POBLACIÓN.

Rechazan presiones a inmigrantes

La Mesa Nacional de Migrantes y Refugiados en Panamá rechazó ayer las medidas de presión o persecución contra ese grupo de población.

El rechazo forma parte de las declaraciones y actividades que organizan para conmemorar la Semana del Migrante, que se inició ayer y termina el próximo lunes.

José Mendoza, coordinador de la mesa, dijo ayer que uno de los problemas básicos que tienen los refugiados es que no se les reconoce su estatus y esta situación limita su desarrollo.

"No pueden trabajar y tampoco circular libremente por el país", denunció.

En Panamá, el número de extranjeros refugiados asciende a 500, mientras que en materia de inmigrantes no existe un registro oficial.

Mendoza apuntó que muchos de los inmigrantes no se atreven a presentarse ante las autoridades para regular su estadía tras el vencimiento del visado de turista, porque temen ser deportados.

La Mesa Nacional de Migrantes y Refugiados en Panamá advierte que sin importar la raza, sexo, condición social, económica política o religiosa los inmigrantes tienen derecho a salir de su patria y regresar a ella, como lo reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Edición Impresa