MARIO BENEDETTI.EL escritor GANA EL PREMIO internacional MENÉNDEZ PELAYO.

El premio a la terquedad

A sus 84 años, Benedetti puede presumir de ser uno de los pocos poetas ‘best seller’ de la historia.

Sus ideas y sus versos cargados de humanismo han marcado a varias generaciones.

Ataca con dureza a George W. Bush y a Tony Blair, pero apoya a la Cuba de Fidel Castro.  Ataca con dureza a George W. Bush y a Tony Blair, pero apoya a la Cuba de Fidel Castro.
Ataca con dureza a George W. Bush y a Tony Blair, pero apoya a la Cuba de Fidel Castro.

Escritores como Mario Benedetti son como el dinosaurio inmortal de Augusto Monterroso. El narrador guatemalteco escribió el cuento más corto y más estudiado de la historia moderna: "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí". Y resulta que cuando uno despierta, da igual de qué pesadilla contemporánea, Benedetti siempre está allí, en su posición inquebrantable, en su solidez narrativa e ideológica. En su terquedad.

Por esta razón le concedieron este martes, en España, el prestigioso XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo: "por su preocupación humanista", y "su empeño en el cultivo de la palabra como instrumento de construcción de una sociedad más justa", según señaló el jurado. Benedetti, a sus 84 trabajados años, recoge los frutos de una carrera artística intelectual brillante, por exitosa, y extraña por popular.

Sus libros de poesía – Inventario o Viento del exilio– reposan en la cabecera de muchas camas solitarias, o acompañadas, que han sobrevivido a la desesperanza gracias al sencillo y profundo canto al amor que Benedetti lleva haciendo desde hace más de 60 años. Pero sus textos de ensayo también son el manual ideológico de acción de no pocos jóvenes escorados hacia la izquierda. Benedetti se coló hace décadas en las venas abiertas de la Latinoamérica que describió su coterráneo Eduardo Galeano.

DESCARNADO DESCARO

El premio, dotado con unos 62 mil dólares, le fue concedido por unanimidad en segunda votación, y Benedetti dejó atrás en la carrera al cubano Roberto Fernández Retamar, al nicaragüense Sergio Ramírez, al argentino Pedro Luis Barcia y a la brasileña Maria Gloria Marcondas. Esa unanimidad no la despierta Benedetti en todos los ámbitos.

Sus posiciones políticas son descarnadas y descaradas. Habla del "imperialismo" estadounidense sin reparos, califica abiertamente de bobo a George W. Bush o a Tony Blair, sigue apoyando la Cuba de Fidel Castro a pesar de que los hechos se empecinen en darle pruebas contradictorias, y como buen ateo es capaz de ver al demonio, pero personificado en la globalización. "Esta humanidad tan venida a menos me tiene más preocupado que mi propia muerte", declaraba el poeta al diario mexicano La Jornada al referirse al rumbo tomado tras el 11-S y la "cruzada" contra el terrorismo que ese día empezó.

PERSEVERAR HASTA EL FIN

Lo que ninguno de sus detractores puede decir de Benedetti es que cambia de camiseta o que no persevera en sus principios. La terquedad es parte del premio que acaba de ganar, aunque el jurado no lo escriba así.

Fue terco para desarrollar su carrera de escritor. Vivió siendo cajero, funcionario, tenedor de libros o taquígrafo en la Facultad de Química. Una de sus más renombradas novelas, La tregua, nació en las horas de la comida, cuando Benedetti le arrancaba a su reloj de vendedor de inmobiliaria unos minutos para una obra hoy traducida a 19 idiomas y que tiene 148 ediciones.

Fue terco cuando tuvo que exiliarse de Uruguay en 1969 y durante 12 años no dejó de escribir y contar el relato del exilio para, al volver a su país, dedicarse a la crónica de lo que llamó el "desexilio".

Y es terco a la hora de mantener sus principios políticos contra viento, marea, críticos y realidad. "A veces desilusionado de algunas izquierdas, pero sigo siendo de izquierda. Ser de izquierda es tener como punto de mira el bienestar de la gente, la igualdad social, la solidaridad", insiste este hombre coherente que sigue declarándose un optimista y que asegura intuir en la juventud el potencial de un mundo mejor.

El director de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha, destacó el martes el "reconocimiento universal" que tiene el compromiso humanista de Benedetti. Pareciera que la terquedad intelectual del uruguayo es imprescindible en estos tiempos para mantener cualquier compromiso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Supera a Messi y Neymar Cristiano Ronaldo gana premio FIFA Best, al mejor jugador del año

El portugués Cristiano Ronaldo recibe su galardón, mientras el presidente de la FIFA, Gianni Infantino y los exjugadores Diego Armando Maradona y Ronaldo Nazario de Lima, prestan atención a su discurso. El portugués Cristiano Ronaldo recibe su galardón, mientras el presidente de la FIFA, Gianni Infantino y los exjugadores Diego Armando Maradona y Ronaldo Nazario de Lima, prestan atención a su discurso.
El portugués Cristiano Ronaldo recibe su galardón, mientras el presidente de la FIFA, Gianni Infantino y los exjugadores Diego Armando Maradona y Ronaldo Nazario de Lima, prestan atención a su discurso. AFP

El portugués Cristiano Ronaldo recibió por segundo año consecutivo el premio FIFA al mejor jugador del año, en una ceremonia ...

sesiones en montevideo, uruguay Red de Derechos Humanos de Panamá presenta 10 denuncias por agresiones contra activistas ante la CIDH

En el orden usual: María Chávez (Red Ciudadana Urbana) Irina Francioni (defensora de derechos humanos), Daniel Holness (Centro de Estudios y Acción Social Panameño), y los activistas ambientalistas Larissa Duarte y Gabriel Pérez. En el orden usual: María Chávez (Red Ciudadana Urbana) Irina Francioni (defensora de derechos humanos), Daniel Holness (Centro de Estudios y Acción Social Panameño), y los activistas ambientalistas Larissa Duarte y Gabriel Pérez.
En el orden usual: María Chávez (Red Ciudadana Urbana) Irina Francioni (defensora de derechos humanos), Daniel Holness (Centro de Estudios y Acción Social Panameño), y los activistas ambientalistas Larissa Duarte y Gabriel Pérez. LA PRENSA/Isaac Ortega

La Red de Derechos Humanos de Panamá presentó este lunes, 23 de octubre, un total de 10 denuncias, en el inicio del 165 ...