EXTRADICIÓN.Noriega envía mensajes a través de sus abogados.

Rubino denuncia un complot

Abogados del ex dictador dicen que hay una especie de conspiración para que Noriega no vuelva a Panamá.

Dirigentes opositores retan a Noriega para que diga quiénes se llenaron de dinero mientras él gobernaba.

PRISIÓN. Este es el Centro Correccional de Prisiones de Miami, donde Noriega permanecerá hasta el 9 de septiembre. PRISIÓN. Este es el Centro Correccional de Prisiones de Miami, donde Noriega permanecerá hasta el 9 de septiembre.
PRISIÓN. Este es el Centro Correccional de Prisiones de Miami, donde Noriega permanecerá hasta el 9 de septiembre.

MIAMI, FLORIDA. Frank Rubino, abogado defensor de Manuel Antonio Noriega durante su juicio por narcotráfico en Miami, dijo ayer que los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Panamá han tramado "una conspiración" para prevenir ilícitamente que Noriega regrese a su país al ser liberado, en septiembre, de la prisión estadounidense donde ha estado recluido desde los primeros días de 1990.

La motivación francesa, afirmó Rubino, es que ellos "están tratando de venderle a Panamá un sistema de tránsito rápido, por riel, de 300 millones de dólares". Agregó que "Francia tiene muchos motivos para tratar de complacer a Panamá" e hizo ver que el esfuerzo francés por extraditar a Noriega es algo "orquestado" por Estados Unidos y Panamá. En la acción de Hábeas corpus para Noriega que Rubino interpuso ayer ante los tribunales federales de Miami, él argumenta que las declaraciones del embajador francés en Panamá "dan razón para creer que los franceses están buscando la extradición de Noriega a cambio de un contrato de 300 millones de dólares para venderles trenes rápidos a Panamá".

De parte panameña, según dijo Rubino en una conferencia de prensa, varios políticos están "aterrorizados" de que el ex gobernante regrese e intente volver a la política. Pero "él quiere regresar, sentarse en su mecedora, disfrutar de sus nietos y jugar el papel de viejo estadista", dijo.

Rubino esquivó nombrar a los "políticos" a quienes había aludido. Declaró Rubino: "Mis contrapartes panameños –los abogados– me han informado de esto. Ustedes debieran buscarlos y ver qué pueden decir". Repitió que "obviamente hay políticos en Panamá que sienten mucho miedo" sobre el posible retorno de Noriega.

Rubino también retó a las autoridades panameñas a que tengan "la valentía" de permitir el retorno de Noriega. "Por años y años, los panameños se han estado dando golpes en el pecho como gorilas, alegando que quieren llevarse a Noriega a Panamá para así tener justicia. Pues si los panameños de veras quieren a Noriega en su país, yo los ayudaré", afirmó Rubino en tono iracundo, respondiendo a una pregunta de este diario.

"Noriega quiere volver a Panamá, pero no al poder’’, sostuvo Rubino en otro momento. Cuando un periodista preguntó si Noriega "todavía es un hombre rico", Rubino contestó, "espero que sea un hombre muy rico".

Noriega dice no temer

Varias veces durante la conferencia de prensa, Rubino se refirió con sarcasmo al "maravilloso sistema de justicia" de Panamá, el cual, según él, condenó a Noriega sin que este estuviera presente o tuviera siquiera un abogado defensor. Así, señaló Rubino, "el veredicto siempre es lo que ellos quieran".

En la misma línea, Rubino quiso trivializar las cuentas pendientes que Noriega tiene con la justicia panameña, al afirmar que el ex dictador solo ha sido condenado en Panamá de un homicidio y un cargo de lavado de dinero.

Pero cuando se le pidió que comparara las posibilidades de que Noriega gane frente a la justicia panameña o la francesa, Rubino opinó que le será más fácil ganar en Panamá. Dejó claro que él no ve dificultad en que las condenas contra Noriega (que fueron obtenidas en ausencia) sean anuladas, con posibilidad de enjuiciarlo nuevamente.

Es que Noriega es inocente de todo lo que Panamá le acusa, dijo Rubino. "Creemos que el [ex] general es inocente de los cargos en Panamá y que él podrá probarlo. Creemos que un jurado lo declarará inocente".

La audiencia del jueves

Esta disputa sobre la repatriación o extradición de un prisionero de guerra en territorio estadounidense es el primer caso de este tipo en Estados Unidos, dijo ayer el abogado Jon May, quien comparte la defensa de Noriega con Rubino.

La disputa podría provocar un conflicto entre dos jueces federales: Uno es William Hoeveler, quien presidió el juicio a Noriega, lo sentenció, y falló en 1992 que este es un prisionero de guerra; y el otro es William Turnoff, a quien se le ha asignado el proceso de extradición de Noriega y quien ya ha programado una audiencia para el jueves próximo.

La acción de Hábeas corpus que los abogados de Noriega interpusieron ayer, solicita que Hoeveler "ordene a Turnoff a cesar inmediatamente" el proceso de extradición. Con eso, comentó May, ellos esperan que la audiencia del jueves quede cancelada.

Sobre el plano jurídico, lo que los abogados de Noriega arguyen es que el Convenio de Ginebra requiere que todo prisionero de guerra sea repatriado a su país de origen inmediatamente después de que haya un cese de hostilidades o que el prisionero haya cumplido su sentencia. Esa obligación es "absoluta", afirmó May.

La reacción panameña

Los políticos de oposición al gobierno de Martín Torrijos coinciden en que no temen a Manuel Antonio Noriega y piensan que el ex dictador de Panamá debe pagar su condena en una cárcel en Panamá.

Los políticos consultados coincidieron, además, en que no debían ningún favor a Noriega y dijeron que muchos de sus colegas que ahora están en el gobierno son norieguistas.

Este diario intentó una versión de varios miembros del oficialista Partido Revolucionario Democrático, pero evitaron hablar del tema. Se llamó a Balbina Herrera, Benjamín Colamarco, Samuel Lewis Navarro, Juan José Amado III y a Juan Carlos Navarro, y solo este último respondió que consideraba que el Gobierno había hecho lo justo y necesario para lograr la extradición de Noriega. No hizo comentarios sobre las acusaciones hechas por los abogados contra los políticos.

El gobierno de Torrijos ha reiterado que el 19 de marzo de 1991 el Órgano Ejecutivo solicitó a Estados Unidos la extradición a Panamá de Noriega, condenado por el homicidio de Hugo Spadafora.

La solicitud, según el Gobierno, fue reiterada el 24 de enero de este año. El propio Torrijos ha dicho que sería absurdo y descabellado pensar que hay una componenda de tres países para evitar que Noriega venga a Panamá.

Quien sí habló ayer fue el abogado local de Noriega, Julio Berríos. "No conozco a los políticos que se han embolsillado dinero de Noriega, pero es un secreto a voces en Panamá; todos saben quiénes eran sus amigos y quiénes se quedaron con sus negocios".

Agregó que todo esto deja mal parado al Gobierno, al PRD y a los amigos de Noriega. "Hemos tenido que ser sus enemigos quienes asumamos su defensa, y lo hemos hecho porque lo que está en juego es el prestigio del país", señaló el abogado.

(Con información de Roberto López Dubois y Rafael Luna Noguera)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa