LA ENTREVISTA

‘Pedí que me enviaran a Panamá’: Eaton

El embajador dice que el gobierno de Estados Unidos ve a Panamá como un ‘punto brillante’ en la región.

AFABLE. El embajador William Eaton dice que entre Estados Unidos y Panamá hay un nivel de respeto y calidez que es muy raro en las relaciones entre países. AFABLE. El embajador William Eaton dice que entre Estados Unidos y Panamá hay un nivel de respeto y calidez que es muy raro en las relaciones entre países.
AFABLE. El embajador William Eaton dice que entre Estados Unidos y Panamá hay un nivel de respeto y calidez que es muy raro en las relaciones entre países.

WASHINGTON, D.C. —En su primera entrevista con un medio panameño, el nuevo embajador estadounidense, William Eaton, mostró ser la antítesis de los diplomáticos taciturnos de antaño.

Muy sonreído y obviamente muy a gusto con lo que ha encontrado en Panamá, Eaton señaló una y otra vez que Panamá encara un futuro "brillante" si se toman "las decisiones correctas", si se elimina la corrupción y si se construye un sistema confiable de justicia.

La entrevista se celebró el viernes 28 de octubre, en un salón del Cosmos Club de Washington, durante un receso en las reuniones del Consejo Empresarial Estados Unidos-Panamá(USPA), donde Eaton había dado un discurso el día anterior.

Allí, Eaton reveló que cuando se hizo claro que él recibiría un nombramiento de embajador, pidió -como first choice-que su asignación fuera a Panamá. Lo motivó, dijo, el convencimiento de que el país posee un potencial particularmente prometedor.

MENSAJE

Se dice en Washington que todo viaje de un presidente estadounidense busca transmitir un mensaje. ¿Cuál es el mensaje de esta visita del presidente Bush a Panamá?

— Creo que el mensaje es que vemos a Panamá como un punto brillante en la región, con mucha esperanza y promesa para el futuro.

La economía está creciendo; nos complace ver que el proceso democrático está funcionando y fortaleciéndose en Panamá. El tratado de libre comercio es otro ejemplo de la creciente cooperación entre nuestros dos países.

Y creo que la relación histórica también influye; esto es simplemente una muestra visible de la madurez de la relación de socios que EU y Panamá han desarrollado.

Algunos sugieren que el mensaje de la visita es demostrar que un país invadido puede tener éxito en establecer la democracia y en otros renglones. ¿Cree usted que esa tesis es justa?

—No. Creo que el pasado no tiene que ver con el motivo de esta visita del presidente. Él está mirando hacia el futuro y al futuro de nuestras relaciones . Vemos cosas brillantes en el horizonte para Panamá.

Usted está enterado, ciertamente, de lo que ocurrió en 1992, cuando el primer presidente Bush visitó a Panamá. Al planear esta nueva visita, ¿hubo alguna inquietud de que aquello pudiera repetirse?

—Cuando un presidente [estadounidense] viaja —independientemente de quién sea el presidente, cuál sea el momento, cuál sea el país— uno siempre anticipa que habrá personas en el país que quizás no estén de acuerdo con las políticas estadounidenses. Eso es parte de la libertad de expresión y uno lo ve también en Estados Unidos.

De modo que cuando el presidente viaja, obviamente nos preocupamos por su seguridad pero no nos inquietamos porque las personas expresen sus pensamientos.

Esta es su primera misión como embajador. ¿Tiene usted una meta planeada de lo que desea lograr en Panamá?

—¿En el sentido profesional o en el personal?

¡En ambos! Pero lo he oído decir, por ejemplo, que su meta como embajador es mejorar el clima para las inversiones en Panamá.

— Bueno, de veras creo que una economía vibrante significa una democracia vibrante. Una de mis metas en Panamá es ayudar a buscar maneras en que Estados Unidos pueda ser socio de Panamá, y en que empresas estadounidenses puedan asociarse con empresas e individuos panameños, y con sectores de la sociedad panameña, para crear oportunidades que generarán empleos. Ayer hablé de la posible expansión del Canal de Panamá. Comprendo que eso tiene que ser aprobado por referéndum, pero si es aprobado, creo que eso creará oportunidades no solamente para el Canal sino también para las industrias complementarias que puedan surgir. Me emociona la posibilidad de ser parte de eso.

