Parlamentando

El trabajo legislativo pasó, pero la tensión ciudadana persiste. Es una lástima que un proceso que provocó tanta participación ciudadana y tanto aporte de ideas, haya terminado con un resultado tan pobre desde todo punto de vista. Pobre, porque a la grave crisis financiera que sufre el sistema de seguridad social, solo se le ha puesto una curita. Pobre, porque el diálogo nacional había logrado acuerdos en los servicios de salud y estos fueron ignorados, a pesar de que la atención médica es uno de los temas que más afectan a los ciudadanos. Pobre, porque a pesar de que el Gobierno insiste en que consultó por meses, en realidad fue un proceso más formal que real. Y pobre, porque una reforma que deja descontentos a todos, no puede estar bien hecha.

El proceso también dejó en evidencia actitudes intransigentes que mantienen aún al país en conflicto. Cuando se empezó a hablar de la necesidad de enfrentar la crisis financiera de la Caja, el movimiento popular aseguró que ese discurso ocultaba la intención de privatizar la institución. Y con ese argumento, lograron convencer a las mayorías de que un sistema de cuentas individuales implicaba necesariamente un proceso privatizador. Así, el discurso de los obreros se convirtió en amenaza de lucha "hasta la muerte". Justamente para conjurar este peligro, el Gobierno optó solo por reformas en los parámetros relativos a la edad de jubilación y las cuotas obrero patronales. Pero esta concesión no sirvió de nada.

El movimiento popular –con los aguerridos dirigentes del SUNTRACS y el sempiterno profesor Juan Jované a la cabeza– aseguró entonces no estar dispuesto a negociar los temas paramétricos. Su propuesta: que el Estado asuma el déficit, dejando de lado la "solidaridad" con los más de 2 millones de panameños que no tienen ni idea qué es la Caja del Seguro Social.

El Gobierno fue adoptando las banderas de lucha de los obreros –sanciones para los evasores y morosos o un tratamiento especial para los obreros de la construcción– sin que éstos bajaran la guardia. Su posición nunca varió. El "todo o nada" mantuvo a todos aterrados y mantiene aún al país medio paralizado, sin que importe que quienes salen más perjudicados son los hijos de la clase obrera que acuden a las escuelas públicas, y los humildes panameños que utilizan los servicios de salud de la CSS, que también están paralizados. Lamentablemente, las últimas noticias no son buenas.

La conversación de hoy terminó sin acuerdo.Y hablando de noticias, el diputado del Partido Liberal Nacional por Kuna Yala, Rogelio Alba –uno de los del club del Porsche– fue agarrado ayer con las manos en la masa de un contrabando de licor y cigarrillo. Como excusa, Alba asegura que se trata de un "apoyo para la gente de su circuito". ¿Será que los niños de Kuna Yala no necesitan leche, comida o libros?, o ¿será que sus paisanos necesitan fumar y emborracharse para olvidar quiénes los representan?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

HISTORIAS DE MI PUEBLO Una gesta transparente

Una gesta transparente Una gesta transparente Vídeo
Una gesta transparente

Encuentras más de las 'Historias de mi pueblo' aquí.

OPERATIVO Recuperan el cuerpo de pastor y el de su nieto tras caer a riachuelo en Chiriquí

Sinaproc recuperó los cuerpos. Sinaproc recuperó los cuerpos.
Sinaproc recuperó los cuerpos. Tomada de Twitter @Sinaproc_Panama

Momentos de dolor y consternación viven la familia y amigos de Herminio Castillo, un humilde trabajador de una finca privada ...

Sociedad Conozca a los seis finalistas del Concurso Nacional de Oratoria 2017

Conozca a los seis finalistas del Concurso Nacional de Oratoria 2017 Conozca a los seis finalistas del Concurso Nacional de Oratoria 2017 Vídeo
Conozca a los seis finalistas del Concurso Nacional de Oratoria 2017

El certamen tuvo como tema central: 'Panamá, 100 años del registro de buques. Uniendo puertos, mares y personas'.