ENTREVISTA

‘Sí puede haber calles sin niños’

En cinco años, y con 40 millones de dólares, podría erradicarse el trabajo infantil en Panamá, dice el director de Casa Esperanza.

Temas:

PROBLEMA. Para Alemán, dar dinero a los niños trabajadores los incentiva a que sigan en la calle. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez PROBLEMA. Para Alemán, dar dinero a los niños trabajadores los incentiva a que sigan en la calle. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez
PROBLEMA. Para Alemán, dar dinero a los niños trabajadores los incentiva a que sigan en la calle. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

El número de niños que trabaja en las calles de Panamá se ha duplicado en los últimos nueve años. Ese aumento se debe, según Ramón Alemán, el director de Casa Esperanza, a tres factores: la pobreza, la desigualdad económica y la falta de políticas claras por parte del Estado.

¿Cuántos niños siguen trabajando en la calle?

Se debe hablar de trabajos en condiciones no autorizadas por ley. En 2000, la Encuesta Nacional sobre Trabajo Infantil arrojó que había 47 mil 976 niños trabajando. En octubre de 2008, esa cifra subió a 89 mil 767.

Casi el doble...

Sí se ha dado el aumento, pero esa cifra está inflada. En esas encuestas se incluyó, por ejemplo, a niños que iban a la escuela, tenían momentos de diversión y ayudaban a sus papás unas horas. Eso es trabajo de aprendizaje, no trabajo infantil. La Organización Internacional del Trabajo determinó que se considerará trabajo infantil solo al que sea más de 15 horas semanales.

Cada año, Casa Esperanza saca a casi 2 mil niños de la calle. Además de al trabajo de aprendizaje, ¿a qué se debe ese aumento?

A la desigualdad económica y la pobreza: 51% de los niños menores de cinco años vive en pobreza. No ha habido políticas públicas de Estado. Cada cinco años llega un capitán y cambia el norte. Los proyectos no van articulados. Un ejemplo: la Red de Oportunidades. Ha tenido fallas, pero el proyecto es bueno... Ahora lo eliminaron. Eso ha provocado una hambruna impresionante.

Aunque la cifra de niños trabajadores ha subido, Panamá es el único país de América Latina sin niños que duermen en la calle. ¿A qué se debe eso?

Se ha logrado contactar a niños que empiezan a vivir en las calles y han sido ayudados. Los estudiosos dicen que cuando ya hay una primera generación en la calle, no se pueden sacar de ahí más. También influye que somos un país con solo 3 millones de habitantes... No se compara al trabajo que se realiza en otros países.

Panamá tiene leyes de trabajo infantil y es firmante de convenios que lo prohíben. ¿Se están aplicando las sanciones?

Sí. Cuando se presentan las denuncias, se abre el proceso. El Ministerio de Trabajo y el de Desarrollo Social hacen giras. Tienen que ser más fuertes, pero están las excusas de siempre: falta de presupuesto, de personal... El Estado está cumpliendo, pero puede hacerlo mejor.

Y la empresa privada, ¿qué está haciendo para que los niños dejen de trabajar en los cafetales, ahora que empezó la cosecha?

Al menos 14 caficultores han prohibido el trabajo infantil en sus fincas. Y esa medida, que se pensaba que iba a afectar la mano de obra, ha hecho todo lo contrario.

Usted tiene experiencia con el sistema penal adolescente. Para ellos, ¿hay políticas de prevención?

No. En el Instituto de Estudios Interdisciplinarios [donde están los jóvenes privados de libertad] no hay programas, y los que hay son pequeños y sin dinero. Yo estuve ahí un año y salí frustrado. A los jóvenes hay que tratarlos como seres humanos. Si desayunan, almuerzan y cenan en el piso, nada cambia. Salen 10 años después, siete veces peor...

Trabajar o morirse de hambre. ¿Qué se hace?

Ese dilema es falso. Es tarea del Estado dar comida, educación y casa a toda familia pobre, hasta que salga de ese estado. Cuando le das herramientas, la gente cambia. ¿Por qué se forman pandillas? Por falta de oportunidades... lo único que tienen en sus vidas es un pedazo de calle. Nos molesta cuando vemos pasar a un negrito, o con cara rara. De una vez lo miramos mal y los policías lo revisan. Y entonces él dice: “no salgo de mi barrio”.

¿Todos los niños que trabajan en la calle lo hacen obligados por sus padres?

No. Un gran porcentaje de ellos lo hace, por ejemplo, para comprarse algo. Y si les seguimos dando plata o comprándoles lo que venden, seguiremos contribuyendo a que salgan a la calle.

Si está mal darles plata o comprarles lo que venden, ¿qué se debe hacer?

Decirle: “Hijo, no te voy a dar nada. Ve y estudia. No arriesgues tu vida estando por ahí. Di a tus papás que trabajen”.

¿Darles comida no es una opción?

Sí, pero a la tercera comida que le des, al día ya no se la comerá: se la llevará a la casa. Ellos lo que quieren es plata. Al darles lo que sea, estamos negándole sus derechos, porque están en la calle trabajando, en peligro de una violación o atropello.

¿Por qué no funciona multar a las familias con niños trabajadores?

Porque cuando les pongas la multa te van a decir que los metas presos porque no tienen plata para pagar la multa. Es mejor restituirles los derechos mediante apoyo educativo y programas.

Casa Esperanza tiene 52 escuelas y siete centros de atención integral. ¿Qué proyectos hay para los padres?

Les enseñamos un oficio y a buscar trabajo mediante capacitaciones técnicas en competencias laborales, y les financiamos sus microempresas. En un año o un año y medio, nos devuelven la plata, sin intereses. También tenemos un programa de orientación familiar y otro de derechos humanos.

¿Cuánto costaría erradicar el trabajo infantil en Panamá?

Con $40 millones se erradicaría totalmente en cinco años, o con $30 millones en ocho años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Juegos Bolivarianos 'Esta medalla significa mucho sacrificio', Carolena Carstens

La panameña Carstens muestra su presea.
Cortesía/Pandeportes

POTABILIZADORA FEDERICO GUARDIA CONTE Un millón de personas, sin agua

La planta potabilizadora genera 250 millones de galones diarios.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Carolena Carstens, oro en bolivarianos

Carolena Carstens, oro en bolivarianos Carolena Carstens, oro en bolivarianos Vídeo
Carolena Carstens, oro en bolivarianos

Carolena Carstens es la primera panameña que gana oro en los Juegos Bolivarianos 2017, que se realizan en Colombia.

2017 'La Prensa' gana premio como mejor sitio web informativo en Premios Excelencia

Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio
Getzalette Reyes, periodista de 'La Prensa', recibe el premio LA PRENSA

La Prensa ganó la noche de este jueves 23 de noviembre la categoría de mejor sitio web informativo en los Premios Excelencia ...