Turismo Turismo

29 may Santo Domingo, tierra de encanto

LA PRENSA/ Kerem Pérez LA PRENSA/ Kerem Pérez
LA PRENSA/ Kerem Pérez

Conocida como La Española o Ciudad Primada de América, la República Dominicana es un sitio con mucha historia para contar.

Fundada por Cristóbal Colón durante su primer viaje desde España en busca de las Indias, la República Dominicana ofrece una gran variedad de sitios para conocer. Desde las primeras casas construidas en el continente, las iglesias ubicadas en cada cuadra y una anécdota que escuchar en cada esquina.

Desde el primer momento que llega e inicia su travesía desde el aeropuerto hacia la ciudad, apreciará las turquesas y cristalinas aguas que bordean la isla, lo cual le da el toque que quizás todo europeo o norteamericano está buscando, sabor caribeño.

Sin embargo, el sitio es un libro abierto de historia, además de una variada oferta entre diversión, naturaleza, compras y gastronomía.

Por ello, sus bares y discotecas que están abiertas los siete días de la semana. La oferta y los planes varían si el plan es de día o de noche. Si su travesía la realiza un fin de semana, el punto focal se encuentra en las playas, allí es donde el sarao se encuentra, tanto así que la ciudad queda desierta.

República Dominicana tiene 10 millones de habitantes y está dividida en 31 provincias. Su capital, Santo Domingo, está compuesta por siete distritos, y los más visitados son Boca Chica y el este de Santo Domingo, donde se encuentra la ciudad antigua, mejor conocida como Zona Colonial, donde increíblemente habitan 2.5 millones de habitantes.

Esta Zona Colonial fue constituida como la primera ciudad de América y cuenta con edificios que datan del siglo XVI. Está rodeada por el río Ozama, edificios, iglesias, casas y monumentos de una especial arquitectura medieval.

Este lugar fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1990.

Debido a este motivo y al crecimiento que ha tenido el turismo, que representa el 10% del producto interno bruto del país, los dominicanos se han volcado a esta actividad.

Hay guías turísticos en cada esquina que relatan prácticamente de memoria la historia de la conquista.

Cuentan por qué se le llama a la primera calle de América “Calle de las damas” y ofrecen un recorrido por la casa de Rodrigo Galván de Bastidas y la de los virreyes Diego Colón y doña María de Toledo.

Cuatro siglos de historia sobre la colonización de América condensados ahí, en Santo Domingo. Pero más allá de la historia, el dominicano vive el día a día como si fuese el último, orgulloso de su mezcla de razas que incluso se ven reflejadas en esas muñecas de cerámica sin rostro que puede conseguir en cualquier venta de recuerdos. Uno de sus habitantes cuenta que son sin rostro debido a que los lugareños no tienen una sola apariencia.

Esta misma jocosidad la puede conseguir en el sabor de sus bailes o de su bebida nacional, mejor conocida como “Mamajuana”. Lo importante es saber que el lugar es variopinto y casi una parada obligada para las vacaciones relajantes y divertidas que tanto se planifican.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Últimos posts