TESTIMONIOS.Los sobrerradiados del Instituto Oncológico.

La vida después de una tragedia

Solo quedan cinco sobrevivientes; cuatro de ellos cuentan su historia de lucha por la vida.

Las autoridades se rehúsan a hablar del episodio, el más trágico de la historia médica panameña.

ESPERANZA. El sufrimiento no le ha quitado a Nicolás Girón la ilusión de vivir, su lucha es contra la muerte. ESPERANZA. El sufrimiento no le ha quitado a Nicolás Girón la ilusión de vivir, su lucha es contra la muerte.

ESPERANZA. El sufrimiento no le ha quitado a Nicolás Girón la ilusión de vivir, su lucha es contra la muerte.

6_tablamorbilidadb 6_tablamorbilidadb

6_tablamorbilidadb

No es tristeza, tampoco esdesesperanza, no es melancolía y mucho menos resignación, los ojos de Nicolás Girón dicen otra cosa, hablan por sí mismos y piden más vida.

A sus 74 años ve pasar sus días en su calurosa y pequeña casa en Puerto Caimito, lleva ya varios años luchando contra la invasión silenciosa de un cáncer de próstata y también por las consecuencias que le trajo la sobredosis de radiación que por error le fue aplicada en el Instituto Oncológico Nacional (ION).

Desde ese momento, su vida tomó un giro radical, vive para su enfermedad y por su enfermedad, ya nada queda de los días en que bailaba típico con Julia Osorio, su mujer; todo eso fue sustituido por medicinas, tratamientos, visitas al médico y mucho, mucho dolor.

El 29 de julio pasado le hicieron la última intervención quirúrgica, le practicaron una colostomía, pues según Julia, el exceso de rayos de cobalto le produjo una lesión traumática en el colon.

"Desde que le aplicaron las radiaciones, Nicolás no deja de sangrar" y "a veces ni puede caminar porque las piernas y la cintura se le hinchan", dice Julia, una mujer vivaz, que ha sido el bastón de Nicolás durante los últimos años.

Pese a todas las adversidades que el hombre ha tenido que afrontar por su postración, no hay rencor ni resentimientos ni deseos de venganza.

Julia dice que el ION les ha prestado especial atención, le pasan un sueldo mensual de 200 dólares, le pagan los viáticos cuando debe acudir a las citas médicas, le proporcionan las medicinas correspondientes y le dan una caja de pañales desechables cada mes.

"Él es como un rey en el hospital, las enfermeras lo consienten y los médicos le dan prioridad", afirma.

Sin duda alguna, Nicolás ya se acostumbró a su condición, solo admite que le gustaría prolongar su vida, para ello lucha.

LA CRUZ DE CECILIA

Cecilia Cruz no es tan optimista como Nicolás, ella también fue víctima de sobrerradiación en el Instituto Oncológico, en el año 2000.

Recibió 25 radiaciones para combatir un cáncer de cuello uterino. Posteriormente, por los síntomas que presentó, los médicos le comunicaron que había sido una de las 28 personas sobrerradiadas.

Desde ese momento padece profundos dolores en el estómago y molestias en los intestinos.

"El intestino le quedó como un papel periódico quemado, negrito, le quedó", dice su esposo César Vergara.

Para esta familia las cosas tomaron otro tinte, debido a que Cecilia no manifiesta mejoría, y desde hace más de cuatro años todo gira en torno a ella.

César tuvo que vender dos terrenos que tenía en el interior y dejar su trabajo para dedicarse a su mujer.

Afirma que el dinero, producto del contrato [la indemnización de 200 dólares que se le prometió a todos los accidentados], les llega atrasado y la atención que reciben por parte de su médico de cabecera en la misma institución no es la mejor.

Aparte de esto, Cecilia está padeciendo de un desgaste en la columna, sus hijas afirman que visitaron a un especialista en una clínica privada, y éste no descartó el hecho de que todo fuera producto de la sobrerradiación.

Ahora están buscando la posibilidad de que se les apruebe una resonancia magnética nuclear que les daría un diagnóstico más contundente de los síntomas.

Frágil y pálida, Cecilia aún no se acostumbra al hecho de depender de otros, se le nota en su voz apagada, en sus gestos autómatas y en la poca esperanza con que asume su enfermedad.

UN TEMA ESPINOSO

Después de cinco años, el tema sobrerradiación sigue siendo difícil de afrontar dentro y fuera del ION. Por un lado, las autoridades médicas de la institución son reacias a hablar sobre el asunto porque, según ellos, el solo recuerdo suscita temores a los más de 50 mil pacientes que usan los servicios médicos que brinda la entidad.

Mientras que los familiares de los cinco sobrevivientes (Nicolás Girón, Cecilia Cruz, José Ángel Terrientes, Juana Salvaterra y Sara Grant), lidian con la tragedia que dejó uno de los capítulos más lamentables de la medicina panameña.

El accidente ocurrido en el hospital es el único en el mundo según la Agencia Internacional de Energía Atómica porque hubo niveles de radiación que oscilan entre el 50% y 100% sobre la dosis prescrita y todas las exposiciones se llevaron a cabo en el área de la pelvis.

El defensor del Pueblo, Juan Antonio Tejada, le solicitó en días pasados al ministro de Salud, Camilo Alleyne, que vuelva a evaluar la situación de las víctimas a raíz de la petición que hizo una hija de Cecilia Cruz, en la cual le expresa al funcionario las dificultades que afrontan por la enfermedad de su madre y la poca colaboración que han recibido por parte de los organismos responsables del caso.

Casi a la par, el ministro de Salud anunció que una comisión de alto nivel, que encabezará el director del Instituto, Roberto Iván López, investigará el caso de los 28 pacientes. Pero López, no quiso hablar del hecho. "Para qué revivir un episodio que pasó hace varios años", dijo.

Promesas incumplidas

Los familiares de las víctimas se han quedado esperando el cumplimiento de varias de las promesas que les hizo el anterior gobierno.

Massiel Vergara, hija de Cruz, dice que aún espera que se cumpla la promesa de adecuación de una clínica especial para los pacientes que fueron sobrerradiados. Hasta el momento, no han visto nada, tampoco han logrado reunirse con el ministro Alleyne, al cual desean exponerle personalmente las inquietudes que tienen con respecto al caso. "Ellos tiene una deuda moral con nosotros que no ha sido saldada", anotó.

En ese entonces, los sobrerradiados le pidieron al ministro Fernando Gracia que les dejara una constancia por escrito de las garantías que supuestamente les darían. "Nos dijo que no, que contáramos con su palabra", agrega Massiel.

"No te puedo negar que ellos nos han brindado ciertos servicios, pero no como nosotros esperábamos desde el principio", dijo.

Ella ha sido una de las que ha peleado por sangre o para que su madre pueda tener una habitación propia . "A veces, nos metían en unos cuartitos del Oncológico arrinconados", puntualizó.

En el Ministerio de Salud poco se habla del tema, más allá del comunicado que recientemente salió a la luz pública y que hablaba de la realización de una investigación, se les intentó contactar en varias oportunidades y no fue posible.

Ayer, una vocera del ministerio dijo que Alleyne no estaba preparado para hablar del asunto, y que lo haría cuando tuviera más elementos.

FALTAN PROFESIONALES

Otra de las complejidades que ha rodeado este tema es la falta de personal calificado para manipular las máquinas. Fernando Cebamanos, director de Servicios Médicos Oncológicos del ION, dijo a este diario a comienzos de agosto, que una vez sucedido el hecho, el Estado tenía que becar a una serie de jóvenes para que se formaran en la materia, y otras ramas de la oncología, porque "no nos damos abasto y no hay relevos".

Actualmente, los profesionales implicados en el accidente aún laboran en el centro médico, el caso está en apelación y se esperan los resultados.

El Instituto Oncológico Nacional es el único centro médico público que le brinda asistencia a los pacientes con cáncer en Panamá y es uno de los más importantes en Centroamérica.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Alcaldía de Chitré.
Especial para La Prensa/Vielka Corro

ARCAS Alcalde de Chitré denuncia posible desfalco

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

tensión Brasil: denuncian a juez de Lava Jato por opinar contra Lula da Silva

El juez federal de Curitiba Sergio Moro. El juez federal de Curitiba Sergio Moro.
El juez federal de Curitiba Sergio Moro. AP/Archivo

El Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva llevó al terreno judicial su ...

CRISIS El grito de auxilio de un cura en Nicaragua: 'Detengan esta masacre'

Un paramilitar es visto en una calle del barrio de Monimbo en Masaya, Nicaragua, el 18 de julio de 2018, luego de enfrentamientos con manifestantes antigubernamentales. Un paramilitar es visto en una calle del barrio de Monimbo en Masaya, Nicaragua, el 18 de julio de 2018, luego de enfrentamientos con manifestantes antigubernamentales.
Un paramilitar es visto en una calle del barrio de Monimbo en Masaya, Nicaragua, el 18 de julio de 2018, luego de enfrentamientos con manifestantes antigubernamentales. AFP

Augusto Gutiérrez, sacerdote de la comunidad de Monimbó, en Masaya, Nicaragua, hizo un relato desgarrador sobre la toma de esa ...

sanción con hasta 20 años de prisión Oposición en Nicaragua denuncia intento de criminalizar protesta con una nueva ley

El parlamento aprobó el lunes una polémica reforma legal que castiga con 15 a 20 años de prisión el terrorismo. El parlamento aprobó el lunes una polémica reforma legal que castiga con 15 a 20 años de prisión el terrorismo.
El parlamento aprobó el lunes una polémica reforma legal que castiga con 15 a 20 años de prisión el terrorismo. AFP/Archivo