EL CIUDADANO ANÓNIMO

El dengue que te pone a temblar

Las personas a las que se le diagnostica el mal no deben tomar aspirina ni automedicarse.

El Ministerio de Salud pide a la ciudadanía que elimine la chatarra, la basura y los depósitos de agua.

META. El Ministerio de Salud ha intensificado el combate contra el ‘Aedes aegypti’. META. El Ministerio de Salud ha intensificado el combate contra el ‘Aedes aegypti’.
META. El Ministerio de Salud ha intensificado el combate contra el ‘Aedes aegypti’.

Como ciudadano anónimo que enfermé de dengue, les digo que los síntomas son muy parecidos a los de un resfriado común y es, precisamente, esto por lo que las personas se descuidan.

En mi caso, los resfriados siempre fueron similares, pero en este había otros síntomas o los de siempre eran mucho peor: hinchazón de párpados, dolor en articulaciones, elevada fiebre durante varios días, oídos tapados y un dolor a lo interno de las fosas nasales que no era normal. Además, al toser o estornudar sentía que se me movía todo en la cabeza.

Fui a atenderme en la clínica de urgencias a la que acostumbro acudir. Al hablar con el doctor, y explicarle los síntomas, llegó a la conclusión de que podría ser dengue, y para confirmarlo me propuso una prueba de sangre.

Después de 26 dólares por la prueba y una espera de 30 minutos –que fueron largos– ambos sospechábamos el resultado. La hoja de laboratorio venía con la palabra "Dengue" en resaltador rosado, y con un sello de goma se le marcó la palabra " POSITIVO".

Ahora solo faltaba seguir las indicaciones del doctor, en este caso. Unas inyecciones de un antigripal para que las molestias fueran menores, tomar líquidos, guardar reposo –incapacidad incluida– y esperar que se presentara el otro síntoma: picazón en el cuerpo, lo que ocurre al finalizar la enfermedad. El ciclo es lento y largo, puede durar en total unas tres semanas, en las que de dos a siete días corresponden a la fase aguda, es decir el inicio; y el resto, a la convalecencia.

Parece ser la enfermedad en boga. No es precisamente la mejor época del año para enfermarse, pero eso no es algo que uno pueda controlar y menos con la cantidad de potenciales criaderos de unos mosquitos –chiquitos y de apariencia insignificante– llamados Aedes aegypti.

Lo malo es que al ser tan parecidos los síntomas, los afectados no toman las medidas necesarias para la enfermedad, en este caso, el dengue clásico. El mal ha regresado [de hecho nunca se fue] y parece que para quedarse del todo.

Los medicamentos que sirven para tratar un resfriado o una gripe no funcionan del todo, solo ayudan a sobrellevar las molestias de la enfermedad. Lo único que se puede hacer es dejar que la enfermedad siga su curso, tomar muchos líquidos –especialmente agua y rehidratantes–, guardar reposo –no pretender ser la "mamá de Tarzán"– y, de ser necesario, practicarse la prueba de sangre que confirma o descarta la dolencia.

Un comunicado del Ministerio de Salud hace la salvedad de que, por cada caso de dengue registrado, existen entre 10 y 20 casos no reportados, lo que elevaría la cifra desde 30 mil 370 hasta 60 mil 740 personas afectadas con dengue en solo un año.

Las estadísticas no son buenas: entre los años 1968 y 1980 se reportaron 60 casos de dengue hemorrágico en cinco países; entre 1981 y 2001, en 28 países se reportaron más de 93 mil casos, con una marcada tendencia de aumento, por lo que la situación empeorará.

Los investigadores han encontrado, como posibles causas del incremento de casos de dengue –lo cual constituye un importante problema de salud mundial que ha sido bien documentado– una urbanización continua y, por lo general, no planificada; servicios municipales inadecuados, tales como el abastecimiento de agua y la eliminación de residuos sólidos; la tasa en aumento y la variedad geográfica de la transmisión vírica debido a los viajes intercontinentales; la circulación de múltiples cepas y serotipos en una área; la adaptabilidad de los vectores (el mosquito Aedes aegypti y, en menor grado, el mosquito Aedes albopictus).

También se han documentado casos por la producción y el uso no restringido de envases de alimentos y bebidas no biodegradables, como barriles (bidones, tinajas, etc.) y otros recipientes de almacenamiento de agua que, a menudo, se convierten en criaderos; la importación de neumáticos viejos o usados por los países en desarrollo, y los programas nacionales irregulares, fragmentados o inexistentes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Canal ampliado 99% de avance en trabajos en esclusas

Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación.
Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. LA PRENSA/Archivo

Los trabajos menores y defectos pendientes en el tercer juego de esclusas que desarrolla el contratista Grupo Unidos por el ...

SEGURIDAD EN NAVEGACIÓN 121 actos de piratería

Infografía Infografía
Infografía LA PRENSA

Entre enero y septiembre se han registrado 121 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en distintas partes ...

negocios Cinco SEM se instalarán en el país

Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año. Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.
Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.

Las estadounidenses Visa y McKinsey & Company, Inc., y la suiza Panalpina World Transport, son algunas de las firmas que ...