Ahora bien, en lo personal, quiero aprender a bucear. Y otra meta personal es que me fascinan las distintas culturas y espero conocer la cultura panameña de manera amplia, su modo de pensar, sus artes, sus costumbres, y todos los aspectos de la vida panameña, tanto en la ciudad capital como en el interior.

Usted parece estar muy convencido de que la expansión del Canal es una buena idea, pero los panameños no hemos visto las cifras que justificarían el proyecto. ¿Usted las ha visto?

— Déjeme retroceder por un instante. Yo no estoy convencido; la razón es que eso tiene que pasar por un referéndum y eso es algo que les corresponde a los panameños decidir.

El gobierno de Estados Unidos no tiene cifras independientes en cuanto al costo de la ampliación canalera y no tenemos información "de adentro" sobre los planes de financiamiento.

Igual que los panameños, tenemos mucho interés en conocer más sobre los planes de ampliación y también, francamente, estamos muy interesados —del lado estadounidense— en explorar maneras en las que empresas norteamericanas puedan involucrarse. Lo hicimos bastante bien la primera vez.

AMENAZA TERRORISTA

En las reuniones de USPA, hubo un funcionario retirado del Departamento de Estado [William Pope] que advirtió que el Canal encara una amenaza terrorista. Él mencionó a Bin Laden y dijo que Bin Laden ha hablado de atacar blancos que tendrían un impacto económico para Estados Unidos. ¿Cuál es la información que se tiene sobre amenazas terroristas al Canal?

— Lógicamente, el Canal de Panamá es un nodo importante para el comercio internacional. De modo que quien quiera perturbar el comercio internacional podría ver al Canal como un blanco atractivo. Igualmente hay otros blancos en distintas partes del mundo, que son blancos de igual potencial.

Sin embargo, creo que el gobierno panameño y la Autoridad del Canal están haciendo una labor maravillosa de examinar todos los aspectos de la seguridad canalera.

¿Pero hay algo que usted pueda revelar públicamente sobre cualquier información que Estados Unidos haya recibido con referencia a una amenaza específica al Canal?

No. No. Puedo decir que, personalmente, no tengo conocimiento de una amenaza específica contra el Canal.

Todavía recibo preguntas sobre el supuesto hecho de que los chinos comunistas están administrando el Canal y una presunta inquietud estadounidense por la creciente influencia china en el istmo. Recibe usted las mismas preguntas? ¿Cuál es su respuesta?

—Uno escucha mucho sobre esa inquietud. En gran parte, ello se debe a que la gente está mal informada sobre la situación actual de Panamá y del Canal.

Creo que ese es un tema en el que nosotros conjuntamente —Estados Unidos y Panamá— necesitamos hacer una mejor labor de dar a conocer los hechos.

Tan sólo ayer, alguien me envió un boletín que publica el Conservative Caucus. Ellos viajaron a Panamá en mayo y en su boletín reportan que sintieron alivio al descubrir que Estados Unidos todavía tiene una presencia militar en el istmo. Yo no lo sabía...

— Yo tampoco lo sabía. Lo que se es que no hay una presencia militar estadounidense en Panamá.

Pero parte del temor que los panameños sienten con relación al tema de la seguridad es la sospecha de que Estados Unidos, bajo la excusa anti-terrorista, puede estar tratando de promover el retorno de alguna estructura militar en Panamá. ¿Ha percibido eso?

— Veo esa inquietud en los periódicos pero no la escucho entre los panameños que he conocido. Estados Unidos no tiene interés alguno en remilitarizar a Panamá, pero sí tenemos un interés en asegurar que Panamá esté a salvo, y seguro, porque en muchos aspectos, Panamá es nuestra ‘frontera al sur’.

Si las aguas panameñas permanecen seguras, eso ayuda a proteger a Estados Unidos. De modo que trabajamos muy estrechamente con las autoridades marítimas y aéreas, y con la policía, para ayudar con educación, a veces con equipo y adiestramiento, a que ellos hagan mejor su trabajo de proteger a Panamá y el territorio panameño.

LIMPIEZA AMBIENTAL

La embajadora Watt siempre decía que la limpieza ambiental de las antiguas bases en el istmo es un tema cerrado. ¿Está cerrado realmente?

