INVESTIGACIÓN. LAS INDÍGENAS DICEN QUE HUYEN DE LA POBREZA Y BUSCAN OPORTUNIDADES.

De limosna, hambre y desnutrición

En ciudades como San José, Alajuela y Heredia se han ubicado unas 30 ngöbe buglé.

Las indígenas recorren unos 400 kilómetros en ocho horas de viaje en autobús.

EXTENUANTE. Las panameñas empiezan su faena a las 7:00 a.m. y terminan a las 9:00 p.m. en las frías calles de San José. EXTENUANTE. Las panameñas empiezan su faena a las 7:00 a.m. y terminan a las 9:00 p.m. en las frías calles de San José.
EXTENUANTE. Las panameñas empiezan su faena a las 7:00 a.m. y terminan a las 9:00 p.m. en las frías calles de San José.

A la 1:00 p.m. en las estrechas aceras del mercado de Heredia, una de las principales ciudades de Costa Rica, todo era algarabía. Las personas caminaban tratando de no tropezarse entre sí. Los vendedores de lotería y los comerciantes, a gritos, trataban de convencerlos para que adquirieran sus productos. Una fila de buses contribuía a estrechar el lugar.

Entre la multitud y el bullicio estaba Elena Bejerano Chávez, una indígena de la etnia ngöbe. Un pollerón verde, una chaquira y un par de chancletas completaban su indumentaria. Estaba sentada en una esquina. No intentaba llamar la atención. Levantaba los ojos del suelo y decía: "Qué Dios la bendiga", cada vez que una mano caritativa depositaba algunos colones en su pequeña jaba.

Bejerano es una de las "30 indígenas" que, según las autoridades ticas, se dedican a pedir limosna en ciudades como Heredia, San José y Alajuela.

Odir Blanco, director de la Comisión Nacional Indígena, en Costa Rica, dijo que sospechan que detrás de ella hay una banda organizada dedicada a explotarlas comercialmente.

Por ello, la Dirección de Migración en Costa Rica empezó una investigación y el próximo jueves 15 de febrero tendrán su primera reunión formal para tratar el tema.

Pero independientemente de los nexos delictivos que esta actividad pueda tener, hay una realidad: la pobreza en que viven los aborígenes ngöbe buglé traspasó la frontera. Pedro Rodríguez, presidente del Congreso Ngöbe, dijo que el 95% de su gente es pobre.

Así lo confirman las conversaciones sostenidas con las indígenas mendigas.

TESTIMONIOS

Elena Bejerano tiene 47 años y reside en David, Chiriquí con sus hijos. Dijo que tiene cuatro (una niña y tres niños), pero al momento de detallar sus edades, solo pudo mencionar las de tres (cinco, ocho y nueve). Su marido tiene 80 años y aunque mencionó que se encontraba en el mercado de Heredia, por más que se lo buscó, nunca se encontró.

Además de vivir de la mendicidad, las indígenas consultadas cuentan una historia similar. Todas al momento de entrevistarlas dijeron haber llegado al país un día antes.

"Llegué ayer a San José", dijo Bejarano, quien explicó que pide limosna para comer ella y sus hijos, porque su marido está "muy grande" –[tercera edad]– y ya no puede trabajar en las fincas de café.

"Solo dependo de Dios", dice mientras una tos seca le sacude el cuerpo y le corta las palabras. El ruido de la tos que parece que la va ahogar no detiene la marcha de los caminantes que pasan indiferentes a su lado.

"A veces la gente se pone brava, porque estoy aquí", comentó la mujer, quien aseguró que recoge "muy poquita plata". Eso puede oscilar entre dos dólares y 10 dólares. Con ese dinero debe pagar alimentación y habitación.

Igual le ocurre a Cecilia García, de 34 años, quien escogió una acera del mercado de Alajuela para pedir limosna.

Al igual que Bejarano solo se sienta a esperar. No lo hace sola. En su regazo tiene a su hijo más pequeño, Alexis, de cuatro meses, quien nació en Costa Rica. Tiene dos vástagos más, de 18 y nueve años.

García no es panameña, pero tampoco costarricense. Cuando se le pregunta, responde que es de la frontera. Llegó con su marido a recoger café. Ahora, mientra él trabaja en las fincas, ella pide limosna en los mercados ticos.

