Modificación de salario mínimo: nueva polémica

Temas:

zafra. El salario en los cañaverales quedó en $1.50 la hora. LA PRENSA/Archivo zafra. El salario en los cañaverales quedó en $1.50 la hora. LA PRENSA/Archivo
zafra. El salario en los cañaverales quedó en $1.50 la hora. LA PRENSA/Archivo

El Gobierno modificó el Decreto Ejecutivo No. 263 que fijó el salario mínimo. Y, según denunciaron los trabajadores y la oposición, se trata de una reducción de la cifra originalmente establecida para algunas regiones, y en áreas como la agricultura, la industria y el comercio al por mayor.

Los cambios quedaron establecidos en el Decreto Ejecutivo No. 1 del 14 de enero de 2010; es decir, aprobado un día antes de que entrara en vigencia el citado Decreto No. 263 del 21 de diciembre de 2009, sobre las nuevas tasas de salario mínimo en todo el país.

El nuevo decreto determinó un solo salario mínimo nacional para la agricultura, la industria y el comercio al por mayor, pero exclusivamente para las actividades vinculadas a la siembra, corte, procesamiento y venta de caña de azúcar.

Por ejemplo: el Decreto No. 263 señalaba que un trabajador relacionado con las actividades industriales podría ganar hasta dos dólares por hora, dependiendo de la región o el lugar. Lo mismo ocurría en el campo del comercio al por mayor.

Sin embargo, el Decreto No. 1 establece que un trabajador –tanto de la parte industrial como en el comercio al por mayor del producto de los ingenios cañeros del país– ganará un dólar con cincuenta centésimos, aunque esté en una región considerada como uno.

La novedad provocó la reacción adversa de políticos y trabajadores. Francisco Sánchez Cárdenas, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Democrático, comentó que se trata de un “ajuste demagógico”, porque al modificar el aumento salarial para sus fincas, ingenios e industrias, se ha creado una zona especial de salario mínimo: la zona Martinelli-Varela”, en referencia a que tanto el presidente, Ricardo Martinelli, como el vicepresidente, Juan Carlos Varela, son propietarios de cañaverales.

“Esto es para no afectar los intereses del Presidente y el Vicepresidente, que son productores de caña, excluyendo a sus trabajadores de estos beneficios”, agregó.

El político opositor indicó que esta acción, tomada un día antes de que entrara a regir el nuevo salario mínimo, “retrata de cuerpo entero a Martinelli y hace hueca la consigna de que ahora el toca al pueblo”.

Por su parte, miembros del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales, calificaron el Decreto No. 1 de ilegal, porque fija una zona especial para una actividad económica relacionada con el Presidente y Vicepresidente de la República.

Por su parte la ministra de Trabajo, Alma Cortés, defendió el cambio, alegando que era “el resultado de estudios técnicos... son actividades especiales, por lo que realizamos evaluaciones minuciosas”, añadió la ministra y dirigente del partido oficialista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIÓN Estados Unidos confirma otras dos víctimas de ataques en Cuba

Embajada de Estados Unidos en Cuba. Embajada de Estados Unidos en Cuba.
Embajada de Estados Unidos en Cuba. AFP

Estados Unidos dijo el sábado que otros dos funcionarios del gobierno son víctimas confirmadas de los ataques no explicados en ...

TENSIÓN Rajoy pide poderes para disolver gobierno de Cataluña

Mariano Rajoy. Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy. AFP

El presidente del gobierno español dijo el sábado que quiere que el Senado le otorgue poderes directos para disolver el ...

NARCOTRÁFICO Presidente filipino Duterte, dispuesto a matar él mismo a criminales

Rodrigo Duterte. Rodrigo Duterte.
Rodrigo Duterte. AP

El presidente filipino Rodrigo Duterte se ha mostrado dispuesto a "apretar el gatillo" para matar a criminales, mientras ...