Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Turismo Turismo

24 jun Gastronomía parisina

Buen comer. Aléjese de la comida chatarra, no desperdicie la oportunidad durante su visita a París de disfrutar de la cocina casera y regional. Fotolia Buen comer. Aléjese de la comida chatarra, no desperdicie la oportunidad durante su visita a París de disfrutar de la cocina casera y regional. Fotolia
Buen comer. Aléjese de la comida chatarra, no desperdicie la oportunidad durante su visita a París de disfrutar de la cocina casera y regional. Fotolia

El chef parisino Fabien Migny comparte la experiencia gastronómica de su ciudad natal. Migny explica las diferencias entre un café, restaurant, restaurante y brasseries, y qué pedir en cada uno de ellos . Que lo disfruten.

Cafés. Un sitio público muy parisino que se encuentran en cualquier esquinas o bordura de la calle. Como su nombre lo indica, es para tomar café, así como otras bebidas calientes, cerveza de barril, vinos por copas, y por supuesto, nuestro famoso aperitivo Ricard.

Se sirve comida rápida tipo hotdogs, pero ni parecidos a lo que acostumbramos aquí. Los hotdogs parisinos son de media flauta, dos frankfurters, mostaza de Dijon y una salsa de Gruyère, se gratina y queda divino con una cerveza bien fría para el almuerzo y es bajo en costo.

También preparan todo tipo de sándwich, ensaladas, y no olvidar el croque Monsieur o Madame, y algunos plat du jour (el plato del día). Los cafés se caracterizan por su bar llamado Comptoir o de forma más antique, Zinc, por el material que lo recubre.

Los recomiendo para cualquier hora del día, particularmente luego del horario de oficina, así, sentir el ambiente de un café en París es como entrar en las venas de la capital y ser parte de ella.

Bistro. Amo los bistros, es la excelencia de la gastronomía francesa. Cuando comemos en un bistro vamos a cosas serias. On se retrousses les manches (recogemos las mangas) y le vin coule à flot (el vino caiga a chorro); una cita que sabemos cuando empieza pero no cuando termina, por mi parte.

Una experiencia gastronómica que tienes que vivir, hay docenas de bistros antiguos y de épocas distintas con cocinas terroir, es decir “regionales”, que tratan el producto a lo bruto, sin desnaturalizar, respetan las estaciones de los productos, es nuestra cocina auténtica, la cocina casera. Se comparte con abundante vino, variada selección de quesos, carritos de postres, todo en porciones gargantuescas.

Para mí el bistro es nuestro mejor espejo de la cultura francesa pasada y presente, no puede dejar París sin haber cenado en un bistro, ¡sería un pecado!

Restaurante. Restaurant y restaurante, en el país del buen comer, se debe cuidar donde pisas. Ante todo restaurant viene de la palabra restaurador, y los primeros nacieron en 1765; en Londres nacen hasta 1863.

Los bistros, petits cafe, brasserie, etc., encajan en restaurant, y al hablar de sitios gourmet, aquellos que aparecen en las guías y tienen estrellas son restaurantes. En un restaurante gastronómico vives una experiencia culinaria, un sueño, un recuerdo para contar. Te quedarás con sabores, olores, sensaciones por muchos años, un souvenir exquisito.

Si eres amante del buen comer no te arrepentirás de la experiencia. Sí, es una visita más costosa porque tiene una infraestructura que respaldar, una brigada que asumir y por unos productos especiales. La cuenta será alta, pero el talento del chef te lo hará olvidar.

´Brasserie´. Cuando uno entra en una brasserie cree que se va a topar con Renoir, Van Gogh o Picasso. La decoración es una máquina para retroceder el tiempo, llenos de historias, son tan místicos que recomiendo ir luego de la medianoche, como un after party. De estas perfectas máquinas me gustan las que abren 24/24 y 365 días al año, preparan comida sin fallos, y tienen un mínimo de 200 sillas, con un ambiente muy animado. Se puede pedir plateau de fruir de mer (bandeja de mariscos), a las 2:00, 3:00 o 4:00 de la mañana. Pedir un pied de cochon, una docena de escargots, un turbot griller, una choucroute o sencillamente un steak frite.

Así es Paris by night, con comida muy auténtica de generosas porciones, con productos born in France. Podrás ir a cualquier lugar del mundo, pero las brasserie no cruzan fronteras, nacieron en Francia y se gozan en Francia. A madrugar y gozar una brasserie by nigth.

¿Quieres probar otros sabores? París también ofrece sitios como salones de té, wine bar y oyster bar, por ejemplo, lugares que debes apuntar en tus sitios a visitar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts