MIEDO EN DARIÉN.

La semilla de la sospecha ha quedado plantada

Los vecinos de Jaqué se miran con recelo, ante el anuncio guerrillero de que en la comunidad hay infiltrados.

Anoche, en el minúsculo y peculiar Cine Chavela la película que se pasó fue Luchadores contra el crimen. Y ese es el único consuelo que le queda a los poco más de 2 mil habitantes de este caserío de Darién para pensar que sí hay alguien que combate a los malos. "Aquí los policías vienen solo a engordase como chanchos y a hacer maldades a las muchachas", explica casi susurrando un vecino que, como el 100% de los habitantes de Jaqué, no quiere dar su nombre.

Aquí, donde el propio capitán Flórez asegura que vamos a encontrar "la última presencia policial en Panamá antes de la frontera", hasta los objetos inanimados parecen tener ojos y oídos. Dos eventos han hecho que esa sensación se multiplique. El comandante del grupo guerrillero que secuestró a José Vicente Colastra y a Sergio Colastra, blandiendo un machete "tipo Rambo", conjuró el silencio de los trabajadores que se libraron del plagio al advertirles de que en Jaqué la insurgencia tiene informantes.

Pasamontañas

El segundo dato que es motivo de conversación en las polvorientas calles de Jaqué es que dos de los guerrilleros, aún vestidos de civil, llevaban pasamontañas. "Eso es que temían que los reconociera alguno de los desplazados, seguro", concluye otro civil.

Y es justo sobre los desplazados que se cierne la sospecha de la población de origen panameño. "La relación es difícil, pero ahora sí que yo no hablo nada delante de uno de ellos", aventura un hombre de mediana edad con el susto en las pupilas.

Lo cierto es que el miedo se ha apoderado de Jaqué y las trincheras-dormitorio donde escuchan música los policías no tranquilizan a nadie. "Mire usted, la vaina está allá fuera, cerca de la frontera. Aquí no hay guerra ni se ha metido nadie, pero allá... eso es territorio libre de narcotraficantes y de insurgentes", explica otro testigo de esta vida de equilibristas en la frontera. En el centro urbano, los ciudadanos están intranquilos y la actitud policial no ayuda.

Tampoco a la transparencia. Cuando el equipo de La Prensa se disponía a abordar una lancha que lo llevara a la ensenada de El Guayabo, agentes de civil trataron de impedirlo. después de una hora y media, se logró autorización después de firmar tres copias de un documento en el que se liberaba a la Policía Nacional de toda responsabilidad en caso de algún incidente. En el Guayabo, por supuesto, ni rastro de la fuerza pública.

Temas relacionados

El secuestro de los ColastraUn naturista soñador y su hijo cineastaPTJ recaba información de rapto

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Loteria nacional

21 Ene 2018

Primer premio

2 1 1 8

AADA

Serie: 21 Folio: 9

2o premio

0484

3er premio

7571

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

LAVA JATO Y BLUE APPLE Abogados, el hilo que anuda dos escándalos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

REUNIÓN EN SANTIAGO Antonio Ledezma pide a Sebastián Piñera la ayuda de Chile para enfrentar a Maduro

Sebastián Piñera y Antonio Ledezma. Sebastián Piñera y Antonio Ledezma.
Sebastián Piñera y Antonio Ledezma. Tomada de @alcaldeledezma

El exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien escapó del arresto domiciliario que cumplía en Venezuela en noviembre pasado, ...