COMARCA WARGANDÍ. MIL 500 KUNAS DE WÁLA SE DEDICAN A LA PESCA, A LA CACERÍA Y A LA AGRICULTURA DE CONSUMO.

Imágenes Cuando la pobreza planta bandera

Dos mujeres indígenas tantean la profundidad del río con una vara. Ellas llevan sus productos a la comunidad de Wála. La piragua se desliza hacia la orilla en otro día de esperanza. Dos mujeres indígenas tantean la profundidad del río con una vara. Ellas llevan sus productos a la comunidad de Wála. La piragua se desliza hacia la orilla en otro día de esperanza.

Dos mujeres indígenas tantean la profundidad del río con una vara. Ellas llevan sus productos a la comunidad de Wála. La piragua se desliza hacia la orilla en otro día de esperanza.

El fuego que recientemente azotó al pequeño poblado de Wála casi acaba con todo. Pero siempre se consigue un par de leños para cocinar un buen arroz con coco, plátano y pescado. El arte culinario nunca se pierde. El fuego que recientemente azotó al pequeño poblado de Wála casi acaba con todo. Pero siempre se consigue un par de leños para cocinar un buen arroz con coco, plátano y pescado. El arte culinario nunca se pierde.

El fuego que recientemente azotó al pequeño poblado de Wála casi acaba con todo. Pero siempre se consigue un par de leños para cocinar un buen arroz con coco, plátano y pescado. El arte culinario nunca se pierde.

Los pueblos indígenas siempre tienen una nueva cara de pobreza que mostrar a una sociedad sumida en el comentario compasivo, pero que al final hace poco por ellos. La situación de pobreza que viven los indígenas es permanente; la atención que se le presta a sus necesidades es momentánea, siempre movida por las desgracias de turno.

Ya es tradición que los bien empastados informes sobre la pobreza extrema que diezma a las comarcas solo sirvan para engordar las bibliotecas y agregar más líneas al currículo de los consultores que viven de los organismos internacionales.

La historia de siempre desde Bartolomé de las Casas: lástima, promesas, ayudas fugaces, de las que después solo recordamos la postal de hombres en taparrabos, mujeres con los pechos al viento y niños chorreados forzando una sonrisa. Ahora el interés por estos pueblos se ha avivado por las llamas de los últimos incendios. Nuestra sociedad está impactada: "pobrecitos, quién ha sido capaz de hacerles eso". Es esta misma colectividad, con caras renovables y costumbres viejas, la que los ha marginado al limbo en el cual viven.

Una de las poblaciones indígenas que ahora se ha puesto como tiro al blanco de la "misericordia" es Wála, comarca Wargandí.

Para llegar a esas tierras hay que utilizar caballos, cruzar ríos, abrir trochas por la jungla de la vecina Darién, que se despierta todos los días con el ruido de las motosierras, los grandes comejenes mecánicos.

Los hombres y mujeres de Wargandí se dedican a la pesca, la agricultura y la madera. Por acá, en las ciudades, no comprendemos nada de los indígenas. Pensamos siempre que ellos solo necesitan unas frazadas, alimentos enlatados y unas aspirinas.

Con eso ya apaciguamos la conciencia, con el ruego callado de que no vuelvan más incendios ni inundaciones.

La naturaleza, que nos hemos empecinado en destruir, nos dice: "vengan, aquí subsisten unos hermanos suyos". Con nuestra gente de Wála no se puede, no cabe mencionar la trillada frase "mala distribución de la riqueza". Ellos no asisten a ninguna repartición de nada. Los hemos enseñado a extender los brazos para recibir las migajas de una sociedad que únicamente los toma en cuenta, muy superficialmente, en tiempos de desastres.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

carta dirigida al Consejo de Seguridad Estados Unidos quiere que la ONU prolongue investigación sobre armas químicas en Siria

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley.
La embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley. AFP/Archivo

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, instó este viernes 20 de octubre al Consejo de Seguridad a "actuar ...

Ceremonia en la ciudad de Oviedo Crisis catalana ensombrece premiación Princesa de Asturias

El rey Felipe VI de España junto a su esposa la reina Letizia en la ceremonia de premiación. El rey Felipe VI de España junto a su esposa la reina Letizia en la ceremonia de premiación.
El rey Felipe VI de España junto a su esposa la reina Letizia en la ceremonia de premiación. AFP/Miguel Riopa

El polémico intento separatista de la región de Cataluña fue este viernes 20 de octubre un tema inevitable durante la ...

CONFERENCIA Yousafzai y De Klerk abogan por la educación como vía para la paz, la prosperidad y el éxito de la democracia

Palabras por Panamá es definido como un encuentro para reafirmar el poder de los ideales y en esta ciudad tuvo lugar el 19 de octubre de 2017, con la presencia como oradores del expresidente de Sudáfrica, Frederick de Clerck y el padre de Malala, Ziauddin Yousafzai. Palabras por Panamá es definido como un encuentro para reafirmar el poder de los ideales y en esta ciudad tuvo lugar el 19 de octubre de 2017, con la presencia como oradores del expresidente de Sudáfrica, Frederick de Clerck y el padre de Malala, Ziauddin Yousafzai.
Palabras por Panamá es definido como un encuentro para reafirmar el poder de los ideales y en esta ciudad tuvo lugar el 19 de octubre de 2017, con la presencia como oradores del expresidente de Sudáfrica, Frederick de Clerck y el padre de Malala, Ziauddin Yousafzai. La Prensa/Cecilia Fonseca

Educación. Desarrollo. Inclusión. Son tres palabras que implican un gran reto para las Américas hoy y su importancia ...