LAS NUEVAS TURISTAS

En Alajuela los lugareños están acostumbrados a verlas con sus "chiquitos". "A veces hay hasta seis", dijo Luis, un conductor de taxi.

A simple vista pedir limosna no es un negocio rentable. García dijo que se hace 3 mil colones diarios (seis dólares).

Con este dinero debe comer y pagar hospedaje. Si las sospechas de las autoridades costarricenses son buenas, García dejaría en manos de su explotador cuatro dólares con 80 centésimos y solo se quedaría con un dólar con 20 centésimos. Para conseguir el dinero deseado, las indígenas deben permanecer hasta 12 horas en la calle. Ana Santos, de 36 años, se sentó a las 7:00 a.m. a un costado del Banco Central de Costa Rica, y a las 9:00 p.m., en medio de la oscuridad, permanecía en el solitario lugar.

Deseaba hacer 5 mil colones (10 dólares). Se dedica a pedir limosna porque no sabe hacer otra cosa. Solo llegó a segundo grado y no sabe leer ni escribir.

En el caso de Santos, parece que pedir limosna es una herencia. Su madre, de 80 años, también lo hizo en su momento. Son oriundas de Tolé, en la provincia de Chiriquí, y hay días en que le va tan mal con la limosna que no le alcanza para comprar comida y pagar el cuarto.

Santos no tiene hijos. El único que tuvo, murió. Nunca supo por qué. Lo que sí se sabe es que uno de cada tres niños indígenas sufre algún nivel de desnutrición.

Su madre está enferma y debe ayudarla con la comida.

Alimentar a la familia es lo que mueve a estas mujeres a pedir limosna en las calles. Macuci Montezuma es oriunda de San Juan, en las montañas de Chiriquí. Una amiga le dijo que podía ir a pedir limosna en Costa Rica y así lo hizo. "La amiga" –una frase que mencionaron todas las indígenas– las trae en autobús hasta Costa Rica y les dice dónde pedir. Por eso se desplazan a Alajuela, Heredia y San José.

En su rancho, Montezuma, quien saca de su bolso la cédula de identidad para demostrar que es panameña, siembra yuca, café, guineo, ñame y cría gallinas, "pero no alcanza para comer", dijo.

Por eso se fue a Costa Rica. Su deseo es recolectar 100 dólares para viajar a Panamá y comprar comida para alimentar a la familia.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Calixto Mendoza, artesano y promotor de los tejedores de sombreros en La Concepción.
Alexander Arosemena - LP

Tradiciones Sombreros Mendoza, proyecto familiar

Denuncian incrementos en el sector agrícola Santeños protestan contra el alza de la energía eléctrica

Para este lunes 16 de julio están previstas más manifestaciones en Los Santos y todo el país.
Especial para La Prensa/A. Cortez

DICE QUE ESTÁ NERVIOSA Stormy Daniels vuelve a bailar, pero ahora sin tocar

La actriz, de 39 años, fue acusada de tres cargos menores.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Recupera su nivel Djokovic vence a Anderson y gana su cuarto título en Wimbledon

Novak Djokovic llegó al torneo en el puesto 21 en la clasificación mundial. Novak Djokovic llegó al torneo en el puesto 21 en la clasificación mundial.
Novak Djokovic llegó al torneo en el puesto 21 en la clasificación mundial. AFP

Novak Djokovic está de nuevo a su mejor nivel y es campeón de Wimbledon por cuarta ocasión, luego de alcanzar una pronta ...

Judiciales Juez imputa cargo a dos ciudadanos guatemaltecos

Juez de garantías aplicó la detención provisional a dos ciudadanos guatemaltecos. Juez de garantías aplicó la detención provisional a dos ciudadanos guatemaltecos.
Juez de garantías aplicó la detención provisional a dos ciudadanos guatemaltecos. Tomada de @PrensaOJ

La juez de garantías del primer circuito judicial de Panamá, Mónica Barrios, legalizó la aprehensión, y dio por presentada la ...

Tecnología en la Copa En el Mundial del VAR, en la final también se utilizó

Una de las jugadas que terminó en gol fue revisada en video. Una de las jugadas que terminó en gol fue revisada en video.
Una de las jugadas que terminó en gol fue revisada en video. AFP

En el Mundial que marcó el debut del videoarbitraje, no faltó que interviniera incluso en la final. Y ello definió una jugada ...