LA PÁGINA DEL CIUDADANO Indígenas, víctimas de la mala atención

Los miembros de las etnias dicen que pertenecer a una minoría hace una gran diferencia en el trato que les dispensan los funcionarios en los hospitales de la provincia de Chiriquí.

ATENCIÓN. En la policlínica de la Caja de Seguro Social de David, las deficiencias las padece la mayoría de los pacientes que allí se atienden, pero los indígenas son los que se llevan la peor parte. ATENCIÓN. En la policlínica de la Caja de Seguro Social de David, las deficiencias las padece la mayoría de los pacientes que allí se atienden, pero los indígenas son los que se llevan la peor parte.
ATENCIÓN. En la policlínica de la Caja de Seguro Social de David, las deficiencias las padece la mayoría de los pacientes que allí se atienden, pero los indígenas son los que se llevan la peor parte.

María, una mujer dela etnia ngöbe buglé, espera delante de mí, en la fila de la ventanilla de información del Hospital Rafael Hernández, de David. Viste su tradicional nagüa, en el llamativo amarillo.

Cuando le toca su turno, la mujer encargada de orientar a los visitantes, la mira de arriba abajo por encima de los aros de sus anteojos y le pregunta con una tosca voz: "y tú, comadre, ¿qué quieres?" Me quedé admirado pero permanecí inmutable, ansioso por saber la reacción de María.

Preguntó por Juana Palacios, un familiar que había sido operada el día anterior.

La funcionaria tomó el libro de registro, buscó como si le pesara el alma por el nombre de Juana. Cuando finalmente lo encontró gritó: segundo piso, en ortopedia. Usa la escalera, el elevador está dañado".

María, tímidamente bajó los ojos y caminó apresuradamente hacia laescalera. Llegó mi turno, estaba preparado para escuchar de la boca de aquella regordeta mujer sus toscas palabras y que sus ojazos me fulminaran.

Me sorprendí cuando en un tono casi angelical me dijo: "¿En qué puedo servirle?" El desconcierto se me desbordó. Ya había escuchado de los rumores de malos tratos a los indígenas de la región, pero me resistía a creerlo, sentía la necesidad de verlo con mis propios ojos.

Andrés, uno de los inquilinos de un albergue indígena donde se recupera de una cirugía de apendicitis, me dijo que la mayoría de las personas que los atienden, les grita. "Piensan que no entendemos español. Muchos de mis hermanos no hablan español, pero si nos gritan menos entendemos", añade.

Pero no todo tiene que ver con los ruidos semánticos del idioma. Los malos tratos han rozado la tragedia. En el 2004 unos indígenas vieron cómo su hija de 13 años era amarrada a la pata de una cama de un hospital de Veraguas luego de que una enfermera determinara que la chiquilla gritaba no de dolor sino de locura. El caso se quedó en una promesa de investigación.

Una tortura

Mario, un ngöbe que vive desde hace más de 10 años en la barriada El Sapo en un área apartada de David, sabe que para sacar una cita con el oftalmólogo hay que madrugar.

Regularmente sale de su casa a las tres de la madrugada, pero cuando llega a la Policlínica Gustavo A. Ross se encuentra con otras personas que le han llevado la delantera.

A las 5:30 de la mañana el lugar se semeja a un mercado público. Cientos de pacientes se apretujan para alcanzar la entrada.

Rosa, otra indígena que por vez primera sacará una cita médica, llega retrasada, a las 6:00 a.m., precisamente cuando el funcionario de seguridad, abre la puerta de ingreso. Entre empujones y apretujones la estampida humana logra entrar aledificio.

Mario se deja llevar. Mira hacia todos lados, pero no se entera que está en la zona de los laboratorios, hasta que una señora de la tercera edad le pregunta: ¿te van a sacar sangre?

Alguien le grita que está en el lugar equivocado y que debe bajar un piso.

Al lado, en la fila de laventanilla cinco, de ginecología, una indígena embarazada pide que la dejen ubicarse en los primeros lugares, sorpresivamente se encuentra con el rotundo no de un "caballero".

–"Yo llegué primero".

–"Pero yo estoy encinta".

–"Mi mujer también y necesita que la vean. Ayer cedí milugar y cuando llegué a la ventanilla me dijeron que los cupos se habían agotado".

–"Pero la ley dice que lasembarazadas tenemos prioridad".

–"Yo represento a mi mujer y ella necesita el cupo, no puedo darle el mío.

La mujer calla y vuelve al final de la cola. Cerca de allí está Mario, quien esta vez corre con suerte. Cuando llega a la ventanilla le otorgan uncupo con el oftalmólogo.

Rosa espera 15 minutos y también le asignan un cupo, el número 17. No todo termina allí.

"No eres asegurada, tienes que pagar en la caja allá abajo", le informa la funcionaria.

Ya en la caja, otra trabajadora estampa un sello en varias hojas de una libreta de pago. Rosa saca dos dólares ‘achurrados’ de su pequeña "chácara" y cancela el monto solicitado.

Pasa una hora y Rosa aúnespera ser atendida. Entonces una enfermera se asoma por la puerta y le solicita el tiquete"por favor".

A juzgar por la vivencia de este día en la policlínica, el maltrato y la falta de organización en el sistema de citas afecta tanto a los indígenas como el resto de los usuarios ya sean asegurados o no, blancos, negros, jóvenes o ancianos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

LANZARÁ UN NUEVO PROGRAMA Patricia Janiot ingresa al equipo de Univisión Noticias

Janiot copresentará la edición nocturna del noticiero de Univisión junto a Enrique Acevedo. Janiot copresentará la edición nocturna del noticiero de Univisión junto a Enrique Acevedo.
Janiot copresentará la edición nocturna del noticiero de Univisión junto a Enrique Acevedo. Tomado de @patriciajaniot

Luego de despedirse este viernes 17 de noviembre a las 7:55 p.m. (hora de Panamá) de la audiencia de CNN en Español, en donde ...

Deportes Hicks y Lloreda regresan al quinteto nacional para el primer paso al Mundial de China 2019

Michael Hicks y Jaime Lloreda. Michael Hicks y Jaime Lloreda.
Michael Hicks y Jaime Lloreda. CORTESIA/Juan Pablo Tamborini Bravo

Solo faltan tres días para que la selección de baloncesto de Panamá se mida este jueves a Uruguay en su primer paso rumbo al ...

Juzgado Segundo de lo Penal Mayté Pellegrini busca suspender la audiencia por caso Financial Pacific

En el documento, Pellegrini pide que dicha resolución ‘sea revocada en todas sus partes’. En el documento, Pellegrini pide que dicha resolución ‘sea revocada en todas sus partes’.
En el documento, Pellegrini pide que dicha resolución ‘sea revocada en todas sus partes’. LA PRENSA/Luis García

La audiencia a nueve personas, que el Juzgado Segundo de lo Penal, pretende realizar entre el 18 y el 21 de diciembre próximo ...