CIUDADANO ANÓNIMO

Su dinero no es bien recibido

Nadie sabe en Panamá cuánto tiempo puede perder tratando de realizar el trámite más sencillo.

La renovación y pago de los apartados postales cada año pueden enredarse en una infinita burocracia.

APARTADO POSTAL. Alguna sencilla diligencia se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza. APARTADO POSTAL. Alguna sencilla diligencia se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza.
APARTADO POSTAL. Alguna sencilla diligencia se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza.

Llegó esa época del año nuevamente. Entre el 2 de enero y 28 de febrero hay que pagar el alquiler del apartado postal. Y he tenido el mismo apartado durante 11 años.

Fui temprano esperando poder cumplir rápidamente con el trámite. Era la primera en la fila de jubilados. Aunque tengo el apartado a nombre de una compañía, tengo derecho al descuento de jubilado a la porción que se cobra a individuos. Pensé que este año el proceso sería mucho más rápido comparado con el año anterior, fecha en que el correo empezó a implantar su nuevo sistema computarizado. Me equivoqué...

Al rato de estar en fila, un funcionario nos pidió cambiar a otra donde un segundo funcionario verificaría la información de la cuenta antes de pagar el apartado. En la nueva fila, no había rastro de alguien que atendiera. Después de un tiempo, apareció un tercer funcionario para recoger los formularios, pero aunque yo era la primera en la fila, el mío quedó al fondo del cerro de papeles.

Después de sortear cada documento, finalmente alguien llamó mi nombre

"Señora, esta es una cuenta de una sociedad. Tiene que llenar estos tres formularios, traer copias de la cédula de todas las personas en la cuenta y una copia del Registro Comercial".

"Ya ustedes tienen todo eso. Lo hice el año pasado", le dije.

"No, este es un nuevo sistema para la computadora. Tiene que llenar estos formularios y traer las copias".

"¿Dónde están los papeles que entregué el año pasado? Ya hice todo eso. Este no es un apartado nuevo, lo he tenido desde hace 11 años", contesté.

"Este es un nuevo sistema para la computadora... ".

"Pero ya hice todo eso... ".

Apenas pronuncié esas palabras, la funcionaria dijo: "espere un minuto", y desapareció. Regresó con un hombre que asumí era un supervisor. Él empezó: "Necesita llenar estos papeles y traer las copias... ".

"Ya ustedes tienen las copias de las cédulas, el Registro Comercial y los formularios. Nada ha cambiado desde el año pasado", comenté.

"Este es un nuevo sistema de computo del correo. No se preocupe, señora, no es ningún problema".

"Para usted no", pensé. No perderá su tiempo en el tráfico buscando copias. "¿Dónde están los papeles que les di el año pasado? ¿Tengo que hacer esto todos los años?".

"No, no, tranquila señora, solo traiga las copias para que pueda pagar el apartado".

"Voy a mi casa, pero quiero estar al frente de la fila cuando regrese", supliqué.

Una hora después regresé con los papeles necesarios, junto con el recibo del correo del mismo papeleo que había hecho el año pasado. Otro supervisor me atiende después de una eternidad. "Sí, claro, acá tengo un recibo y copia de sus documentos del año pasado", dijo.

"¡Qué bien!", pensé, mientras miraba atónita cómo marcaba cada formulario con la palabra "duplicado" en letras rojas.

Esperé 30 minutos más para que entre los tres supervisores recibieran el pago y me entregaran una factura. Después de tres horas y 15 minutos, por fin había logrado renovar mi apartado otro año más.

(Vea Así debe ser: Requisitos que pueden ayudarle a no perder tanto tiempo)

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969. En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969. AP

Manuel Manny Ycaza, el jockey panameño miembro del Salón de la Fama y ganador del Belmont Stakes de 1964, quien abrió camino ...