— Déjeme decir que las parejas casadas pueden tener desacuerdos y seguir queriéndose. Los amigos pueden tener desacuerdos y seguir siendo amigos.

El tema de las municiones no detonadas es un tema que sabemos sigue preocupando a algunas personas en Panamá y respetamos ese hecho.

No queremos que eso dañe lo que de otro modo es una relación muy fuerte, entre Estados Unidos y Panamá.

Francamente, esa área es una parte muy pequeña de las áreas revertidas —creo que es algo así como el 2%— que ahora es un área protegida donde la gente no puede entrar, con letreros y demás para asegurar que permanezca seguro.

El reto es que algunos de los esfuerzos de saneamiento serían dañinos al ambiente y afectarían la cuenca canalera; el reto es cómo logramos que el área esté segura sin hacerle daño adicional al ambiente y a su ecosistema.

A través de los años, hemos tenido largas discusiones con las autoridades panameñas sobre el dilema, sobre cómo podemos hacer esto de una manera responsable.

BUENAS RELACIONES

¿Cómo describiría usted el estado actual de las relaciones entre Panamá y Estados Unidos?

— Creo que son magníficas. Reconozco que sólo he estado en Panamá por unas seis semanas, pero hay un nivel de respeto y calor que es muy raro en las relaciones entre países. No quiero decir que siempre estaremos de acuerdo.

Podemos tener diferencias de opinión [pero] se discuten con una actitud respetuosa, como socios.

Algunas de mis discusiones con funcionarios panameños han sido sobre temas muy difíciles, pero han sido discusiones productivas, donde se hizo un esfuerzo genuino por encontrar soluciones.

Eso es exactamente lo que uno quiere en diplomacia, que haya un nivel de confianza entre socios que permite hablar de temas difíciles y buscar soluciones mutuas.

¿De qué van a hablar los presidentes Bush y Torrijos cuando se reúnan mañana?

— Hablarán de comercio, de oportunidades económicas.

Se hablará de corrupción, porque sé que eso inquieta también al presidente Torrijos [y]... creo que eso se discutirá en el mismo ambiente que acabo de describirle, como socios. Creo que ambos estarán intentando explorar las ideas del otro en cuanto a los acontecimientos en la región.

Estoy seguro de que hablarán del tratado de libre comercio y del esfuerzo por encontrar soluciones a los problemas restantes en esa negociación.

Se hablará de seguridad; como dije, tenemos mucho interés en ayudar a Panamá a proteger sus fronteras y su gente. Creo que al presidente Bush le interesará escuchar lo que el presidente Torrijos piensa en torno a temas de seguridad ...

Creo que habrá una gama amplia de discusiones y tendrán mucho tiempo para tener esas discusiones.

El presidente Bush respeta al presidente Torrijos y querrá escuchar lo que él piensa.

PERFIL

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

POLÉMICA Diputado Jackson insistirá con el proyecto de titulación en Donoso

Nelson Jackson. Nelson Jackson.
Nelson Jackson. LA PRENSA/Archivo

El diputado de Cambio Democrático Nelson Jackson, presidente de la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos de la Asamblea ...

PROCESO Implicado en homicidio de policías llega acuerdo de pena por posesión de armas

La imputación a Ureña, Caballero y Galves fue adoptada después de una audiencia en los juzgados del Primer Distrito Judicial. La imputación a Ureña, Caballero y Galves  fue adoptada después de una audiencia en los juzgados del Primer Distrito Judicial.
La imputación a Ureña, Caballero y Galves fue adoptada después de una audiencia en los juzgados del Primer Distrito Judicial. LA PRENSA/Archivo

Giovany Ureña, quien es uno de los tres imputados por el homicidio de los policías Juan Martínez y Hernaldo Córdoba, llegó a ...

Ingresos por Derechos de imagen Fiscalía española acusa a Marcelo de fraude tributario

Marcelo está jugando en la liga española desde 2007 Marcelo está jugando en la liga española desde 2007
Marcelo está jugando en la liga española desde 2007 AP/Archivo

La fiscalía española acusó al futbolista de Real Madrid Marcelo de cometer fraude tributario por casi medio millón de ...