Entre engaños y promesas, autoridades municipales se defienden

El alcalde del Municipio de Panamá, Juan Carlos Navarro, dijo sentirse "engañado" por los dueños de La Bombonera, pues les otorgó un permiso de expendio de bebidas alcohólicas para operar un bar, aunque sin el negocio del sexo.

A mi despacho, insistió, se elevó una solicitud de expendio de bebidas alcohólicas para un bar y no para un prostíbulo. De hecho, la Alcaldía de Panamá no otorga permisos para burdeles. Si en el centro comercial La Gran Estación funciona un burdel, sus propietarios han hecho una "jugada que riñe más con la moral y la ley".

Dijo tener entendido que los propietarios del bar dividieron el local en dos partes: el bar, para el cual se les otorgó el permiso; y el negocio del sexo.

"No habían dicho que era un bar totalmente distinto a lo que opera en ese local", recalcó el funcionario.

Añadió que "en lo personal no me satisface otorgar permisos para el expendio de bebidas alcohólicas y si existen irregularidades y la comunidad se opone al funcionamiento del local, no demoraré en revocar el permiso", se comprometió el alcalde, aunque aclaró que debe actuar conforme a lo que establecen las leyes que rigen la materia.

El Director de Asesoría Legal del Municipio, Juan García, por su parte, precisó que el permiso fue otorgado porque se cumplían con los requisitos exigidos por la ley; incluso, personal de la entidad hizo inspecciones que determinaron que el local tenía las condiciones de un bar.

"Allí no había vestigio de un prostíbulo", aseguró.

Después de que el local empezó a funcionar, el municipio realizo inspecciones y determinó que han abierto una especie de pensión.

Sobre la norma legal que prohibe la instalación de una cantina por cada mil habitantes en un poblado, García dijo que en el caso del prostíbulo La Mayor se tomó como referencia el censo de 1990, pero el censo de 2000 reveló un aumento de la población, por lo que el despacho no pudo utilizar el mismo recurso legal.

Lo cierto es que el burdel opera ante la mirada de protestas de autoridades educativas.

Relacionado: Un burdel escondido en la Estación

Edición Impresa