y representantes del sindicato de los jugadores no ...

LEY Varela sanciona reforma al impuesto de inmuebles

El ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán y Dulcidio De La Guardia, ministro de Economía y Finanzas. El ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán y Dulcidio De La Guardia, ministro de Economía y Finanzas.
El ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán y Dulcidio De La Guardia, ministro de Economía y Finanzas. LA PRENSA/Ana Rentería

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, sancionó el proyecto de ley que reforma el impuesto de inmuebles a partir ...