TAL CUAL

Mónica Palmmpalm@prensa.com

LEONOR. La ruptura disparó la rumorología y ahora se comentan cosas que antes ni se insinuaban. Dicen que su cercanía con el Toro le costó el puesto a Leonor Calderón. Pero aunque fuera del Gabinete, se queda a la vista, ya que -como Julio Kenion- tendrá una oficina en Palacio, para coordinar "el apoyo internacional para el desarrollo de las agencias y países".

Ante tan delicada tarea, hay una pregunta: ¿quién las desempeñó antes que ella? Si, en cambio, tiene a su cargo temas que no fueron atendidos por otra persona en todo un año de gobierno, ¿por qué la novedad del puesto?

EN ÁNGEL. El 1 de septiembre fue un día de muchas coincidencias. Para celebrar su elección como primer vicepresidente de la Asamblea, Jorge Hernán Rubio picó por delante de Elías e invitó a sus colegas al bar La Tasca de Casa Ángel. En el comedor, por casualidad, los Torrijos celebraban su aniversario de bodas y, tal vez, la conclusión del primer año de gobierno y hasta el cumpleaños de doña Hilda, la madre de Vivian.

En la mesa, con la pareja presidencial, estaban el primer vicepresidente Samuel Lewis y el ministro Ubaldino Real. Al menos esta vez se respetó la separación de poderes, porque ni los diputados interrumpieron la cena del presidente, ni Torrijos se apareció en el brindis de éstos.

Edición Impresa